Saturday, August 01, 2015

Cuenta conmigo

"Nunca he vuelto a tener amigos comos los que tuve cuando tenía 12 años. Dios mío, ¿los tiene alguien?"

Este artículo contiene spoilers, no leer si no se quiere conocer partes esenciales de la trama de la película.

En el verano de 1959, con la intención de hacerse famosos, cuatro niños se lanzan en la búsqueda del cuerpo de un niño muerto, pero entre conversaciones a la luz de una fogata, caminatas por las vías del ferrocarril y mil y una peripecias, los cuatro vivirán una experiencia que cambiará sus vidas.


Si quieres que esta lectura sea más placentera, te recomiendo que pongas de fondo el tema "Stand by me" de Ben E. King, por lo menos estarás escuchando una buena canción.

EL CUERPO
Cuenta conmigo (Stand by me, 1986) es la adaptación del excelente relato "El cuerpo" de Stephen King, el cual estaba incluido en el libro Las cuatro estaciones, publicado en 1982. Esta colección de novelas de temática estacional, fueron las primeras del escritor fuera del terror, aunque Carretera maldita ya fue su primer paso para escribir otro tipo de literatura. Como apunte decir que de otros relatos de Las cuatro estaciones han salido las películas Cadena perpetua (1994) y Verano de corrupción (1998).
"El cuerpo" tiene muchos apuntes autobiográficos de la vida de King. El más evidente es el lugar donde acontece la acción, un pueblo en el estado de Maine, hogar del escritor. Gordie escribe pequeños relatos como hacia el propio King en su infancia. El autor de Carrie también tiene un hermano mayor. Durante el quinto y sexto grado compartió clase con sólo cuatro niños, que inspiraron a los protagonistas de su relato. Cuando tenía cuatro años fue testigo de un terrible accidente, en el que un niño fue arrollado por un tren, lo que sería el epicentro del relato que aquí nos ocupa. Y la escena en la que los protagonistas se bañan en un estanque y su cuerpo se llena de sanguijuelas, también le aconteció al escritor siendo un niño.
Existen algunas diferencias entre la novela y la película, aunque la película es una adaptación bastante fiel del material original y se puede decir que la sigue a pies juntillas. El nombre del pueblo es Castle Rock en ambas, pero en la novela el pueblo está situado en Maine y en la película en Oregón. La escena de Ace y sus amigos jugando al béisbol con los buzones no existe en la novela. En "El cuerpo", aparte del relato sobre Culo Grasa Hogan, se incluye otro relato de Gordie llamado "Stud City". En la novela, es Chris quien apunta con la pistola a Ace al final, en lugar de Gordie. Y en la novela, días después del enfrentamiento por el cadáver de Ray Brower, Ace y su banda les dan una paliza a Gordie y los demás. Éstas son algunas de las principales diferencias.

DESARROLLO
El guionista Bruce A. Evans le regaló a la mujer de su compañero Raynold Gideon, una copia de El cuerpo por su cumpleaños. Poco después, Gideon llamó a Evans para decirle que debían llevar la novela al cine. Evans contactó con el agente de King para hacerse con los derechos de la novela y éste les exigió más de 100.000 dólares a cambio, además de un 10% de los ingresos de la película.
Si al porcentaje que se llevaría King, le sumamos que el reparto carecería de estrellas, Gideon y Evans tenían entre manos un proyecto difícil de vender. Para facilitar las cosas, quisieron contar con un director de éxito y ese no fue otro que Adrian Lyne, recién salido del taquillazo de Flashdance (1983). Al director le entusiasmó la obra de King y se sumó a la película.
El proyecto fue ofrecido prácticamente a todos los estudios de Hollywood y en todos fue rechazado. Al final Gideon y Evans llamaron a la puerta de Martin Shafer, de la productora Embassy Pictures, quien se mostró encantado por la adaptación. La película había encontrado su casa. Ante la falta de experiencia de Gideon y Evans como productores, Shafer les recomendó que trabajasen con Andy Scheinman, un productor experimentado.
Mientras Gideon y Evans trabajaban en el guión, Embassy negoció con el agente de King la compra de los derechos de la novela, haciéndose finalmente con ellos por 50.000 dólares y menos de un 10% de los ingresos de la película.
Tras firmar el acuerdo, surgió un nuevo problema, Embassy no quería hacerse cargo del sueldo que Lyne exigía por rodar la película. Para sacar el proyecto adelante, Gideon y Evans aceptaron en renunciar a una parte de sus beneficios sobre los ingresos de la película, para compensar la diferencia. Pero Lyne, quien se encontraba editando Nueva semanas y media (1986), había decidido tomarse seis meses de vacaciones, una vez terminase con la película, eso haría que el rodaje de El cuerpo se retrasase más de lo previsto por los productores, quienes posiblemente no estarían en Embassy durante otro año.
Scheinman envío el guión a un conocido suyo, Rob Reiner, a quien le había producido Juegos de amor en la universidad (1985). Reiner se sintió muy identificado con el guión, él también había tenido 12 años en 1959 y tuviera una relación difícil con su padre. El director se mostró interesado en dirigir la película, en caso de que Lyne no pudiese realizarla.
Lyne se negó a cambiar sus planes vacacionales, de modo que en septiembre de 1984, Reiner asumió la dirección de la película. El director y los guionistas pasaron ocho semanas reescribiendo el guión, añadiendo ideas de Reiner.
Reiner admitió que, "acepté dirigirla sin saber realmente sobre que iba a tratar." El director consideraba que a la historia le faltaba un personaje en el que centrarse, fue entonces cuando se le ocurrió que sería la historia de Gordie, "una vez hice a Gordie el foco central de la obra, entonces tuvo sentido para mí. Esta película era toda sobre un niño que no se siente bien consigo mismo y cuyo padre no le quiere." El cuerpo estaba tomando verdadera forma y todo encajaba, "a través de la experiencia de ir a buscar el cadáver y su amistad con estos chicos, comenzó a sentirse fortalecido y pasó a convertirse en un escritor de gran éxito. Él básicamente se convirtió en Stephen King."
El guión le fue enviado a Embassy, que dio luz verde al proyecto, con un presupuesto asignado de 8 millones de dólares.

CASTING
Reiner y los productores entrevistaron a 300 niños, de los cuales quedaron una docena en las audiciones finales, hasta dar con sus cuatro protagonistas definitivos. Algunos jóvenes actores, ahora conocidos, estuvieron a punto de trabajar en la película. Sean Astin hizo una audición para el papel de Chris. Por su parte, Corey Haim rechazó el mismo papel para ser el protagonista de Lucas (1986). Y Stephen Dorff fue considerado para el papel de Gordie. Los cuatro actores elegidos fueron finalmente River Phoenix, Wil Wheaton, Corey Feldman y Jerry O'Connell (este último en su debut en el cine).
Uno de los grandes aciertos de la película es su acertadísimo reparto. "Rob Reiner contrató cuatro jóvenes actores que eran, en sus esencias, en sus almas, los personajes que interpretaban," afirmaba Wheaton.
"River tiene toda la fuerza que el personaje tiene," declaró Reiner. Podemos ver a Chris Chambers como un reflejo del propio River, un líder de buen corazón, que termina conociendo el mismo final, morir demasiado joven. Inicialmente el actor se presentó para optar al papel de Gordie Lachance, pero Reiner consideró que estaría mejor en el de Chris. Según contaba la directora de casting Jane Jenkins, cuando Phoenix hizo su prueba para el papel, "todo el mundo en la habitación estaba llorando al final de la audición, fue realmente poderoso."
Feldman creía que era el actor idóneo para interpretar al autodestructivo y alocado Teddy Duchamp porque, "era un niño muy perturbado. Había sufrido un montón de abusos de mis padres en casa y una educación con problemas. Creo que eso es lo que Rob vio en mí." Aunque originalmente Feldman se presentó al casting para leer el papel de Chris Chambers, la directora de casting, Jane Jenkins, opinó que era más apropiado para el de Teddy Duchamp. Había muchos paralelismos entre actor y personaje, por esa razón Reiner lo escogió por encima de los otros niños que se presentaron al casting, "era el único chico que podía interpretar ese tipo de ira," admitía el director.
"Wil Wheaton es un niño extraordinariamente inteligente y su inteligencia se hace patente," declaraba Reiner por aquel entonces. Y el propio Wheaton admitía que, "era torpe, un empollón, tímido y estaba incómodo en mi propia piel y era realmente, realmente sensible." Al igual que su personaje, el actor se convirtió en escritor y su vena friki se materializó en sus participaciones en series como Star Trek: La nueva generación y Big Bang, en esta última incluso interpretándose a si mismo.
"Jerry no es asustadizo y bobo como Vern, pero sonaba como Vern," declaraba Reiner. Pero O'Connell fue un poco Vern cuando hizo su audición, el joven actor no reconoció a Reiner durante las pruebas y eso que el director era de sobras conocido por su participación en la popular serie Todo en familia. O'Connell se marchó de la audición y se olvidó su cazadora, cuando tuvo que volver a por ella, se fijó en Reiner y fue entonces cuando lo reconoció por la serie antes mencionada.
Al reparto se sumaron más actores para dar vida a los personajes secundarios. Kiefer Sutherland se metió en la piel del odioso Ace Merrill. Casey Siemaszko, Gary Riley y Bradley Gregg dieron vida a los amigos de Ace, Billy Tessio, Charlie Hogan y Eyeball Chambers respectivamente. Marshall Bell y Frances Lee McCain se convirtieron en los padres de Gordie. A su vez John Cusack interpretó a su hermano Denny. William Bronder hizo lo propio con el dueño de la chatarrería Milo Pressman. El papel de Mr. Quidacioluo recayó en Bruce Kirby. Y Richard Dreyfuss asumió el papel del Escritor, la versión adulta de Gordie.
Durante cerca de cuatro semanas antes del inicio del rodaje, Reiner y sus cuatro protagonistas (con la ocasional participación de otros miembros del equipo) se reunieron en un hotel de Oregón para trabajar en clases de actuación e improvisación. Durante la primera semana pusieron en práctica los juegos de improvisación para el teatro creados por Viola Spolin, que por ejemplo, consistían en fingir que uno de los chicos era un espejo e imitaba lo que hacia otro, continuar una historia que otro había iniciado, ser guiados por el vestíbulo del hotel con los ojos vendados o recordar lo que cada uno de los asistentes (12 en total) habían guardado en un baúl. No fue hasta la segunda semana que empezaron a leer el guión. Según Reiner este tipo de juegos, "desarrollan la confianza entre las personas." Reiner intentaba fomentar el compañerismo entre ellos y consiguió que los chicos pronto se hicieran amigos (aunque Wheaton reconoció años después que Feldman nunca le gustó). "Cuando comenzamos a filmar eran una unidad bien engrasada," admitía Reiner. Eso explica la gran compenetración y las excelentes interpretaciones de los jóvenes actores.
Al meterse en sus personajes, los actores, por jóvenes que fueran, comenzaban a entenderlos y proponían ideas sobre los mismos. "Hablé sobre toda la historia de Chris con Rob," admitía Phoenix. "Decidí que era mayor, tenía 13 años, y él había repetido un curso."
Además Reiner le dio a los chicos cintas con música de finales de los 50 y quiso que se aprendieran la jerga de aquella época. Los chicos ya estaban listos parta comenzar el rodaje.

