Wednesday, November 15, 2006

El cine se adelanta a la realidad

El cine frecuentemente recurre a hechos reales para contar nuevas historias, produciendo películas como Todos los hombres del presidente (1976), Apolo 13 (1995), El dilema (1999) o Atrápame si puedes (2002). Pero también se ha producido la situación inversa, películas que han narrado historias o acontecimientos que posteriormente han sucedido realmente, incluso en fechas cercanas a su estreno. A continuación un listado de películas que demuestran que muchas veces la realidad imita al cine.


Murder in the air (1940)

Esta película protagonizada por Ronald Reagan, trataba de como los americanos creaban un arma terrorífica, un proyector de inercia, cuyos rayos podían detener aviones en pleno vuelo en un radio de 4 millas. El 23 de marzo de 1983, siendo Ronald Reagan el Presidente de los EE.UU., propuso el famoso proyecto SDI (Iniciativa de Defensa Estratégica), comúnmente conocido como "Guerra de las galaxias", que guardaba un curioso parecido con la película. La idea del proyecto se basaba en crear un escudo en el espacio, que protegiese los EE.UU. mediante una red de satélites que, usando rayos láser derribarían misiles balísticos intercontinentales (ICBM) soviéticos armados con cabezas nucleares. Todo sucedió en los últimos años de "La guerra fría", cuando existía un enfrentamiento entre EE.UU. y la URSS por el miedo a un ataque con armas nucleares. El SDI sufrió continuos cambios, hasta que finalmente se abandono la idea de utilizar satélites en órbita, quedando el proyecto relegado a un segundo plano.


Como en la vida real (1979) / El show de Truman (1998)

Como en la vida real está dirigida, escrita y protagonizada por Albert Brooks. La película se adelantó 20 años a los programas de telerealidad y habla de forma cínica y con gran predicción del rumbo que posteriormente tomaría la televisión. La trama gira alrededor de Albert Brooks (interpretándose así mismo), quien decide crear un programa de televisión que muestre el día a día de una típica familia americana. Persuade a la familia Yeager para que sean los protagonistas del programa "Una familia americana". Aunque el objetivo inicial del programa es mostrar la vida normal de la familia, pronto Brooks comenzará a introducir cambios en sus vidas para aumentar el éxito del programa.

El show de Truman habla sobre la posibilidad de un programa de la televisión que emite durante las 24 horas del día la vida de una persona, la cual desconoce que le están filmando. Todo acontece en un enorme plató que simula ser un verdadero pueblo donde cientos de extras dan credibilidad a la vida del protagonista del programa. La historia guarda bastantes paralelismos con Como en la vida real, sólo que la película de Peter Weir va mucho más lejos. El show de Truman se estreno meses antes de que estallase la moda "Gran hermano". Esa moda ha ido creciendo y creando nuevos formatos, uno de ellos se acerca al mostrado en la película. La productora de televisión Endemol creo un nuevo programa para la cadena alemana RTL2 de título “Big Brother Forever". Para ello construyeron un pueblo de 4.000 metros cuadrados de superficie para un nuevo programa. La idea de los productores es que los concursantes vivan en el pueblo durante tiempo indefinido, incluso por décadas si fuera necesario, mientras que 100 cámaras y 120 micrófonos captan todo lo que allí pasa. El pueblo dispone de viviendas, tiendas, un parque, una plaza, un pequeño hospital y una iglesia. Todo lo necesario para dar la apariencia de una ciudad normal, incluso habrá extras y personajes secundarios que aumenten la sensación de realismo. La condición puesta para entrar en el programa es que los concursantes estén en paro. En el pueblo éstos podrán terminar sus estudios o realizar distintos trabajos. A diferencia de la película, los concursantes sí saben que son grabados. El programa empezó a emitirse en Alemania en marzo de 2005.


El síndrome de China (1979)

La película protagonizada por Jane Fonda, Jack Lemmon y Michael Douglas, narra como un grupo de reporteros filma por casualidad un accidente en una central nuclear, mientras se encuentran allí realizando un reportaje. Los dueños de la central intentan ocultar la gravedad de la situación. El personaje interpretado por Jack Lemmon, un ingeniero que trabaja en la central, pretende que la opinión pública descubra la verdad, que el estado de la central podría dar lugar a que el núcleo del reactor se sobrecaliente y funda sus paredes, iniciando el denominado "Síndrome de China". El estreno de la película fue el 16 de marzo de 1979, tan sólo 12 días después, el 28 de marzo de 1979, se produjo un hecho similar en la planta de Three Mile Island en Pensilvania. Aquel día la central sufrió un escape radiactivo a través de los circuitos de refrigeración del reactor y se convirtió en el accidente nuclear más grave que jamás se haya producido en los EE.UU.. No se llegaron a producir daños personales debido a la radiación, pero causo una gran alarma y conmoción.

