Wednesday, November 01, 2006

Destino final 3

Wendy (Mary Elizabeth Winstead) y sus compañeros de clase celebran en un parque de atracciones que han logrado graduarse. Pero antes de que arranque la montaña rusa, Wendy tiene la premonición de que va a ocurrir un horrible accidente. Ella y otras personas bajan de la atracción. Al poco tiempo el accidente se produce tal y como ella había presentido. En los días posteriores los supervivientes comienzan a morir en extrañas circunstancias. La muerte les persigue y acabará con ellos en el orden en el que debían haber muerto.

Continuación de la saga Destino final, iniciada en 2000 por James Wong y Glen Morgan, antiguos guionistas de Expediente X, que realizaron su primera película, dentro del género del terror adolescente. Para ello crearon una de las más originales películas de terror de los últimos años, donde la novedad radicaba en que el villano de la función no era el típico serial killer sino la propia muerte, que se cebaba en los supervivientes de un accidente aéreo eliminándolos en el orden que deberían haber muerto. La película se convertía en la sucesión de muertes más rocambolescas, originales y porque no... divertidas, de los últimos años. Fue todo un éxito, recaudando en EE.UU. 53.331.147 de dólares, partiendo de un presupuesto de 23 millones.

En 2003 se realizó la segunda parte, esta vez sin Wong y Morgan. El director elegido fue David R. Ellis, suyas son dos curiosas películas, Cellular (2004) y Serpientes en el avión (2006). En esta ocasión la muerte perseguía a los supervivientes de un espectacular accidente de tráfico. La película no era tan brillante como la original y se centraba en repetir los esquemas establecidos en la primera, incrementando considerablemente las dosis de sangre y violencia en cada una de las muertes (lo cual era el punto fuerte de la película). También hizo una buena taquilla, 46.961.214 de dólares en los EE.UU., con un presupuesto de 26 millones.

Tras los relativos fracasos de Wong y Morgan con sus películas, El único (2001) y Willard (2003), decidieron volver a la saga para recuperar el éxito perdido. Y parece que las cosas les fueron bien, ya que la película recaudó 54.098.051 de dólares, siendo su presupuesto de 25 millones. Wong se encargó de las tareas de dirección, guión y producción y Morgan de las de guión y producción.

La base argumental de la nueva entrega es similar al de las dos anteriores. La película comienza con un increíble accidente, en esta ocasión en la montaña rusa de un parque de atracciones. Una idea realmente brillante dado al gran miedo que siempre existe al montarse en una de esas atracciones. La secuencia está perfectamente filmada y supone la mejor secuencia de la película. Después del espectacular comienzo la película vuelve por caminos ya transitados, los supervivientes van muriendo uno a uno, a una velocidad increíble, cada muerte es más rebuscada que la anterior y todo se basa no en quién será el próximo en morir, sino en cómo de sorprendente será su muerte. La muerte como simple diversión. Merece la pena remarcar sobre todo la de las dos chicas en una sesión de rayos uva, dotada de una mala leche y tensión irresistible, que termina con un plano fantástico, el picado sobre las dos cabinas de rayos uva, que se convierten en los ataúdes de las chicas, gracias a una elipsis temporal (sin duda, el mejor plano del film).

La única novedad reseñable en la película respecto a las anteriores, es la idea de que las fotografías anticipan la muerte, y los protagonistas tendrán que buscar pistas en ellas para descubrir la forma en que morirán. Pero aquí es donde termina la originalidad y la trama se vuelve excesivamente repetitiva, sobre todo si uno ha visto la primera y la segunda parte. En esta ocasión Wong y Morgan han decidido que las muertes sean más brutales y sangrientas que en su primera película, así lo demuestran la de Erin (Alexz Johnson) con la pistola de clavos, la del deportista o la que acontece en la sala de rayos uva antes citada. Pero luego todo son clichés típicos del cine de adolescentes; el chico salido que sólo piensa en el sexo; las dos chicas más populares de clase sin nada en el cerebro (que son las primeras en morir); el cachas del grupo que sólo piensa en el deporte; el chico gótico rarito que no para de hablar de la muerte; la protagonista buena y estudiosa, la clásica hija perfecta, etc.

La película no engaña a nadie, ofrece al espectador lo que busca, 90 minutos de eficaz entretenimiento sin demasiadas complicaciones. Para disfrutarla realmente, es mejor no tomársela demasiado en serio.

Curiosidades:

Después de realizar pases previos a su estreno, al público no le gusto el primer final previsto, por lo que tubo que filmarse uno nuevo. Lo mismo ocurrió en las dos películas precedentes. En el final previsto, la película terminaba tras la muerte de Ian (Kris Lemche) en la secuencia de la feria, Wendy (Mary Elizabeth Winstead) rompe la cámara de fotos y dice que todo se ha terminado. Ella, Kevin y su hermana se van del lugar, entonces la cámara se enciende por si sola y saca una foto. Existe en la edición en dvd otro final alternativo muy parecido al de la película, pero menos abierto.

La secuencia que acontece en las cabinas de bronceado se rodó en un set cerrado. Sólo se permitía a los operadores de cámara entrar cuando Chelan Simmons y Crystal Lowe estaban desnudas. Se colocaron cortinas negras para evitar mirones no deseados.

En la edición en dvd de la película pueden encontrarse versiones alternativas de casi todas las muertes de las películas, en las que varían pequeños detalles o su duración.

Inicialmente la actriz Alexz Johnson hizo una audición para el papel de Julie, a su vez la actriz Amanda Crew hizo una para el personaje de Erin, finalmente las actrices intercambiaron sus papeles.

La canción que suena durante el funeral de Ashley y Ashlyn es la misma que sonaba en la primera parte durante el funeral en memoria de las víctimas del vuelo 180.

El plano del martillo que cae sobre la palanca de marchas de la carretilla elevadora requirió 20 tomas hasta que salió bien.

El actor Tony Todd que trabajo en las dos primeras películas, no aparece en esta entrega, pero su voz puede oírse al comienzo de la película como la voz del demonio del parque de atracciones. Su voz también se oye en la secuencia final de la película en el metro, suya es la voz que anuncia "La próxima parada es el final de la línea".

Como en las anteriores películas, algunos de los nombres de los personajes son referencias a directores del género del terror. Los personajes de Wendy y Julie Christensen se inspiran en Benjamin Christensen, director de La brujería a través de los tiempos (1922). Erin Ulmer es tomado de Edgar G. Ulmer, director de El ser del planeta X (1951). Lewis Romero es una referencia a los directores Herschell Gordon Lewis y George A. Romero. Jason Robert Wise lo es de Robert Wise, director de The haunting (1963). Como el de Carrie Dreyer lo es de Carl Theodor Dreyer, director de Vampyr - Der traum des Allan Grey (1932). El personaje de Ashley Freund es un homenaje a Karl Freund, director de La momia (1932). El nombre de Ashlyn Halperin está inspirado en el de Victor Halperin, director de La legión de los hombres sin alma (1932).

La canción que suena antes de la muerte de Lewis (Texas Battle) en el gimnasio es "Killing time" de (Hed) P.E.

La producción de la película finalizó el 31 de enero de 2006. La película se estrenó el 10 de febrero de 2006, sólo 10 días después de haberse terminado.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

<< Home