VERANO DE 1985
Dos días antes de comenzar la fotografía principal, Embassy Pictures fue vendida a Columbia Pictures, que a su vez era una propiedad de Coca-Cola. Los nuevos dueños cerraron la producción, al no estar interesados en ella. Esto podría haber significado el fin de la película, pero Martin Shafer vino al rescate, se reunió con Norman Lear y Jerry Perenchio, ahora ex dueños de Embassy, para intentar llevar adelante el proyecto. Perenchio no estaba interesado en seguir con su carrera en el cine, pero Lear creía en el proyecto, tanto que decidió poner de su propio bolsillo los 8 millones del presupuesto.
Aunque carecía de distribuidora, la producción siguió adelante como estaba previsto, ahora bajo la productora Act III Communications, recién fundada por Lear, siendo Cuenta conmigo su primera película.
El rodaje comenzó a finales de junio en los alrededores de Brownsville (Oregón), que se convirtió en el Castle Rock de la película. Otras localizaciones acogieron la producción, como Junction City en Oregón (la tienda de Mr. Quidacioluo), el Burney Falls Memorial State Park (la escena de los chicos escapando del tren por el puente) y Pasadena (la casa del Escritor), estas dos últimas situadas en California.
Como es obvio, cuando rodaron la escena en la que Gordie y Vern corren delante de un tren, los actores nunca corrieron peligro alguno. "Usamos una lente de 600mm que comprimía tanto la imagen que parece que el tren está justo detrás de ellos," explicaba Reiner, "pero la verdad es que el tren entró en el puente justo cuando los chicos estaban fuera." Tal vez, el que no existiese un peligro real, fue la razón por la que los chicos no parecían realmente asustados a la hora de rodarla. Era un día muy caluroso y el equipo estaba exhausto. Reiner cansado de la falta de implicación de los chicos, comenzó a gritarles hasta el punto de hacerles llorar, ese fue el momento en el que rodaron la escena.
Cuando rodaron la escena de la acampada, en la que Chris rompe a llorar, Reiner no estaba satisfecho con el resultado y consideró que Phoenix podía hacerlo mejor. Le pidió al actor que recordase un momento en su vida, en el que un adulto le hubiera decepcionado y lo usase en la escena. Phoenix lo hizo y comenzó a llorar, pero no podía parar de hacerlo, Reiner se acercó a él y le dio un abrazo. Esa fue la toma usada en la película. El director nunca supo que fue lo que le hizo llorar tanto. "Cada vez que veo esa escena lloro," admitía Reiner.
A los protagonistas no se les permitió ver a Kent W. Luttrell, el actor que interpretaba a Ray Brower. La primera vez que lo vieron, fue al rodar la escena en el que los chicos se encuentran el cadáver del joven. Se hizo así, para desasosegar a los actores y que su reacción a encontrarlo fuera real.
Richard Dreyfuss no fue el primer actor elegido para interpretar al Escritor. La primera elección de Reiner fue David Dukes, quien llegó a rodar varias escenas, pero fue reemplazado durante el rodaje. Michael McKean fue tanteado como uno de sus posibles sustitutos, pero Reiner se decantó finalmente por Dreyfuss, amigo suyo de la escuela secundaria. Dreyfuss volvió a rodar todas las escenas de Dukes, todas salvo una, los planos exteriores con el Escritor dentro del coche al comienzo de la película.
Si los cuatro personajes protagonistas experimentan un cambio en sus vidas gracias al viaje que emprenden, los actores que los interpretaron también cambiaron gracias a su participación en la película. "Todos nosotros lo hemos descrito de una manera u otra, como un campamento de verano y creo que eso es realmente cierto," admitía Wheaton. Durante el rodaje los actores pasaban las horas libres jugando al béisbol. La familia de Wheaton organizaba fines de semana para practicar rafting. Un día al final de una excursión se encontraron con una feria hippie y algunos de los actores hicieron malabares con los Hermanos Karamazov Voladores, como Casey Siemaszko. Cuando se estrenó Los Goonies, que protagonizaba Feldman, los cuatro fueron al cine local a verla. E hicieron lo mismo cuando unas semanas más tarde se estrenó Exploradores, que protagonizaba Phoenix.
Y no escatimaban a la hora de hacer gamberradas. Los chicos mojaron toda la ropa de Feldman con cerveza y después la secaron, haciendo que éste oliera como un borracho. Cuando Phoenix supo que Wheaton era bueno con la electrónica, le pidió que trucase las recreativas del vestíbulo del hotel para conseguir partidas gratis y le prometió que asumiría las culpas, en el caso que les pillasen. En otra ocasión se metieron en problemas por tirar todas las sillas de la piscina del hotel a la piscina. Y Phoenix se superó a si mismo cubriendo el coche de Kiefer Sutherland con barro, al ser desafiado por los otros chicos para hacerlo, quienes sabían que Sutherland era su dueño, cosa que Phoenix desconocía, y cuando lo descubrió, "me dió miedo de por vida," admitía el actor. Poco después ambos se encontraron en una restaurante del pueblo y Sutherland lo llamó a su mesa, Phoenix temiendo lo peor le pidió disculpas a Sutherland, que no sabía de que le estaba hablando, ya que sólo lo había llamado para saludarle, Phoenix le contó que era el responsable de lo sucedido a su coche, ante su sorpresa Sutherland se echó a reír y le dijo que no se preocupase, ya que era un coche de alquiler y lo habían lavado.
Por su parte Sutherland no se quedó atrás y también hizo de las suyas, él y John Cusack averiaron un coche en un banco de arena en el set de rodaje.

Tal vez una de las mejores anécdotas la protagonizó Jerry O'Connell, quien se empeñó en ir a la feria hippie antes mencionada y llegó a atar a su niñera para poder escabullirse. En la feria compró juguetes y galletas, sin saber que éstas eran galletas de maría. Dos horas después se encontraron a O'Connell llorando y totalmente desorientado en un aparcamiento. Tuvieron que suspender el rodaje durante dos días.
Fuera de esa mala experiencia, O'Connell recordaba con más agrado el día que alquilaron La matanza de Texas (1974). Feldman y Phoenix hicieron lo propio en otra ocasión con Calígula (1979) y un vídeo de Penthouse. Fue durante el rodaje que Feldman besó a una chica (fuera de pantalla) por primera vez. Además el actor admitía que fue durante el rodaje cuando tuvo su primer contacto con el alcohol y el tabaco. No sólo eso, declaró que él y Phoenix tuvieron sus primeros coqueteos con la marihuana. Esto aconteció un día que ambos se encontraban pasando el rato, en una habitación ocupada por uno de los técnicos de la película y encontraron una pipa de fumar en su armario, le preguntaron para que servía y el técnico se lo mostró dejándosela usar. Y si todo eso no fuera suficiente, los dos actores llegaron a visitar clubs nocturnos, que obviamente no permitían la entrada a menores, pero donde igualmente había menores bebiendo. Estos les ofrecieron alcohol a Feldman y Phoenix, quienes se sintieron presionados a beber, tomando así sus primeros tragos y las consecuencias, como admitía Feldman, fueron que "lo único que recuerdo de aquella noche es estar tirado en la vías del ferrocarril con todo girando a mi alrededor."
Fue también durante el rodaje, que Phoenix perdió su virginidad, el actor tenía 15 años. Según Feldman, el protagonista de Un lugar en ninguna parte sólo pensaba en el sexo y durante el rodaje tuvo un flechazo con una adolescente amiga de la familia, que era mayor que él. El interés fue mutuo y Phoenix quiso perder su "segunda virginidad" con ella (aunque suene extraño, Phoenix confesó en una entrevista que perdió su virginidad con 4 años, cuando su familia pertenecía a la infame secta cristiana "Children of God", conocida por sus abusos sexuales a menores). Ambos fueron junto a los padres de él para obtener su bendición y estos no sólo se la dieron, si no que además levantaron una tienda de campaña en el patio trasero de su casa y la decoraron para que los jóvenes estuvieran más cómodos. Al día siguiente Phoenix le contaba lo sucedido a todo el mundo.
El único que prácticamente no daba problemas era Wheaton, quien pasaba su tiempo libre en una sala de recreativos que había cerca de su hotel.

ESTRENO
Cuenta conmigo terminó su rodaje el 29 de agosto de 1985. Un primer montaje fue mostrado a Stephen King y según Evans, el escritor salió de la sala entre lágrimas. Cuando volvió le dijo a Reiner que Cuenta conmigo era la mejor adaptación que se hubiera hecho de sus obras.
Michael Ovitz, agente de Reiner y jefe de la Creative Artists Agency, se encargó de buscar un distribuidor para la película. Para ello mostró Cuenta conmigo a varios estudios, pero como había sucedido en el pasado, ninguna major quiso hacerse cargo de la película. Guy McElwaine, CEO de Columbia Pictures, también la rechazó inicialmente, pero tras la insistencia de Ovitz, le dio una oportunidad y la proyectó en su casa. El resultado fue que les encantó a sus hijos. McElwaine sabía que estaba ante una gran película y decidió hacerse cargo de su distribución. Lo irónico es que lo hizo el mismo estudio que la rechazó primero.
La película tuvo un último escollo que sortear antes de su estreno. En marzo de 1986, la Columbia consideró que el título de la película era engañoso y que era necesario cambiarlo. Fue idea de Reiner titularla Cuenta conmigo, el director tomó el nombre de su canción soul preferida, "Stand by me". No sin cierta sorna, Reiner reconocía que con el título de El cuerpo y la implicación de Stephen King en el proyecto, "la gente habría pensado que era una película de horror."
Tras pasar por todo tipo de avatares, Cuenta conmigo por fin estaba lista para estrenarse, lo hizo el 10 agosto de 1986 de forma limitada en 10 salas, para después pasar a 800 y fue todo un éxito. Sus 52.287.414 de dólares de recaudación lo ratifican (fue la 13ª película más taquillera del año en su país).
Y el éxito se extendió más allá de la taquilla, con la nominación al Oscar en la categoría de mejor guión adaptado (Raynold Gideon y Bruce A. Evans). Además de los dos nominaciones a los Globos de Oro en las categorías de mejor película dramática y mejor director (Rob Reiner).

VALORACIÓN
Desde siempre he considerado que Cuenta conmigo es la película que mejor transmite lo que es la infancia y la amistad a esas cortas edades (por lo menos desde el punto de vista masculino). Aunque la película acontezca en los 50, se estrenase en los 80 y se vea hoy día, uno entiende perfectamente a los personajes, sus sentimientos y acciones, y siempre será así (o eso espero). Es una película atemporal.
Y aunque sea una aventura, incluyendo las partes más espectaculares y oscuras, como la escena del puente con el tren o el enfrentamiento con el psicópata de Ace, la historia parece en todo momento creíble y palpable, como algo que podría habernos ocurrido a nosotros mismos. De igual modo, los cuatro niños nos parecen reales, cada uno tiene su propia personalidad. Todos hemos tenido algún amigo así y nos vemos reconocidos ante sus vivencias.
Gordie se lanza a la búsqueda de Ray Brower para, de forma inconsciente, afrontar la muerte de su hermano. No lloró en el funeral de Denny, pero se desmorona tras encontrar el cuerpo de Ray Brower. Este personaje funciona como un catalizador para hacer evolucionar a Gordie, un niño que está lidiando con un montón de cosas que no entiende (desde la muerte de su hermano, pasando a porqué su padre no le quiere o que hará con su vida) y esta aventura le sirve para descubrir quien es y quien quiere ser.
Y es que los cuatro protagonistas están forjando en este viaje (de iniciación), quienes serán en el futuro. Gordie escribe historias por diversión y termina siendo un escritor de éxito, gracias en parte, al apoyo de Chris. Chris a su vez, puede ser un perdedor como toda su familia, pero tiene carácter y con esfuerzo se convertirá en abogado, gracias a su vez, a su amistad con Gordie. Vern y Teddy son claramente los más inadaptados del grupo, y no prosperarán en la vida.
Cuando los cuatro vuelven a su pueblo, ya no son niños, han dado el paso a la madurez, dejando atrás, junto al cuerpo de Ray Brower, su infancia. El encuentro con la muerte y el ser responsables de sus propias vidas, les ha convertido en adultos.
Si toda la historia está narrada por el Escritor basándose en sus vivencias, ¿cómo sabe lo que hicieron y dijeron Ace y su banda? Desde dedicarse a jugar al béisbol-buzones o jurar por sus madres que no revelarán el secreto del cadáver de Ray Brower. Es el único defecto que le encuentro a la película. Poca cosa es.
Rob Reiner nunca me ha parecido un gran director, le veo falto de pericia con la cámara y la calidad de sus obras dependen de la calidad del material con el que trabaja, por eso destacan fácilmente en su filmografía La princesa prometida (1987), Cuando Harry encontró a Sally (1989) o Misery (1990). Y considero que Cuenta conmigo sobresale por encima de ellas, resultando de paso, su mejor trabajo de dirección, esa puesta en escena clásica y sencilla marca de la casa, le sienta como anillo al dedo a una película, que intenta llevarnos a un terreno familiar y conocido. Todo parece real y auténtico, y eso es mérito de Reiner. Además tiene un detalle de genio que quisiera mencionar, los protagonistas cuando van en busca del cuerpo siempre se desplazan en la pantalla de izquierda a derecha y cuando regresan al pueblo, lo hacen en sentido contrario, manteniendo siempre una gran  claridad de exposición en la puesta en escena.
El guión funciona a la perfección a todos los niveles, desde la construcción de personajes, pasando por el desarrollo de la historia, hasta su maravillosa resolución. Y está lleno de frases que han quedado para el recuerdo ("Sucedió en el verano del 59. Hace muchísimo tiempo, pero sólo si lo medimos en años") y de escenas geniales (la historia sobre Culo Grasa Hogan que Gordie cuenta a sus amigos). Y hay un apunte que me encanta, el viaje hasta dar con el cadáver lleva toda la película, pero volver al pueblo sólo unos segundos.
La banda sonora es fabulosa, llena de grandes canciones, donde destaca una por encima del resto y es la que le da nombre a la película, "Stand by me", la mejor canción de la historia, que se convierte en el leit movit musical de la película. El compositor Jack Nitzsche la toma como referente para crear su estupenda partitura y su melodía única envuelve a toda la película, dotándola de un aire nostálgico que le sienta de maravilla. 
Y los cuatro actores protagonistas están fantásticos en sus respectivos papeles, sin importar su corta edad, dan una gran verosimilitud a sus personajes. River Phoenix demuestra tener un carisma especial, el mismo que lo convertiría en una estrella. Y otro que brilla a cada escena es Kiefer Sutherland, convirtiendo a su Ace Merrill en el abusón por antonomasia, nunca otro ha sido más aterrador y real en una pantalla de cine.
Cuenta conmigo era la vida de unos niños, la de cualquier niño, la mía propia. A cada visionado de la película, vuelvo a la infancia y recuerdo lo que sentía en aquella época, aunque haya pasado mucho tiempo (sólo si lo medimos en años). Conseguir algo así es más que cine, es una experiencia, por eso Cuenta conmigo es la obra maestra que es.