Varias coincidencias más se dieron entre la película y el accidente real. En una secuencia Jane Fonda habla con un experto de seguridad nuclear, que explica que una fusión podría provocar la evacuación de la población en un área del tamaño de Pensilvania. La casualidad llega hasta tal punto, que ambos accidentes se producen porque los operadores de la planta interpretan mal la cantidad de agua que hay dentro de la base.

La película se benefició en la taquilla por el suceso en Three Mile Island y ayudo a que la gente descubriese los peligros de la energía nuclear.


Juegos de guerra (1983)

La película estrenada el 3 de junio de 1983, narra la historia de un joven consigue conectar con el ordenador responsable de control armamentístico de los EEUU, el chico cree estar jugando a un videojuego llamado "Guerra termonuclear mundial", de modo que inicia una partida con el ordenador, el cual toma como real dicho juego y por lo tanto también los militares, lo que puede desencadenar en la posible tercera guerra mundial.

El 26 de septiembre de 1983, a las 00:14 (hora de Moscú) se produjo el “Incidente del equinoccio de otoño”. Los ordenadores de la URSS detectaron como se disparaba un misil balístico intercontinental desde la base de Malmstrom en los EE.UU., el cual impactaría en la URSS 20 minutos después. El teniente coronel Stanislav Petrov era el militar a cargo del centro de mando de la inteligencia militar soviética, según su opinión todo debía ser un error dado que era incongruente que los EEUU iniciasen una guerra lanzando tan solo 1 misil. Poco tiempo después los ordenadores detectaban como 4 misiles más se dirigían a la URSS. La acción a tomar en estos casos es devolver el fuego usando armas nucleares. Petrov con gran astucia decidió esperar y demostró que el ataque no era real, todo estaba causado por reflejos de la luz del sol en las nubes. Sus declaraciones respecto a su decisión fue: "La gente no empieza una guerra nuclear con sólo cinco misiles”. Al igual que en la película, la sabia actuación de una persona evita una guerra nuclear, demostrándose además los peligros de ceder demasiado protagonismo a los ordenadores en temas de control armamentístico.


Demolition Man (1993)

La acción de esta película futurista acontece en el año 2032. En un determinado momento Sandra Bullock le habla a Sylvester Stallone de la Librería Presidencial Schwarzenegger y le explica que dada la gran popularidad del actor en su época, se aprobó una enmienda constitucional para que alguien no nacido en EE.UU. pudiera ser Presidente. El 17 de noviembre del 2003 Arnold Schwarzenegger fue investido Gobernador de California. En julio de ese mismo año, el Senador Hatch impulsó una reforma de la constitución de EE.UU., conocida como "Equal Opportunity to Govern Amendment", que podría permitir que los no nacidos en territorio estadounidense pudieran ser elegidos Presidente.


La cortina de humo (1997)

El argumento del film basado en una novela de Larry Beinhart, trata de como el Presidente de EE.UU. es acusado por una menor de cometer abusos sexuales a dos semanas de las elecciones, para distraer la atención de la prensa, un asesor especial de la Casa Blanca decide contratar a un productor de Hollywood para crear una falsa guerra, de ese modo, desviar la atención de los norteamericanos y mejorar su imagen cara las elecciones. Dicha historia guarda varias coincidencias con "El escándalo Lewinsky" con Bill Clinton como principal protagonista. En ambas historias se produce un escarceo sexual por parte del Presidente de los EE.UU. y posteriormente se toma la decisión de desviar la atención de la opinión pública, utilizando como excusa una acción militar; un falso conflicto con Albania, en la película y la "Operación zorro del desierto" en Irak, en la realidad. La casualidad llega hasta tal punto que en un momento de la película aparece la imagen de una joven con boina mirando admirada al Presidente, idéntica a la famosa foto de Monica Lewinsky mirando admirada a Bill Clinton. La película se estrenó a finales de diciembre de 1997, antes de que estallará "El escándalo Lewinsky", cuyos primeros rumores comenzaron a mediados de enero de 1998.


Armageddon (1998) / Deep impact (1998)

Ambas películas, estrenadas el mismo año, narran como la humanidad tiene que hacer frente a la amenaza de un meteorito que se dirige a la Tierra, para evitar la catástrofe, se organiza una misión espacial que tiene como objetivo colocar armas nucleares en el meteorito y de esa forma desviar su rumbo. Este argumento tan propio de la ciencia ficción, dejo de serlo en el momento que astrónomos detectaron el 19 de junio de 2004, que un asteroide se dirigía a la Tierra. El asteroide que recibe el nombre de 2004 MN4, tiene 320 metros diámetro y pasará cerca de la Tierra el 13 de abril de 2029. La NASA ha predicho que fallará el blanco, pasando a 30.000 kilómetros de la superficie de nuestro planeta, pero que no se descarta un posible impacto si el astro sufre efectos no gravitatorios, por ejemplo, si posee un núcleo de hielo de un antiguo origen cometario, podría generar chorros que lo desviarían de su órbita. También se podría dar la circunstancia de tener un encuentro gravitatorio con otro planetoide o experimentar algún choque con un meteorito. Pero son circunstancias poco probables.

Cuando saltó la noticia muchos vieron una situación similar a la de Armageddon y Deep impact, se pensó que la catástrofe era una posibilidad real y la forma de evitarla sería con el uso de armas nucleares que desviasen su rumbo, tal y como se ve en las películas. Al final parece que no va a ser necesario.


Serie: The lone gunmen: "Piloto" (2001)

La trama del primer episodio de este spin-off de Expediente X, giraba entorno a la investigación de sus tres protagonistas (Byers, Frohike y Langly), de un complot por parte de los servicios secretos de EE.UU., que pretenden estrellar un Boeing 727 teledirigido contra las Torres Gemelas. Su intención es implicar a un país extranjero, utilizando el atentado como excusa para iniciar una guerra contra él. El episodio se emitió el 4 de marzo de 2001, 6 meses antes de los trágicos atentados del 11-S.

Labels:

Wednesday, November 01, 2006

Destino final 3

Wendy (Mary Elizabeth Winstead) y sus compañeros de clase celebran en un parque de atracciones que han logrado graduarse. Pero antes de que arranque la montaña rusa, Wendy tiene la premonición de que va a ocurrir un horrible accidente. Ella y otras personas bajan de la atracción. Al poco tiempo el accidente se produce tal y como ella había presentido. En los días posteriores los supervivientes comienzan a morir en extrañas circunstancias. La muerte les persigue y acabará con ellos en el orden en el que debían haber muerto.

Continuación de la saga Destino final, iniciada en 2000 por James Wong y Glen Morgan, antiguos guionistas de Expediente X, que realizaron su primera película, dentro del género del terror adolescente. Para ello crearon una de las más originales películas de terror de los últimos años, donde la novedad radicaba en que el villano de la función no era el típico serial killer sino la propia muerte, que se cebaba en los supervivientes de un accidente aéreo eliminándolos en el orden que deberían haber muerto. La película se convertía en la sucesión de muertes más rocambolescas, originales y porque no... divertidas, de los últimos años. Fue todo un éxito, recaudando en EE.UU. 53.331.147 de dólares, partiendo de un presupuesto de 23 millones.

En 2003 se realizó la segunda parte, esta vez sin Wong y Morgan. El director elegido fue David R. Ellis, suyas son dos curiosas películas, Cellular (2004) y Serpientes en el avión (2006). En esta ocasión la muerte perseguía a los supervivientes de un espectacular accidente de tráfico. La película no era tan brillante como la original y se centraba en repetir los esquemas establecidos en la primera, incrementando considerablemente las dosis de sangre y violencia en cada una de las muertes (lo cual era el punto fuerte de la película). También hizo una buena taquilla, 46.961.214 de dólares en los EE.UU., con un presupuesto de 26 millones.

Tras los relativos fracasos de Wong y Morgan con sus películas, El único (2001) y Willard (2003), decidieron volver a la saga para recuperar el éxito perdido. Y parece que las cosas les fueron bien, ya que la película recaudó 54.098.051 de dólares, siendo su presupuesto de 25 millones. Wong se encargó de las tareas de dirección, guión y producción y Morgan de las de guión y producción.

La base argumental de la nueva entrega es similar al de las dos anteriores. La película comienza con un increíble accidente, en esta ocasión en la montaña rusa de un parque de atracciones. Una idea realmente brillante dado al gran miedo que siempre existe al montarse en una de esas atracciones. La secuencia está perfectamente filmada y supone la mejor secuencia de la película. Después del espectacular comienzo la película vuelve por caminos ya transitados, los supervivientes van muriendo uno a uno, a una velocidad increíble, cada muerte es más rebuscada que la anterior y todo se basa no en quién será el próximo en morir, sino en cómo de sorprendente será su muerte. La muerte como simple diversión. Merece la pena remarcar sobre todo la de las dos chicas en una sesión de rayos uva, dotada de una mala leche y tensión irresistible, que termina con un plano fantástico, el picado sobre las dos cabinas de rayos uva, que se convierten en los ataúdes de las chicas, gracias a una elipsis temporal (sin duda, el mejor plano del film).