"Nunca he vuelto a tener amigos comos los que tuve cuando tenía 12 años. Dios mío, ¿los tiene alguien?"

CURIOSIDADES
Como comentaba antes, Corey Haim rechazó el papel de Chris, de haberlo aceptado hubiera convertido a Cuenta conmigo en la primera película de los Coreys.
Mr. Quidacioluo está interpretado por Bruce Kirby, cuyo apellido real es Quidaciolu.
La película tiene lugar entre el 4 y 6 de septiembre de 1959, cuando la acción acontece en el pasado y en septiembre de 1985, cuando lo hace en el presente.
La casa del árbol donde se reúnen los protagonistas, fue construida expresamente para la película.
La actriz en la portada de la revista "True Police Cases", que compra Gordie al principio de la película, es Elizabeth McGovern, quien en el momento de rodar la película era la prometida de Rob Reiner.

En la novela de Stephen King se revela el final de Teddy y Vern. Teddy muere en un accidente de coche y Vern fallece en el incendio de un edificio.
A Jerry O'Connell le sorprendía que con 11 años le permitiesen maldecir.
Por insistencia de Rob Reiner, un gran activista a favor de las leyes antitabaco, los cigarrillos que fuman los niños estaban hechos de hojas de col.
"El cuerpo" contiene conexiones con otros trabajos de Stephen King. En la novela se menciona la prisión de Shawshank, perteneciente a otro relato de Las cuatro estaciones, "Rita Hayworth y la redención de Shawshank". Ray Brower, el chico muerto al que los protagonistas van a buscar, es originario de Chamberlain, ciudad en la que acontecía Carrie. Además en esa novela también hay un personaje que se llama Teddy Duchamp, aunque no es el mismo Teddy de "El cuerpo". Jerusalem's Lot, escenario de El misterio de Salem's Lot, forma parte de la historia que cuenta Gordie sobre Culo Grasa Hogan. Gordie compara a Chopper con Cujo, de la novela homónima de King. "El cuerpo" y Cujo comparten el personaje de la tía Evvie Chalmers. Ace Merrill aparecería en La tienda y en ella se menciona a Evvie Chalmers. En "El cuerpo" se hace referencia a un alguacil Bannerman y existe un sheriff Bannerman en las novelas La zona muerta y Cujo, aunque no es el mismo personaje. Ace Merrill y Vern Tessio aparecen en "Nona" un relato corto incluido en Skeleton Crew (en España fue recogido en el libro Dos historias para no dormir).
Corey Feldman declaró que de todos los personajes que ha interpretado, el de Teddy es realmente el que más se parecía a él en el momento de hacerla.
John Cusack participó en otra adaptación de Stephen King, la película 1408 (2007).
Según Wil Wheaton, la escena en la que Vern no recuerda la clave secreta para entrar en la casa árbol, fue ideada por River Phoenix, Corey Feldman y él mismo en el día que la rodaron, para que Vern pareciera más patético.
Corey Feldman y Rob Reiner probaron treinta tipos de risas diferentes, hasta dar con la adecuada para Teddy.
El vómito usado para la historia de Culo Grasa Hogan fue hecho con requesón mezclado con arándanos.
Cuando rodaron la escena en la que Gordie y Chris corren en la chatarrería de Milo Pressman, Wil Wheaton tuvo que correr más lentamente para que River Phoenix pudiera ganarle.
En la escena previa a que Chris le enseña a Gordie la pistola, Chris salta de la parte trasera de una camioneta, la cual estaba conducida por un amigo de River Phoenix y su madre iba en el asiento de al lado.
Wil Wheaton hizo una prueba para el papel de La costa de los moquitos (1986), que se llevó finalmente River Phoenix.
Stephen King era reacio a vender los derechos de su novela Misery para su adaptación al cine, pero quedó tan satisfecho por la adaptación que Reiner hizo en Cuenta conmigo, que sólo accedió a vender los derechos bajo la condición de la implicación de Reiner en el proyecto.
Cuando Rob Reiner creó su propia productora le puso de nombre Castle Rock Entertainment, en honor la ciudad ficticia creada por Stephen King y donde acontece Cuenta conmigo.
Además llegó a un acuerdo con la productora de Reiner, Castle Rock Entertainment, de ceder los derechos de sus novelas por un dólar. A cambio King tenía autoridad para aprobar el guión, al director y al reparto. Pudiendo además parar la producción en cualquier momento, sin importar el dinero que la productora ya hubiera invertido en el proyecto. Una vez estrenada la película King recibiría un 5% de cada dólar, sólo con La milla verde (1999) ganó 25 millones de dólares.
Salvo Teddy, que cambia su camisa hawaiana por una camiseta verde, los otros tres niños llevan la misma ropa durante toda la película.
Para mantenerse dentro del personaje, Kiefer Sutherland se metía con los cuatro niños protagonistas cuando no estaban rodando.
Para rodar la escena en la que los chicos se bañan en un estanque, los responsables de la película querían que estuvieran seguros, por lo que en lugar de rodar en uno real, en el que podría haber cualquier cosa, se construyó uno a propósito y se llenó de agua. Eso se hizo a principios de junio, pero rodaron la escena a finales de agosto, de modo que irónicamente después de tanto tiempo podría haber cualquier cosa en el estanque.
En la versión original estrenada en cines, las palabras finales "Dios mío, ¿los tiene alguien?" fueran añadidas durante las post-producción, su tamaño y color no coincidían con las otras palabras escritas en la pantalla del ordenador. Para la edición de vídeo doméstico se volvió a rodar para corregirlo.
Cuando rodaron la escena en la que Ace le quita a Gordie su gorra de los Yankees, el primer instinto de Kiefer Sutherland fue ponérsela, en lugar de dársela a Eyeball. Pero Reiner le dijo que no lo hiciera para insinuar que la razón por la que Ace le quita la gorra es por ser cruel con el niño y no porque realmente la quiera. Según constan los actores, la razón por la que Gordie nunca recupera su gorra, es porque Ace la tiró una vez se la robó a Gordie.
Como comentaba anteriormente, David Dukes fue quien interpretó inicialmente al Escritor antes de ser sustituido por Richard Dreyfuss. En la secuencia inicial se mantuvieron los planos con Dukes, en lugar de volver a filmarlos. Si nos fijamos en el segundo plano de la película, a quien vemos en el interior es a Dukes y no a Dreyfuss.

Cuando Ace y Eyeball se encuentran con Gordie y Chris, en la ventana del local del que acaban de salir indica "Irby's Billiards", nombrado así por el asistente de director Irby Smith.
En la escena de la casa árbol, cuando Chris y Teddy juegan a las cartas, el paquete de cigarrillos que Chris tiene en el hombro, aparece y desaparece según el plano.
Como comentaba previamente, en la novela Castle Rock está situada en Maine y en la película en Oregón. Este cambio de localización fue debido a que en la novela sólo se indica que Castle Rock está cerca de Portland, pero sin especificar el estado. Sólo a través de otras novelas de King, donde aparece Castle Rock, se indica que pertenece a Maine.
En España al personaje de Gordie se le cambió el nombre por Cornie, para evitar las posibles confusiones con gordo o gordi.
Wil Wheaton y River Phoenix aparecen en el videoclip de "Stand by me", cuando la canción volvió a ser reeditada en 1986, aprovechando el estreno de la película. La canción alcanzó el puesto nº 9 del Billboard americano.
Cuenta conmigo fue la única película en la que intervino como actor Kent W. Luttrell (Ray Brower).
El abuelo de Wil Wheaton había trabajado en la serie Caravana (1957), la cual los chicos mencionan durante su acampada nocturna. Fue la abuela de Wheaton quien le pidió a Rob Reiner, si podían mencionar a la serie en la película y el director así lo hizo.
Cuando los chicos cuentan el dinero que llevan encima, suman en total 2,37 dólares, este es un número recurrente dentro del universo de Stephen King. El 237 era el número de celda de Red en Cadena perpetua (1994) y era también el número de la habitación maldita en El resplandor (1980).

Labels: ,

Wednesday, July 01, 2015

Terminator 2: El juicio final

"Sayonara, baby."

Este artículo contiene spoilers, no leer si no se quiere conocer partes esenciales de la trama de la película.

Dos terminators son enviados al pasado, uno con la misión de matar a John Connor, otro con la de protegerlo. El destino de la humanidad depende del que cumpla su objetivo. La fecha del juicio final se aproxima.


Este mes el terminator volverá una vez más, lo que brinda una oportunidad genial, para recordar esa obra maestra del cine de acción que es Terminator 2: El juicio final (Terminator 2: Judgment day, 1991).


EL COMIENZO DEL JUICIO FINAL
Tras el exitoso estreno de Terminator (1984), James Cameron y Arnold Schwarzenegger hablaron de la posibilidad de realizar una secuela de la película, pero sin llegar nunca a concretar nada. No fue hasta que pasaron varios años que esa idea se hizo realidad, pero existían dos impedimentos para llevarla a cabo. El primero, los efectos visuales, los que Cameron había ideado era tan complejos que tuvo que esperar a que la tecnología avanzase lo suficiente para poder plasmar en pantalla lo que quería, el T-1000 de metal líquido de forma fotorrealista y no fue hasta que realizó Abyss (1989), que creyó que había llegado ese momento. La escena de la sonda alienígena compuesta por agua fue la responsable de ello.
"Nos dimos cuenta con Abyss que era un proceso viable y que podría hacerse a tiempo y para una sabida cantidad de dinero sin mucho drama," explicaba Cameron. "Así que llamé y le pregunté a la gente de la Industrial Light and Magic como de lejos podría llegar con ello." Una vez comprobó que la tecnología permitiría llevar sus ideas a cabo sólo le quedaba un escollo por sortear.   
El segundo problema eran los derechos de la franquicia, cuya mitad pertenecían a Hemdale Film Corporation (productora de la primera entrega) y la otra mitad eran propiedad de Gale Anne Hurd (productora de Terminator y ex mujer de Cameron). Los primeros fueron reticentes durante años en deshacerse de su parte de los derechos sobre la franquicia, pero cuando tuvieron problemas económicos, fue el momento que Cameron y Schwarzenegger estaban esperando. El actor habló con Mario Kassar y Andrew G. Vajna de la Carolco (con quienes estaba realizando Desafío total), para que se hiciesen con los derechos, al final la Carolco pagó 5 millones de dólares a cada una de la partes implicadas para conseguirlos.
El que Schwarzenegger iba a protagonizar la película era un sí o un sí, además el actor tuvo de incentivo un cheque de 14 millones de dólares (que incluía un avión Gulfstream III) por encarnar de nuevo al T-800. Pero antes de firmar ningún contrato, Cameron y Schwarzenegger se reunieron en un restaurante y el primero le expuso al segundo lo que había ideado para la segunda parte, ahora el actor interpretaría a un terminator bueno que ayuda a los humanos. Esta idea inicialmente no gustó a Schwarzenegger, quien temió que el estudio quisiera hacer la película más accesible para todos los públicos, como habían hecho con Conan, el destructor (1984), que había "matado" a la saga y no quería que eso volviese a suceder. Cuando supo que la calificación por edades iba a ser una "R" se tranquilizó.
Para garantizar la escritura del guión, Cameron necesitaba que Linda Hamilton, repitiese su papel de la primera parte. Cameron llamó a Hamilton justo cuando la actriz estaba a punto de aceptar un papel en otra película, pero el director le pidió que en su lugar hiciese Terminator 2, cosa que la actriz aceptó. Aún así llevó un tiempo acordar su contrato (Hamilton cobró 1 millón de dólares por su participación) y no fue hasta que la actriz firmó para hacer la película, que Cameron se puso manos a la obra para escribir el guión.
Para ello llamó al guionista William Wisher Jr., quien ya había colaborado de forma no acreditada en el guión de la primera parte. Ambos se reunieron y realizaron una lluvia de ideas para escribir el primer borrador del guión en un plazo de 4 semanas.
"Todo lo del tío de metal líquido era realmente parte de la historia original. Toda la primera película es realmente el primer acto de la mitad de mi concepción original de la historia. Y la segunda película, aunque enormemente elaborada, era la segunda mitad de la historia original." Inicialmente Skynet enviaba al pasado dos terminators secuencialmente. El primero, el T-800 que en esta versión del guión, destruía Reese. Entonces llegaría el segundo terminator, uno mucho más peligroso que el anterior, de metal líquido. Pero Cameron se dio cuenta que el proyecto era demasiado grande y que no conseguiría financiación para él, además la tecnología no estaba lo suficientemente avanzada en la época para llevar a cabo sus ideas, de modo que aparcó esa idea para el futuro y se centró en contar la primera parte de la historia, que daría pie a Terminator (1984).
Para Cameron lo importante de la historia eran los personajes, la acción la hace más atractiva, pero al final ésta siempre depende de los personajes. "En Terminator 2, me preguntaba si podría llevar a la audiencia a un lugar emocional donde ellos podrían llorar por el terminator," declaró el director. "Ese fue mi objetivo, ¿Podría coger al hijo de puta más frío del mundo y darle la vuelta en un periodo de dos horas donde tú realmente sientas pena por él? Olvídate de todo el hoo-ha con el tipo de metal líquido, eso fue divertido, pero conseguir que la audiencia llorase por el terminator fue el gran reto cinematográfico. Esa es la razón por la que hice la película."
Aprovechando el viaje de Schwarzenegger y la gente de la Carolco al Festival de Cannes para promocionar Desafío total, James Cameron viajó con ellos para mostrarles por primera vez el guión terminado. "[Cameron] lo repartió después de despegar," recordaba Schwarzenegger. "Todos lo habíamos leído cuando aterrizamos y saltábamos por todo el avión, entusiasmados por lo maravillosa que era la historia y por su sofisticación tecnológica. [...] Cuando llegamos a Cannes los distribuidores extranjeros se abalanzaron sobre el guión y no veían la hora de firmar con nosotros."
Todo iba viento en popa y Cameron comenzó la búsqueda del que sería el gran villano de la película, el T-1000. Inicialmente Cameron quería que lo interpretase el músico Billy Idol, pero al sufrir un accidente de moto, quedó excluido de la película. Cameron pensó después en ofrecerle el papel a Michael Biehn, el Kyle Reese de Terminator, haciendo de esta forma una inversión de la primera parte, con Schwarzenegger y Biehn intercambiando sus papeles de héroe y villano. Al final Cameron lo desestimó porque consideró que sería demasiado confuso para el público.
Cameron quería crear un gran contraste entre los dos terminators, por eso para el T-1000, "quería alguien que fuera extremadamente rápido y ágil. Si el T-800 es un tanque Panzer humano, entonces el T-1000 es un Porsche." El actor elegido para darle vida, fue un desconocido por aquel entonces, Robert Patrick.
El actor preparó a conciencia su papel. "Observé animales e imágenes de insectos para desarrollar la falta de sustancia y movimiento desperdiciado que mi terminator tiene," declaraba el actor. "Traté de aprovechar el instinto asesino inherente a los animales, donde ellos fijan un objetivo y caminarán a través de cualquier cosa que se interponga entre ellos y su objetivo previsto." Además se sometió a un duro entrenamiento para no mostrar signos de agotamiento, en las secuencias que tenía que correr a gran velocidad y también aprendió a disparar sin pestañear.
Por su parte, Linda Hamilton se sometió a un duro entrenamiento con el que consiguió la imagen musculosa que luce en la película. Para ello se puso en las manos del ex-comando israelí Uzi Gal y del entrenador personal Anthony Cortes. "Aprendí sobre armas, algo de judo y un montón de tácticas militares," afirmaba la actriz. Entrenó durante 3 horas al día, 6 días a la semana durante 13 semanas antes del rodaje. Tuvo que mantener una dieta carente de grasa durante el rodaje (que recordemos duró 8 meses) y llegó a perder aproximadamente 5,5 kilos. Fue esa estricta dieta por lo que rechazó participar en Terminator 3: La rebelión de la máquinas (2003).
El papel de John Connor se le ofreció a Charlie Korsmo (Hook, el Capitán Garfio), pero tuvo que rechazarlo, por haber firmado para trabajar en ¿Qué pasa con Bob? (1991). Al final el papel recayó en el desconocido Edward Furlong de 13 años, quien fue descubierto por la directora de casting en el "Boys and Girls Club" de Pasadena. El actor se presentó a las pruebas y tres audiciones después, ya era el salvador del mundo. Por ello Furlong cobró 30.000 dólares.
El resto de actores que completaron el reparto fueron, Earl Boen (repitiendo su papel del Dr. Silberman de Terminator), Joe Morton (quien interpretó a Miles Dyson, creador de Skynet), S. Epatha Merkerson (como la mujer de Dyson), Castulo Guerra (dando vida a Enrique Salceda, amigo de Sarah), Danny Cooksey (en el rol de Tim, el amigo de John), Jenette Goldstein y Xander Berkeley (como los padres adoptivos de John). Michael Biehn hizo un cameo como Kyle Reese, en una escena eliminada en la versión estrenada en cines, pero recuperada en el director's cut.


 
LA PELÍCULA MÁS CARA DE LA HISTORIA
El rodaje comenzó el 9 de octubre de 1990 y se prolongó hasta el 28 de marzo del año siguiente. La película tenía que estar lista para el verano de 1991, para así cumplir con sus compromisos financieros.
La fotografía principal tuvo lugar en localizaciones del Condado de Los Angeles. La ciudad que le da nombre fue el epicentro del rodaje y diferentes lugares de su geografía acogieron la producción, como Lakeview Terrace (hospital de Pescadero, el bar de moteros), Northridge (exteriores del centro comercial), San Fernando Valley (donde el T-1000 salta con el camión desde un puente), Reseda (robo de John en el cajero), Elysian Park (pesadilla nuclear de Sarah) y Wilmington (persecución final con el helicóptero). Y el equipo también se desplazó a rodar a otras ciudades como Fontana (una acería demolida sirvió para la batalla del futuro y otra abandonada dio vida a la del clímax final), Fremont (exteriores del edificio Cyberdyne), Malibu (hogar de los Dyson) y también el Desierto de Mojave en Lancaster (escenas de desierto y rancho de Salceda).
El presupuesto de la película se situó en los 102 millones de dólares, siendo la primera película en superar la barrera de los 100 millones, lo que la convirtió en la película más cara de la historia. A todos los sueldos comentados previamente, hay que sumar el de Cameron, quien se embolsó 6 millones por su trabajo.
El rodaje estuvo a la altura de su presupuesto en cuanto a dureza y exigencia, como suele ser habitual en James Cameron. Tal y como Hamilton pudo comprobar, al sufrir una permanente perdida en un oído al rodar la escena del tiroteo en el ascensor, ya que la actriz se quitó los tapones para los oídos entre tomas y olvidó ponérselos de nuevo.
Durante la persecución final el piloto Charles A. Tamburro no lo tuvo nada fácil y realmente voló con un helicóptero por debajo de un paso elevado. Los operadores de cámara se negaron a rodar la escena, dado el peligro que conllevaba, por lo que al final fue el propio Cameron quien filmó la escena con la ayuda de un conductor.
Está claro que son muchas las escenas de acción que contiene la película y tal vez, la más popular es la persecución entre el camión la moto. Fue una empresa harto complicada llevarla a cabo y conllevó meses de ensayos antes de filmarla. Schwarzenegger, quien realizó entre el 75% y 80% de sus escenas de riesgo, dedicó gran tiempo a perfeccionar esta escena, siendo la parte más difícil los momentos en los que el T-800 dispara mientras conduce la moto, "la preparación fue dolorosa y muy molesta," recordaba Schwarzenegger. "No podía usar un guante porque quedaría atascado en el mecanismo de la escopeta, y me arranqué la piel de la mano y de los dedos después de practicar cien veces hasta poder dominarlo. Después tenía que aprender a hacerlo mientras conducía una Harley. Y luego incorporar el manejo del arma y de la motocicleta con la actuación."
Pero Schwarzenegger no podía hacerlo todo él mismo y uno de los momentos cumbres de la persecución, lo cedió al especialista Peter Kent, fue él quien saltó con la moto al canal. La moto estaba sujeta por unos cables, que fueron borrados digitalmente en post-producción. Salva decir que la escena luce impresionante.
Surgieron imprevistos a la hora de rodarla, en el guión original el camión no perdía su parte superior al chocar contra un paso elevado. Fue antes de rodar la escena, cuando se dieron cuenta, que la cabina del camión no podía pasar por debajo del paso elevado, de modo, que James Cameron decidió que se desharían del techo, al chocar el camión contra él.
Aunque la película hace gala de unos efectos visuales muy sofisticados, hubo momentos en los que no se recurrió a ellos para resolver determinadas escenas. Por ejemplo, cuando el T-1000 se hace pasar por la madre de John, vemos a dos Sarahs en pantalla, esto fue posible porque Linda Hamilton tiene una hermana gemela (Leslie Hamilton Gearren). El mismo truco se utilizó para rodar las escenas con el vigilante de Pescadero y su copia, a quienes dieron vida los gemelos Dan y Don Stanton.
El rodaje fue tan largo que Edward Furlong creció varios centímetros durante el mismo. Por ejemplo, se puede apreciar como es más joven en las escenas del desierto que en otras. Y su voz se vio también alterada, por lo que el actor tuvo que doblarse a si mismo en post-producción. Se dobló en todas las escenas salvo en una, aquella en la que explica al T-800 porqué llora la gente, Cameron decidió usar su voz más juvenil para que sonara más dramática.
Como el calendario era tan apretado, se llegó a contratar a tres editores para que montaran la película, Mark Goldblatt, Conrad Buff y Richard A. Harris, cada uno trabajó en una parte diferente de la película que los demás. "La postproducción comenzó al día siguiente empezar el rodaje el 8 de octubre," declaraba Cameron. "Me aseguré que trabajábamos sólo 5 días a la semana para que pudiera trabajar en la sala de montaje los fines de semana y editamos la película a medida que avanzábamos." Sólo trabajando de esa forma se pudo tener lista la película para la fecha de estreno esperada.
Brad Fiedel volvió a encargarse de la banda sonora de la película y ésta volvió a ser memorable. El tema principal, con sus martilleos repetitivos, es ya un clásico del cine de acción. Fiedel creó una banda sonora muy ecléctica y experimental, jugando con coros, música acústica e instrumental y creando nuevos sonidos. "Creo que parte del éxito de la partitura de Terminator 2 fue que tuve en cuenta y cree cosas que unieron música con los efectos de sonido," admitía el compositor.