La única novedad reseñable en la película respecto a las anteriores, es la idea de que las fotografías anticipan la muerte, y los protagonistas tendrán que buscar pistas en ellas para descubrir la forma en que morirán. Pero aquí es donde termina la originalidad y la trama se vuelve excesivamente repetitiva, sobre todo si uno ha visto la primera y la segunda parte. En esta ocasión Wong y Morgan han decidido que las muertes sean más brutales y sangrientas que en su primera película, así lo demuestran la de Erin (Alexz Johnson) con la pistola de clavos, la del deportista o la que acontece en la sala de rayos uva antes citada. Pero luego todo son clichés típicos del cine de adolescentes; el chico salido que sólo piensa en el sexo; las dos chicas más populares de clase sin nada en el cerebro (que son las primeras en morir); el cachas del grupo que sólo piensa en el deporte; el chico gótico rarito que no para de hablar de la muerte; la protagonista buena y estudiosa, la clásica hija perfecta, etc.

La película no engaña a nadie, ofrece al espectador lo que busca, 90 minutos de eficaz entretenimiento sin demasiadas complicaciones. Para disfrutarla realmente, es mejor no tomársela demasiado en serio.

Curiosidades:

Después de realizar pases previos a su estreno, al público no le gusto el primer final previsto, por lo que tubo que filmarse uno nuevo. Lo mismo ocurrió en las dos películas precedentes. En el final previsto, la película terminaba tras la muerte de Ian (Kris Lemche) en la secuencia de la feria, Wendy (Mary Elizabeth Winstead) rompe la cámara de fotos y dice que todo se ha terminado. Ella, Kevin y su hermana se van del lugar, entonces la cámara se enciende por si sola y saca una foto. Existe en la edición en dvd otro final alternativo muy parecido al de la película, pero menos abierto.

La secuencia que acontece en las cabinas de bronceado se rodó en un set cerrado. Sólo se permitía a los operadores de cámara entrar cuando Chelan Simmons y Crystal Lowe estaban desnudas. Se colocaron cortinas negras para evitar mirones no deseados.

En la edición en dvd de la película pueden encontrarse versiones alternativas de casi todas las muertes de las películas, en las que varían pequeños detalles o su duración.

Inicialmente la actriz Alexz Johnson hizo una audición para el papel de Julie, a su vez la actriz Amanda Crew hizo una para el personaje de Erin, finalmente las actrices intercambiaron sus papeles.

La canción que suena durante el funeral de Ashley y Ashlyn es la misma que sonaba en la primera parte durante el funeral en memoria de las víctimas del vuelo 180.

El plano del martillo que cae sobre la palanca de marchas de la carretilla elevadora requirió 20 tomas hasta que salió bien.

El actor Tony Todd que trabajo en las dos primeras películas, no aparece en esta entrega, pero su voz puede oírse al comienzo de la película como la voz del demonio del parque de atracciones. Su voz también se oye en la secuencia final de la película en el metro, suya es la voz que anuncia "La próxima parada es el final de la línea".

Como en las anteriores películas, algunos de los nombres de los personajes son referencias a directores del género del terror. Los personajes de Wendy y Julie Christensen se inspiran en Benjamin Christensen, director de La brujería a través de los tiempos (1922). Erin Ulmer es tomado de Edgar G. Ulmer, director de El ser del planeta X (1951). Lewis Romero es una referencia a los directores Herschell Gordon Lewis y George A. Romero. Jason Robert Wise lo es de Robert Wise, director de The haunting (1963). Como el de Carrie Dreyer lo es de Carl Theodor Dreyer, director de Vampyr - Der traum des Allan Grey (1932). El personaje de Ashley Freund es un homenaje a Karl Freund, director de La momia (1932). El nombre de Ashlyn Halperin está inspirado en el de Victor Halperin, director de La legión de los hombres sin alma (1932).

La canción que suena antes de la muerte de Lewis (Texas Battle) en el gimnasio es "Killing time" de (Hed) P.E.

La producción de la película finalizó el 31 de enero de 2006. La película se estrenó el 10 de febrero de 2006, sólo 10 días después de haberse terminado.

Labels: ,