 
CREANDO EL FUTURO
De su enorme presupuesto, 17 millones se emplearon en trucajes, lo que incluyó tanto los efectos generados por ordenador, escenas con especialistas y efectos físicos. La película contiene más de 300 planos con efectos visuales, que suman cerca de 16 minutos de metraje.
Varias compañías se repartieron la creación de los sofisticados efectos de la película. La Industrial Light and Magic, bajo el liderazgo de Dennis Muren, se encargó de los efectos generados por ordenador (centrados en el T-1000). Los animatronics y el maquillaje fueron obra del Stan Winston Studio, con la leyenda de los efectos Stan Winston a la cabeza. Fantasy II Film Effects, con Gene Warren al mando, creó mediante miniaturas y efectos ópticos, la batalla inicial del futuro y la escena del camión estrellándose contra la acería. También fueron suyos los láseres y efectos de rayos para la llegada del terminator a nuestro tiempo. 4-Ward Productions fue la responsable de la explosión nuclear del sueño de Sarah, además de los planos del acero fundido que se derrama en la acería y mediante el uso de mercurio (empujado con secadores de pelo) mostraron las gotas de metal líquido moviéndose y juntándose por el suelo. Video Image se encargó de los planos que muestran la visión subjetiva del T-800. Pacific Data Images fue la responsable de correcciones digitales (se encargó de borrados de cables, la inversión de una señal de tráfico para ser vista correctamente y la restauración de un plano cuyo negativo había sido rayado en la cámara).
Los efectos visuales de la película supusieron todo un salto de gigante, decir que estaban adelantados para su época es quedarse corto. Los efectos eran tantos y tan complejos, que la ILM tuvo que hacer una inversión superior a los 3 millones de dólares en hardware y software, para hacerse cargo del proyecto. Se sumaron 20 nuevas personas a la compañía, en la unidad de gráficos de ordenador, que estuvo formada finalmente por 35 personas. Necesitaron 8 meses para crear todas sus escenas, que sumaron 3,5 minutos de película.
El gran reto técnico fue la creación del T-1000, que se convirtió en el primer personaje principal de una película generado por ordenador. Nunca antes se había mostrado en un film a un personaje CGI, que simulase el movimiento humano de forma realista.
El ganador de 9 Oscars, Dennis Muren, fue el responsable de crear al T-1000 digital, dándole vida mediante imágenes CGI y mostrando sus transformaciones con el uso de efectos "morphing". Gracias a una tecnología de escaneo láser llamada Cyberscan, se consiguió un modelo de la cara de Robert Patrick en tres dimensiones. Y se pintaron marcas rojas sobre el cuerpo del actor, para capturar sus movimientos al caminar. Así se creó al T-1000 y literalmente puede decirse que fue lo nunca visto, el personaje causó sensación, como pocos lo han hecho.
No sólo se crearon efectos digitales para dar vida al T-1000, también se usaron efectos físicos, por ejemplo, para mostrar los daños sufridos por el terminator, cuando el T-800 le dispara en la cabeza en Pescadero. Stan Winston Studio creó dos animatronics articulados que mostraban sus increíbles deformaciones. Uno fue usado en el plano de espaldas del T-1000 tras recibir el impacto y otro para el plano frontal. Este segundo animatronic era más detallado que el primero, sus ojos se movían de forma independiente y además la cabeza tenía un mecanismo que hacía que se cerrase, mostrando los inicios de la recuperación del terminator, que eran culminados con efectos digitales.
También se recurrió al uso de animatronics para realizar el más espectacular de los efectos físicos de la película, el conocido como el "hombre pretzel", que se produce cuando el T-800 le dispara con un lanza granadas al T-1000, quedando convertido en una abominable deformación. Para crear ese asombroso efecto, Stan Winston y su equipo crearon tres animatronics distintos. El primero se usó para mostrar las consecuencias del disparo, el segundo para los planos en los que el terminator camina tambaleándose y el tercero (y de mayor peso) para mostrarlo cayendo al hierro fundido.
Para rodar el plano en el que el T-800 abre con una barra de hierro al T-1000, se creó un falso cuerpo de gomaespuma con un mecanismo que se abría conforme la barra bajaba. Además a la gomaespuma se le sometió a un tratamiento para que al abrirse su interior pareciese de metal. Y al colocar la cámara en un ángulo determinado, obró la magia y se creó el efecto del T-1000 abriéndose ante nuestros ojos.
Para mostrar los impactos de bala en el cuerpo del T-1000, el equipo de Stan Winston creo unas "camisas escopeta" de goma, que tenían unos mecanismos de resorte que se abrían rápidamente y mostraban goma espuma cromada con forma de agujero, lo que simulaba un impacto de bala.
Stan Winston también se encargó de los espectaculares maquillajes, que muestran los daños sufridos por el T-800. Para maquillar a Schwarzenegger al final de la película, eran necesarias cinco horas y otra hora adicional para retirarle el maquillaje.
Robert y Dennis Skotak de 4-Ward Productions, crearon la pesadilla nuclear de Sarah, usando miniaturas, composición óptica y marionetas. Para llevarla a cabo, estudiaron horas de metraje de auténticas explosiones nucleares para hacer que la escena fuera lo más realista posible. Su perfección fue tal, que recibió los elogios de miembros de laboratorios de pruebas nucleares.

 
LA PELÍCULA DEL AÑO
Un año antes del estreno de la película, quisieron comenzar con su promoción, para ello se realizó un teaser trailer realmente fantástico, dirigido por Stan Winston, a petición de James Cameron. Como el rodaje aún no se había iniciado, no tenían imágenes para mostrar, de modo que Cameron le dio a Winston un presupuesto de 150.000 dólares para filmar uno con material original. Con tal cantidad de dinero, Winston mostró una línea de producción futurista, que construye el T-800 en cadena, todos a imagen y semejanza de Arnold Schwarzenegger. "Lo que Jim quería contar en el trailer era que todos los terminators se parecían a Arnold," explicaba Winston. "Era una manera de justificar el regreso de Arnold después de perder la vida en la primera película." El trailer fue mostrado sólo en Norteamérica.
Pese al enorme presupuesto de la película, Carolco prácticamente recuperó su inversión antes del estreno. Según declaró la productora, ganó 91 millones de dólares con acuerdos de distribución. Con los derechos de distribución en cine y para televisión en el extranjero, la productora amasó 61 millones. Carolco vendió los derechos de distribución en cines en Estados Unidos a TriStar Pictures por 4 millones. 10 millones fue lo que pagó Live Entertainment por los derechos de video doméstico en Estados Unidos y Canada. Se embolsaron además 9 millones por los derechos de emisión por televisión por cable que compró Viacom International. Y hay que sumar cerca de otros 7 millones más, en concepto de derechos de emisión por televisión.
Y una vez estrenada la película, Carolco siguió ganando dinero, según sus acuerdos con los distribuidores, la productora no recibiría ni un dólar hasta que cada uno de ellos hubieran cubierto su inversión, una vez conseguido, Carolco comenzaría a recibir un porcentaje creciente de los beneficios. Y si las recaudaciones en la taquilla excedían un mínimo, el valor de los acuerdos para televisión, vídeo y cable también aumentarían. Y a todo esto hay que añadir también, las licencias para el merchandising, que se estimaron en 20 millones.
Salva decir que la Carolco se hizo de oro con la película. Terminator 2: El juicio final se estrenó el 3 de julio de 1991 y superó todas las expectativas, sólo en los Estados Unidos recaudó 204.843.345 de dólares, pero es que en el resto del mundo amasó otros 315.000.000 de dólares más. Convirtiéndose de esa forma en la película más taquillera de 1991 con 519.843.345 de dólares.
Y el éxito también se extendió a la hora de los premios, la película ganó cuatro Oscars en las categorías de mejor sonido (Tom Johnson, Gary Rydstrom, Gary Summers y Lee Orloff), mejor montaje de efectos sonoros (Gary Rydstrom y Gloria S. Borders), mejores efectos visuales (Dennis Muren, Stan Winston, Gene Warren Jr. y Robert Skotak) y mejor maquillaje (Stan Winston y Jeff Dawn). Siendo además nominada a la mejor fotografía (Adam Greenberg) y al mejor montaje (Conrad Buff IV, Mark Goldblatt y Richard A. Harris).
Una vez completada la película y en referencia a la posibilidad de crear más secuelas, Cameron lo tenía claro, "Terminator 2 trae el circulo completo a la historia y la termina. Y pienso que terminarla en este punto es una buena idea." Y Schwarzenegger por su parte declaró, "sé que Jim descarta una tercera. Pero yo no." Hay que admitir que el actor fue sincero.


LA VERSIÓN DEL DIRECTOR
Existe una edición especial de la película, también conocida como su director's cut, que contiene 15 minutos adicionales de metraje, compuestos por 17 escenas inéditas. Veamos que nos perdimos en las salas de cine.

0:15:31 - 0:16:31
1. Pescadero (1'): En el hospital de Pescadero, dos encargados le piden a Sarah que se tome su medicación, ella se niega y ellos la golpean, después le dan con una porra paralizante y le meten en la boca sus pastillas.

0:19:08 - 0:22:29
2. Secuencia de sueño (3' 21"): Sarah tiene un sueño en el que habla con Reese (Michael Biehn), él la anima a seguir adelante y a que proteja a John. Reese sale de la habitación y Sarah corre tras él. De pronto Sarah se encuentra en un parque infantil. Grita a la gente intentando advertirles del peligro y de pronto se produce un gran destello, una explosión nuclear. Sarah se despierta.

0:40:38 - 0:40:58
3. Robo de coche policía (20"): Los bomberos tratan de apagar el incendio del camión que conducía el T-1000, quien aprovecha para robar un coche de policía.

0:44:16 - 0:44:46
4. Max (30"): El T-1000 sale de la casa de los padres adoptivos de John y va a por el perro. Entra en su jaula, lo mata y arranca su collar. Cuando comprueba que el nombre del collar pone Max, se da cuenta del engaño del T-800.

1:09:43 - 1:13:11
5. Cambio de chip (3' 28"): John quiere que el T-800 sea capaz de aprender, para ello una barrera en la cabeza del terminator debe ser desinstalada. El T-800 explica a Sarah como hacerlo. Para ello abren su cabeza con un bisturí y acceden a su CPU, pero Sarah decide destruirla. John la disuade diciéndole que tendrán más oportunidades de sobrevivir con el terminator que sin él. Sarah cambia de opinión a regañadientes y John coloca el chip de vuelta en la cabeza del cyborg.

1:15:08 - 1:16:26
6. Aprendiendo a sonreir (1' 18"): Cuando paran en una gasolinera, John intenta enseñar al T-800 a sonreír. De modo que, el terminator escanea la cara de un hombre riendo y lo imita, John le aconseja que practique más.

1:18:48 - 1:21:09
7. Dyson en casa (2' 21"): Se introduce el personaje de Miles Dyson, quien se encuentra en casa trabajando en su chip. Su mujer entra y le dice que deje de trabajar y que dedique tiempo a sus hijos.

1:24:37 - 1:24:53
8. El rancho de Salceda I (16"): Una breve escena en la que Sarah le dice a Enrique que se vaya con su familia, ya que corre peligro.

1:24:53 - 1:26:06
9. El rancho de Salceda II (1' 13"): John y el T-800 recogen armas y munición en la armería de Salceda. John le pregunta al terminator si tiene miedo a morir y éste le responde que no.

1:34:58 - 1:35:15
10. John (17"): John intenta hacerle entender al T-800 el valor de la vida humana y le dice que tiene que aprender lo importante que es.

1:35:15 - 1:35:41
11. El ataque a Dyson I (26"): Sarah llega a la casa de Dyson.

1:35:58 - 1:36:12
12. El ataque a Dyson II (14"): Sarah carga su ametralladora y se dispone a disparar a Dyson.

1:49:04 - 1:49:55
13. Mazo (51"): El T-800, Sarah y Dyson destruyen todos los ordenadores e información de Cyberdyne Systems para eliminar todo rastro de Skynet. Dyson le pide su hacha al terminator y destruye él mismo el chip en el que trabajó durante años.

2:12:21 - 2:12:37
14. Los bugs del T-1000 I (16"): El T-1000 persigue a los protagonistas, en un momento toca una barrera de seguridad y se queda pegado a ella. Observa su mano y ésta ha imitado dicha barrera. El T-1000 se libera y su mano recupera su estado normal.

2:12:49 - 2:13:01
15. Los bugs del T-1000 II (12"): Un nuevo error se produce en el T-1000 mientras persigue a los protagonistas, primero su cara necesita un reajuste y después sus pies se mimentizan con el suelo.

2:13:01 - 2:13:07
16. Huyendo del T-1000 (6"): Un breve plano del T-800, Sara y John huyendo del T-1000 en la acería.

2:21:03 - 2:21:06
17. Los bugs del T-1000 III (3"): Antes de que Sarah dispare al T-1000 que tiene su aspecto, John mira sus pies y descubre que se han fundido con el suelo, confirmando que se trata del terminator.


 
ESCENAS ELIMINADAS
Aparte de las escenas eliminadas incluidas en la edición especial, existen dos escenas adicionales, que se incluyen en las diferentes ediciones de formato doméstico de la película.
1. Escaneo de la habitación (1' 23"): Después de matar a los padres adoptivos de John, el T-1000 registra su habitación para dar con su posible paradero, al final encuentra una caja con cartas y fotografías de su madre. Originalmente esta era la forma de como daba con el rancho de Salceda.


2. Final alternativo (1' 42"): Esta coda muestra a Sarah Connor el 29 de agosto del año 2029. Ahora es abuela y John es senador. No hubo juicio final y la humanidad vive en paz.
Además de romper en tono con el resto de la película y que a Cameron no le convenció mostrar a Linda Hamilton envejecida bajo una capa de maquillaje, el director declaró que descartó este final porque, "sentí que era innecesario porque la gente sintió de forma natural, que la batalla había sido ganada." Sin olvidar que este final no tenía coherencia, ya que si la guerra contra las máquinas nunca sucedió, Reese nunca habría viajado atrás en el tiempo y John Connor nunca habría sido engendrado.

Estas escenas fueron incluidas en otra versión de la película, conocida como "Ultimate cut", que es básicamente un montaje con todas las escenas filmadas por Cameron, pero no se la considera una versión oficial.

Por su parte, hubo otras escenas filmadas que también se descartaron, pero que nunca han sido incluidas en las ediciones de formato doméstico. Son las siguientes:
1. En la batalla inicial, después que un soldado de la resistencia destruya un terminator, otro soldado recoge su rifle de plasma.
2. Cuando el T-1000 pregunta la dirección del centro comercial, dos chicas se ríen porque no lo sabe y el responde "Soy una especie de nuevo aquí."
3. Después que el T-800 lesione al guarda de la entrada de Pescadero, John le dice "lo siento."
4. Una enferma le pregunta al T-1000 (con la apariencia de Lewis) que es lo que está llevando, a lo que él responde, "sólo un poco de basura" antes de arrastrar el cuerpo de Lewis a un armario.
5. Cuando el T-1000 llega al cuarto de Sarah, encuentra allí al guarda al que ella agredió, el cual está gritando para que lo liberen, pero el terminator no le hace caso y se marcha dejando al guarda en la celda.
6. Cuando los protagonistas huyen en coche del psiquiátrico, Sarah le pregunta al T-800 si el T-1000 puede ser destruido, a lo que el terminator le responde que no hay información sobre ello.


ESCENAS OMITIDAS
Hubo varias escenas que estaban en el guión, pero que no llegaron a filmarse:
1. La escena de guerra en el futuro con la que comienza la película, originalmente era más larga. Se mostraba la victoria de los hombres sobre Skynet. La resistencia entraba en uno de sus laboratorios, donde encuentran el portal temporal. Kyle Reese se presta voluntario para viajar atrás en el tiempo y mantiene una breve conversación con John, quien sabe que Reese es su padre. Después de enviar a Reese al pasado, John entra en un almacén lleno de terminators (todos a imagen y semejanza de Schwarzenegger) y falta uno de los modelos 101 (el terminator de la primera película). John fija su mirada en uno de los terminators (como insinuando que piensa en enviar otro al pasado para protegerle). De ahí la acción pasaría al presente, con John en el garaje de sus padres adoptivos. Toda esta parte se eliminó por limitaciones presupuestarias.

2. El Dr. Silberman somete a Sarah a un terapia de electro shock, quien comienza a recordar partes de su pasado, principalmente cuando el T-800 la persigue por una fábrica en la primera parte y lo aplasta en una prensa.
3. El primer sueño de Sarah (incluido en la versión del director) estaba previsto que fuera más largo e incluía al T-800, que es quien la llevaba hasta el parque y después la obligaba a ver como una explosión nuclear destruye Los Angeles.
 
4. Durante el enfrentamiento entre los dos terminators en el centro comercial, el T-1000 lanzaba al T-800 desde la tercera planta. Tras el tremendo impacto contra el suelo, el T-800 se incorporaba y comprobaba su correcto funcionamiento, antes de seguir adelante. Está escena fue sustituida por la del T-1000 lanzado a través de un escaparate al T-800.
5. En la persecución por el canal, el T-800 saltaba con su moto por encima de una valla para caer en el mismo canal por el que circulan John y el T-1000.
6. Para que la enfermera deje entrar al T-1000 (convertido en el guarda del hospital) a la zona de las celdas, éste debe dejar la pistola en su taquilla, pero la oculta en el interior de su cuerpo.

 
7. En su fuga de Pescadero, Sarah se ocultaba momentáneamente en la celda de otra residente, esquivando así al T-1000 convertido en guarda. 
8. Durante la fuga de Pescadero, originalmente el T-800 lanzaba su Harley contra el T-1000 a su salida del ascensor y después le disparaba, provocando una gran explosión. Esto provocaba que al T-1000 le llevase más tiempo recuperarse y los protagonistas tenían más tiempo para escapar.
9. Tras lo acontecido en Pescadero, el Dr. Silberman se encuentra sentado delante del hospital teniendo una crisis nerviosa, mientras dice "era todo cierto y todos vamos a morir y el cambió, ¡lo vi cambiar!". Una enfermera le dispara un sedante y dos policías se lo llevan. El T-1000 entra en escena y roba una moto de policía.
10. Los detectives Mossberg y Weatherby encuentran en el maletero del coche de policía robado por el T-1000, al policía que éste mató a su llegada el presente. El policía está vestido con su uniforme, indicando que la ropa que lleva el T-1000 no es real, si no una copia creada por el terminator. Tras el descubrimiento, llegaría junto a los policías el turista del centro comercial, que tomó fotos del T-800.
11. La pesadilla nuclear de Sarah era inicialmente diferente. Igualmente llega a un parque infantil y se observa a si misma, pero la escena prevista era que bajo el parque infantil aparecía un silo de misiles, los cuales son lanzados y el fuego de su ignición arrasaba con el parque, quemando vivas a la personas que allí se encuentran. Esta escena fue modificada por la finalmente vista en la película porque habría resultado muy costosa.


12. Después de que Sarah, John y el T-800 se hayan marchado del rancho de Salceda, el T-1000 llega al lugar. Salceda se enfrenta a él, pero el T-1000 lo atrapa y convierte sus dedos en un arma afilada, los cuales  clava de forma sucesiva en el cuerpo del hombre y le dice, "sé que esto duele. ¿Dónde está John Connor?" Salceda busca con su mano una caja llena de granadas y se vuela a si mismo por los aires, para llevarse al terminator por delante. El T-1000 sobrevive, aunque pierde su cabeza. Después que reabsorberla, el T-1000 va a por la mujer de Salceda, quien ha observado todo lo sucedido. El terminator agarra a su bebe y la interroga, entonces ella le cuenta a donde se fueron John y los demás.



13. En una versión anterior del guión, toda la parte del rancho en el desierto era diferente, en ella se incluía el personaje de Travis Gant, el ex boina verde que John menciona en una escena y con el que él y su madre habían vivido durante un tiempo. En esa versión, Salceda es uno de los hombres de Gant. Sarah, John y el terminator llegaban al rancho de Gant y ella le pedía ayuda para salir del país, además de armas y munición. Gant no quería ayudarla, pero Sarah para demostrarle que toda la historia del juicio final es cierta, le disparaba al T-800 a la cabeza, sin que éste se inmutase. Gant decide ayudarles y después mantiene con Sarah una conversación íntima. Antes de marcharse, Gant habla con John y el T-800, y le dice al terminator que cuide de John. Además la escena incluida en la versión del director, en la que el T-800 trata de sonreír sucedía durante esta conversación. Después que John y el terminator vayan tras Sarah, quien se dispone a matar a Dyson, el T-1000 hacía acto de presencia. Primero se hacía pasar por la pareja de Gant e intentaba sacarle información atravesándole el cuerpo con agujas que creaba con sus dedos y mano, pero Gant no soltaba ni prenda y se inmolaba con una granada. El T-1000 perdía la cabeza y la reabsorbía a través de su mano. Uno de los hombres de Gant, lo presenciaba todo y disparaba al T-1000, al final el terminator le sacaba el paradero de los protagonistas antes de matarlo.
14. Originalmente en la segunda planta de Cyberdyne había tres guardas de seguridad y uno de ellos tenía alrededor de su cuello la segunda llave, que abre la cámara de seguridad. John utilizaba al T-800 para asustarle y conseguir que les diese la llave.
15. Estaba previsto que la muerte de Dyson fuera un poco diferente. Él tenía sobre sus piernas una foto de su familia, la cual miraba durante sus últimos segundos de vida, después tenía una visión de ellos en medio de un infierno nuclear y antes de hacer detonar los explosivos se los imaginaba felices corriendo a cámara lenta.
16. La persecución entre la camioneta y el helicóptero era más larga e incluía un momento en el que el helicóptero seguía a los protagonistas por el interior de un túnel y provocaba varios accidentes de coche.


 

VALORACIÓN
En el momento de su estreno, Terminator 2: El juicio final fue lo más grande que jamás hubiéramos visto, era la película más espectacular de la historia, nosotros lo sabíamos y sus creadores también. Es difícil describir el enorme impacto que la película causó en su momento, decir que fue la película de 1991 es quedarse corto.
Estábamos ante una película más grande que la vida, que redefinió el concepto de blockbuster, el film de acción más influyente de la década, que de paso demostró hasta donde podía llegar la tecnología en el cine, pero lo mejor de ella era que no se conformaba con ser un mero fuego de artificio, era algo más.
Además la película elevaba las apuestas con respecto al film original. Si en aquel teníamos un terminator, aquí tenemos dos. Si el terminator de la primera parte era peligroso, el nuevo lo es el doble. Los correctos efectos visuales de la primera, pasaron a convertirse en los mejores jamás vistos en una pantalla de cine. Y del reducido presupuesto de la primera, se pasó al mayor de la historia.
Y está repleta de escenas memorables, seguro que no te llevaría más de unos segundos pensar en 4 ó 5 escenas que hayan quedado para la posteridad.

Tras T2 no había en el cine mayor estrella que Schwarzenegger, con esta película el actor llegó a la cima de su carrera. Y es que el T-800 le sienta como anillo al dedo al actor austriaco. Además la evolución del personaje resulta muy interesante, comienza siendo una simple máquina de matar, que poco a poco se va humanizando, aprendido gracias a John, el valor de la vida humana. Pequeños detalles muestran ese cambio, como por ejemplo, su uso durante la primera parte de la película de gafas de sol, que no permiten ver sus ojos, mostrándolo como un ser frío, gafas que posteriormente dejará de usar, reflejando su humanización.
John también tiene su evolución a lo largo de película, al principio nos cuesta creer que ese pequeño delincuente juvenil sea el salvador de la humanidad, toda una leyenda. Pero conforme avanza la película vemos en él al hombre que llegará a ser, como toma decisiones, planea estrategias, controla a su madre, como lleva la iniciativa en muchas ocasiones pese a su corta edad y se muestra como todo un líder. Furlong está más que convincente en su papel.
Linda Hamilton fue quien se llevó los mayores elogios del reparto principal, suyo es el personaje más complejo de la función y la actriz estuvo a la altura de las circunstancias, volcándose en cuerpo y alma. La evolución de Sarah Connor de la primera parte a ésta es ya icónica, (muy como Ripley en Aliens, pero en plan psicótica), no resulta forzada y lleva al personaje a otra dimensión. Es verla convertida en una máquina de matar, con la única misión de guiar a su hijo para así salvar a la humanidad, lo que la convierte en una de las mayores heroínas que haya dado el cine, porque vemos en ella a un ser roto, que ha hecho lo necesario para sobrevivir, cargando un peso enorme sobre sus hombros y que lo ha sacrificado todo (incluso su cordura). Pero principalmente vemos a una madre que quiere a su hijo por encima de cualquier cosa y que haría lo que fuera por él, podemos empatizar con esa idea, nos sentimos identificados con ella, nos da pena por un lado y nos encanta ver lo dura que es por otro. Sarah Connor es otro terminator más, pero uno con alma. 


Hay ciertos detalles del guión que me gustan, como que al comenzar la película no sabes que terminator es el bueno y cual el malo, si no tienes conocimientos sobre la misma, no lo descubrirás hasta el tiroteo en el centro comercial. También me gusta esa peculiar dualidad, de Sarah convertida en un terminator y curiosamente el terminator se haya humanizado. Y sobre todo, me encanta que la película trate de un crío que tiene su propio terminator, con un planteamiento así, es imposible que no nos gustase la película.


Más allá de tratar sobre dar un toque de atención a la humanidad sobre los peligros de la escalada armamentística y de la dependencia de la tecnología, creo que la película trata sobre una familia desestructurada, con un hijo adolescente del que se espera demasiado y que se encuentra perdido, una madre enloquecida, incapaz de transmitir sus sentimientos, pero que haría lo que fuera por su hijo y un robot asesino que se convierte en la figura paterna de la que el niño siempre ha carecido. Son imperfectos, pero juntos son capaces de todo, incluso de salvar al mundo.
Todas las escenas de acción son todas brillantes, sólo la persecución del canal debería figurar en todos los manuales de como se filma una secuencia de este tipo. Pero la película da el do de pecho en sus 40 minutos finales, donde una escena de acción sucede a la siguiente, sin dar un respiro al espectador y que aún a día de hoy siguen siendo de lo mejor que haya dado el cine de acción.
Le encuentro pocos defectos a la película, tal vez el mayor es como el T-1000 desaparece de la historia durante el segundo acto, haciendo que su amenaza se reduzca. Deberían haber incluido alguna escena suya más siguiéndoles el rastro a los protagonistas, para mantener su constante presencia.
Una cosa que no tiene explicación es como el T-1000 logra viajar atrás en el tiempo. En la primera parte Reese explica que sólo organismos vivos pueden viajar en el tiempo. El T-800 puede hacerlo porque está cubierto de tejido vivo, pero el T-1000 es de metal líquido, por lo que carece de tejido alrededor de su cuerpo. ¿Entonces cómo puede hacerlo? Al parecer estaba previsto mostrar como el T-1000 viajaba dentro de una especie de caparazón de carne, pero finalmente decidió descartarse porque temieron que fuera confuso para el público y simplemente se mostró su llegada en off. Aunque eso fuera cierto, entonces ¿por qué aparece desnudo a su llegada al presente? No necesitaría estar desnudo para realizar el viaje y si tampoco tiene tejido vivo a su alrededor, no tiene sentido que aparezca así. Pero nada de eso se explica y se crea así un agujero argumental.
Otra duda más. ¿Qué sucede con el brazo del T-800 pierde en un engranajes de una máquina? ¿Será encontrado y la historia se volverá a repetir? Es simplemente un cabo suelto, que queda sin resolver.
Como secuela, se puede considerar a la película un cuasiremake de la primera parte, donde se vuelven a repetir varias situaciones ya vistas en aquella (el viaje atrás en el tiempo de un villano y un héroe, el T-800 haciéndose por las malas con la ropa de un motero/pandillero, un terminator paseándose en un coche de policía, las pesadillas futuristas de Sarah, el terminator imitando la voz de otra persona por teléfono, la persecución constante a los protagonistas, el T-800 irrumpiendo en un edificio con un vehículo tras espetar un "Volveré", la batalla final en una fábrica tras una persecución en la que se involucra un camión, el T-800 perdiendo su brazo izquierdo). Viene a ser una versión amplificada del film de 1984, pero estas similitudes le restan puntos a la película, al no resultar tan original como la anterior. Pero no se puede negar que al mismo tiempo se insufla nueva vida a su universo, llevando a la historia por nuevas direcciones y aportando cosas originales (el T-1000, el T-800 reprogramado para proteger a John, Sarah Connor convertida en una máquina de matar, John Connor como un adolescente, la misión de intentar cambiar el futuro) y se mejoran otras (los efectos visuales, el diseño de producción).
Personalmente si tengo que elegir entre la versión del director y la versión estrenada en cines, me quedo con esta última, aunque las escenas añadidas son interesantes (como la de la extracción del chip), en general no aportan demasiado a la trama (el sueño de Sarah con Reese, la paliza que le propinan a ella en Pescadero, el T-800 aprendiendo a sonreír) y se pierde un poco del gran ritmo que tiene la película original.
Y en comparación con la primera parte, siempre he considerado a Terminator, una película superior a Terminator 2, su guión está más trabajado y guarda ideas más rompedoras, además es más oscura, adrenalítica, violenta y sucia. Y juega a su favor, que hay tantas escenas que de algún modo se repiten en la segunda parte, que la convierten en un film mucho más original.
Como comentaba previamente, James Cameron tuvo que dejar fuera ciertas escenas por limitaciones presupuestarias, es decir, al director no le fue suficiente el mayor presupuesto de la historia para poder llevar a cabo sus ideas, creo que eso refleja a la perfección el espíritu de la película. Cameron es el verdadero responsable de todo lo bueno que tiene la película y gracias a él podemos disfrutar de una de las mejores experiencias cinematográficas que nos haya dado el cine, esa montaña rusa que conocemos como Terminator 2: El juicio final.

 
TENGO DATOS PRECISOS
En el momento de su estreno fue la tercera película más taquillera de todos los tiempos, por detrás de E.T., el extraterrestre y La guerra de las galaxias.
La historia tiene lugar entre el 8 y 9 de junio de 1995.
La película incluye una explosión nuclear como otras películas de James Cameron como Aliens (1986) o Mentiras arriesgadas (1994). En Abyss (1989) había armas nucleares, aunque no se producía ninguna explosión.
Hasta la fecha, es la única segunda parte en ganar un Oscar, sin que la primera fuera ni siquiera nominada.
La idea de destruir el edificio de Cyberdine Systems, para evitar la guerra en el futuro, ya estaba presente en Terminator (1984), pero Cameron decidió cortar la escena. El director dijo que se alegró de haber eliminado esa escena porque es la base de toda Terminator 2.
Las fotos que muestran el ataque a la comisaría del T-800 en Terminator (1984) no están tomadas de aquella película. Para conseguirlas tuvieron que filmar de nuevo la escena (un único plano), construyendo el set de un pasillo y caracterizar de nuevo a Schwarzenegger como en la primera entrega.
James Cameron hizo campaña (sin éxito) para que Linda Hamilton fuera nominada al Oscar a la mejor actriz.
Se usaron 11 cámaras simultáneas para filmar la explosión del edificio de Cyberdyne.
Hasta la fecha el T-1000 es el único de todos los terminators de la saga del que no se muestra su punto de vista subjetivo.
Hasta el estreno de Matrix reloaded (2003) ostentó el récord de ser la película con mayor recaudación en el fin de semana de su estreno para una película calificada R (haciéndose con 52.306.548 de dólares).
Según James Cameron la escena de los créditos iniciales donde se ve un parque en llamas, fue filmada a 300 fotogramas por segundo.
Cuando rodaron la escena en la que el T-800 le cuenta a Sarah Connor la historia de Miles Dyson y Skynet, Schwarzenegger estaba leyendo sus frases en una tarjeta pegada en el parabrisas del coche.
Linda Hamilton aprendió a forzar cerraduras para la escena en la que abre una con un clip. 
La fecha del juicio final de la película es el 29 de agosto de 1997.
Los rodajes de las películas de James Cameron son famosos por lo duros que llegan a ser para los miembros del equipo. Fue a raíz del rodaje de Abyss (1989) cuando se creo la costumbre por parte del equipo hacer camisetas con frases en referencia a dicha experiencia con Cameron. La camiseta de Terminator 2: El juicio final ponía: "Terminator 3: No conmigo".
Arnold Schwarzenegger dice 700 palabras en toda la película. En la primera parte decía aún menos, sólo 74.
Como muchos ya sabréis, el famoso "Sayonara, baby" de la versión española fue una traducción libre del original "Hasta la vista, baby", cambiado para mantener el tono del one-liner.
Se requirió de dos tomas para rodar la escena en la que el furgón irrumpe en el edificio de Cyberdyne, para evitar que el furgón derrapase demasiado tuvieron que rociar el suelo con adhesivo.
En la primera parte era Kyle Reese quien le decía a Sarah Connor el famoso "Ven conmigo si quieres vivir", en esta película es el T-800 quien se lo dice, cuando la rescata en Pescadero.
El diseñador de sonido Gary Rydstrom añadió algunos rugidos de león a los sonidos del camión, que conduce el T-1000 por el canal, para darle un punto extra de amenaza. Y a los sonidos de la Harley, que conduce el T-800, le añadieron los de un tigre, para darle un poco de carácter.
Los efectos visuales de la acería fueron tan convincentes, que los antiguos trabajadores de la planta (que llevaba cerrada más de 10 años) creyeron que estaba en marcha de nuevo.
La escena de la "medicación forzada" (incluida en la versión del director) tuvo que ser filmada varias veces, porque el actor Ken Gibbel no golpeaba a Linda Hamilton correctamente con su porra. La actriz se enfadó con Gibbel por estropear la escena repetidas veces. Pero cuando rodaron la escena en la que ella le golpea con el palo de una escoba, Hamilton le atizó de verdad.
Tras rodar la película Schwarzenegger afirmó que nunca volvería a interpretar a otro villano, pero en 1997 interpretaría a Mr. Freeze en Batman y Robin.
La película ocupo el 8º puesto en la lista del American Film Institute de "Los 10 mayores films de ciencia ficción" en junio de 2008.
La frase del T-800 de la escena final "Ten, yo no puedo autoterminarme. Debes bajarme hasta la caldera", fueron añadidas en post-producción, ya que después de los pases de prueba, el público no entendía porque el terminator necesitaba que Sarah le ayudase para destruirse.
Según James Cameron, la calle donde se rodó la escena del bar de moteros no sólo fue la misma en la que cuatro policías de Los Angeles golpearon a Rodney King, si no que además estaban filmando la misma noche de la paliza (el 3 de marzo de 1991).
Una transeúnte sin querer se introdujo en el set y entró en el bar de moteros creyendo que era real. Allí se encontró a Arnold Schwarzenegger en calzoncillos, al ver la situación preguntó que estaba sucediendo, a lo que el actor le respondió que era noche de strippers masculinos.
En el guión original, el primer encuentro entre John y el T-1000 tenía lugar en un parque de atracciones.
Requirió tres tomas capturar de forma perfecta el momento en el que el helicóptero se estrella en la autopista.
La placa de identificación que lleva el T-1000 cuando se hace pasar por policía pone "Austin", como referencia a la productora Stephanie Austin. La hija de Robert Patrick también se llama Austin.
Las bombas de la gasolinera en la que paran los protagonistas llevan el logotipo de "Benthic Petroleum", que era la compañía petrolífera dueña de plataforma de perforación submarina de Abyss (1989), también dirigida por James Cameron.
Los gritos que oímos cuando el T-1000 muere son de James Cameron.
Se repite una de las marcas de la serie, el T-800 pierde su brazo izquierdo y tiene que moverse valiéndose del derecho.
Los artistas de maquillaje mezclaron lubricante "K-Y Jelly" en el maquillaje de Schwarzenegger cuando el T-1000 está en modo normal, para que su piel tuviera un aspecto ligeramente sintético. "K-Y Jelly" es usado comúnmente como lubricante sexual.
La escena en la que el T-800 se reinicia a si mismo en la acería, después de que el T-1000 lo de por muerto, no estaba incluida en el guión. Cameron se dio cuenta mientras editaba la película, que el público no entendería como el T-800 podía aparecer para su enfrentamiento final con el T-1000. El director contactó con Schwarzenegger, quien estaba visitando a Bruce Willis por las vacaciones de Navidad, para que regresase para filmar dicha escena. Cosa que así hizo el actor.
Se eliminaron los planos más explícitos, de la escena en la que el T-800 se corta el brazo para enseñárselo a Dyson.
El T-800 es el único personaje que aparece en la lista de 100 héroes y villanos del "American Film Institute" tanto en la lista de héroes (por Teminator 2: El juicio final) como en la de villanos (por Terminator).
El body count de la película asciende a 16 muertos. El T-800 no es responsable de ni una sola muerte, por lo que cumple la promesa que le hace a John, de no matar a nadie.
Hay varios cameos en la película, Joel Kramer, coordinador de dobles, es el guarda de Pescadero al que Sarah golpea antes de atrapar al Dr. Silberman. El co-guionista William Wisher Jr. es el turista que fotografía al T-800 en el centro comercial. La mujer que está al lado de Wisher es Maryellen Aviano, la doble de Linda Hamilton. Van Ling, coordinador de efectos visuales, aparece como uno de los asistentes de laboratorio de Dyson.
Dalton, el hijo de Linda Hamilton de veintiún meses, dio vida a John Connor en la escena del sueño de Sarah en el parque infantil. Y el enorme Sven-Ole Thorsen, habitual en las películas de su amigo Schwarzenegger, es uno de los guardas del centro comercial.
Y en pequeños papeles podemos encontrar a actores por aquel entonces desconocidos como, Nikki Cox (serie Infelices para siempre) es una de las niñas a las que el T-1000 pregunta por John y Dean Norris (serie Breaking bad) que interpreta al líder del equipo SWAT.
Los golpes metálicos del tema principal de la película compuesto por Brad Fiedel, fueron creados por el compositor golpeando sus propias sartenes de hierro fundido.
Para la escena de la lucha entre los dos terminators en la acería, el decorado fue cubierto con goma para que los actores no se hiciesen daño.
El efecto de sonido usado para la escopeta del T-800, es realmente el de dos cañones.
Los terminators vistos en el comienzo de la película eran animatronics totalmente funcionales.
Para rodar la persecución de la moto, el doble de Edward Furlong, que era una persona adulta más grande que el joven actor, tuvo que usar una moto de mayor tamaño que la que montaba Furlong, para mantener la ilusión de la proporción. 
Cuando el T-800 habla con el T-1000 por teléfono haciéndose pasar por John, le dice que su perro se llama Wolfie, cuando en realidad se llama Max. James Cameron tuvo un perro llamado Wolfie.
Cuando Sarah camina al lado de la piscina en la casa de Dyson, las aguas se mueven agitadamente, esto se hizo para crear un efecto dramático en la escena.
James Cameron afirmaba que los terminators nunca parpadean en toda la película. Esto es cierto salvo por dos excepciones, cuando el T-800 se sube a la moto al comienzo de la película, parpadea cuando el dueño del bar de moteros dispara al aire la escopeta. Y al T-1000 se le puede ver parpadear, cuando dispara a John y al T-800 en el centro comercial.
El T-1000 tiene cuatro brazos mientras pilota el helicóptero. Dos para pilotarlo y dos para disparar y recargar la ametralladora.

Más de 300.000 metros de película fueron filmados y revelados.
Por causa del maquillaje que Schwarzenegger lleva en la parte final de película, para mostrar las heridas recibidas por el T-800, el actor estaba ciego de un ojo.
En la escena del centro comercial, el T-800 lleva una escopeta oculta en una caja de rosas. La canción principal de película, "You Could Be Mine", estaba interpretada por el grupo Guns N' Roses.
La escena del centro comercial se filmó realmente en dos centros comerciales distintos, el Northridge Fashion Center en Northridge (Los Ángeles) sirvió para los exteriores y los interiores se filmaron en el Santa Monica Place Mall de Santa Monica (Los Ángeles). El primero fue en parte destruido tras el terremoto que sufrió la ciudad en 1994.
En la versión original, el T-1000 le espeta un "Get out!" (fuera) al piloto del helicóptero, que era lo mismo que el T-800 le decía al compañero del camionero en una escena similar de Terminator (1984).
Como comentaba previamente, la película fue en su momento la más cara de la historia, cosa que Cameron repetiría y se superaría a sí mismo, con Mentiras arriesgadas (1994) y Titanic (1997).
Robert Patrick ha interpretado en 4 ocasiones al T-1000, en Terminator 2: El juicio final (1991), Wayne's world ¡Qué desparrame! (1992), El último gran héroe (1993) y Terminator 2 3-D: Batalla a través del tiempo (1996), este último un corto creado para los parques de atracciones de Universal Studios.
El edificio de Cyberdyne era una estructura de dos pisos en Fremont (California) y se construyó un tercer piso falso para la película.
Inicialmente estaba previsto que el T-800 usaría una ametralladora MAC-10 para la secuencia en la que dispara a la policía, pero al final Cameron se decantó por la GE M134 Minigun vista en Depredador (1987). Este tipo de ametralladora dispara 6000 balas por minuto, pero la usada por el terminator se modificó para que disparara menos de 2000, para que fuera visible en la película.
Al final de la película el T-800 dice "Necesito unas vacaciones", frase que Schwarzenegger ya había dicho en Poli de guardería (1990), por lo que se creyó que ésta había sido improvisada por el actor, pero realmente estaba escrita en el guión.
La frase "Hasta la vista, baby" ocupó el puesto 76 de la lista de "Las 100 mayores citas de películas de todos los tiempos" del American Film Institute.
El videojuego al que juega John en el centro comercial es el "Missile Command", el cual se basa en proteger una base, de los misiles que le son lanzados. Según cuenta el T-800, el objetivo para Skynet era ser un sistema de defensa militar.
Gary Rydstrom creó efectos de sonido para la película de la forma más inverosímil. Por ejemplo, para el sonido del T-1000 pasando a través de unos barrotes, Rydstrom grabó como una comida para perros salía lentamente de la lata. Y para el sonido de las balas impactando en el T-1000 simplemente le dio la vuelta a un vaso de cristal y lo estrelló contra un recipiente lleno de yogur. Y cuando el mismo terminator se transforma o fluye como si fuera mercurio, el sonido metálico se consiguió con la pulverización de un spray para la limpieza de polvo dentro de una mezcla de harina y agua, con el micrófono sumergido en la sustancia viscosa.
Para crear el metal líquido del T-1000 se utilizó una sustancia artificial que necesitaba estar a baja temperatura para mantener la densidad adecuada, debido al frío que había en el set de rodaje, los actores debían ser rociados con sudor falso entre tomas.
En la escena en la que John roba dinero de un cajero automático, usa un ordenador portátil Atari Portfolio, el cual fue lanzado en 1989.
Cuando el presupuesto de la película comenzó a crecer sin remisión, los ejecutivos de la Carolco, con el fin de mantener el presupuesto controlado, sugirieron eliminar algunas escenas, como la persecución de la moto. Hablaron con Schwarzenegger para que convenciera a Cameron, pero el actor se negó diciéndoles, "sólo un tío de un estudio cortaría una escena como esa."
Cuando el T-800 entra en el bar de moteros, en su punto de vista detecta a un Harley Davidson "Fatboy" y un agente carcinógeno en el humo de cigarro.
El psiquiátrico para criminales de Pescadero se situó en un centro médico abandonado de Lakeview Terrace. Los residentes del lugar realizaron protestas frente a él, hasta que se dieron cuenta que era un set de rodaje.
Durante la escena incluida en la versión del director, en la que el terminator interpretado por Schwarzenegger es reiniciado por Sarah, descubrimos que pertenece a la serie 800, modelo 101 y versión 2.4.
El equipo de efectos visuales tuvo que incluir la lesión de fútbol de Robert Patrick al T-1000 digital.
Para rodar las escenas del T-1000 conduciendo el camión y que Patrick sólo se preocupase de actuar, se modificó el camión colocando el volante al lado derecho y después se hizo un espejo de la imagen. Para que todo funcionase, el conductor del camión iba oculto manejando el verdadero volante y Patrick llevaba un uniforme de policía creado como un espejo de uno auténtico. En un momento, filmaron sin querer una señal y al invertir el plano, quedó al revés, para corregirlo y mantener el realismo de la escena, invirtieron digitalmente el texto de la señal.
Los extras del bar en el que irrumpe el T-800 eran verdaderos moteros, para dar una mayor sensación de autenticidad a la escena.
Los miembros del equipo SWAT que asaltan Cyberdyne, eran auténticos SWAT.
La pieza que utiliza Dyson para detonar los explosivos en Cyberdyne, es un trozo del procesador en el que había estado trabajando y que rompe en una de las escenas incluidas en la versión del director.
Chuck Tamburro, el piloto que hizo las escenas de riesgo en el helicóptero, es quien interpreta al piloto que el T-1000 lo echa del helicóptero.
En las escenas nocturnas se pueden ver las calles mojadas, fue una decisión tomada para poder iluminar las escenas con poca luz.
Aunque Linda Hamilton se sometió a un duro entrenamiento, a su hermana gemela, Leslie Hamilton Gearren, sólo se le requirió que fuera al gimnasio unas horas a la semana.
El rodaje de la película se extendió durante 8 meses, el de la primera parte duro sólo 6 semanas.
James Cameron explicaba así el porqué de los fallos de funcionamiento que sufre el T-1000 (que son más patentes en el director's cut), "sentí que tenía que tener algo que fuera equivalente a la primera película, cuando el terminator es tiroteado, pierde partes y lo aplastan, pero sigue siendo una amenaza."
Fue la primera película en usar ordenadores personales para crear efectos especiales.
Los genitales de Robert Patrick fueron "borrados" digitalmente, en la escena en la que mata al policía a su llegada al presente, pero en las ediciones de vídeo de la película estos volvieron a aparecer.
Todo el cableado eléctrico para iluminar la escena de la persecución con el camión de nitrógeno líquido fue robado. Por falta de tiempo para reemplazarlo, el equipo tuvo que pedirlo prestado o alquilar el cableado suficiente para iluminar los 8 kilómetros de autopista.

Labels: ,