Sunday, September 25, 2016

Directores de una película

Creo que el titulo del post deja claras las intenciones del artículo, hablar sobre directores que sólo filmaron una película en toda su carrera. Todas fulgurantes, algunas dejaron obras geniales y otras estrepitosas. Conozcamos diez casos de quienes fueron directores por un día.

1. Andrew Sipes: Caza legal (1995)
Este guionista televisivo (Spenser, detective privado y El ecualizador), sólo dirigió esta película de acción al servicio de William Baldwin y Cindy Crawford. Tras el estrepitoso fracaso de su única película, Sipes se centró en realizar negocios relacionados con software informático y parece que le va bastante bien, por lo que nada hace pensar que vaya a volver al cine.

2. Charles Laughton: La noche del cazador (1955)
El protagonista de Testigo de cargo inició y finalizó su carrera como director con esta película y viendo los resultados, es una lástima que no se prodigase más detrás de las cámaras, ya que es una absoluta obra maestra. Siempre se dijo que Laughton no volvió a dirigir debido a las malas críticas que recibió La noche del cazador, pero al parecer, las causas se debieron simplemente a que prefería dirigir en teatro, un medio mucho más libre y del agrado del británico.

3. Eddie Murphy: Noches de Harlem (1989)
Siempre se ha considerado a Noches de Harlem un fracaso de taquilla, aunque logró recaudar 95.900.000 de dólares a nivel mundial, una cifra excelente para su época. Murphy intentó crear una versión negra de El golpe, pero sorprendentemente la película falla en su lado cómico, algo que cuesta comprender, dado su reparto lleno de grandes actores cómicos. El propio Murphy reconoció que no prestó demasiada atención a su trabajo como director y que estaba más preocupado en donde se celebraba la siguiente fiesta. 

4. Joe Alves: Tiburón 3: El gran tiburón (1983)
Alves había sido el diseñador de producción de las dos primeras entregas de Tiburón y su única experiencia en la dirección tuvo lugar durante Tiburón 2, como director de segunda unidad. Inicialmente Tiburón 3 se desarrolló como una parodia de la propia saga de título "Jaws 3, People 0", con guión de John Hughes y con Joe Dante asignado como director. Verna Fields, editora de la primera parte y vicepresidenta de producción de la Universal, se puso en contacto con Alves para que intentará evitar el desastre. Al final consiguió hacerse cargo de la dirección de la película dado su interés en dar el salto como director y desarrolló un nuevo guión con Richard Matheson (que sería posteriormente reescrito por otros guionistas). Lo más irónico es que la película resultante es una comedia involuntaria, con unos pésimos efectos 3D, que han quedado para la historia. Pese a no funcionar mal en taquilla, la película es un desastre. Está claro que Alves no era el hombre adecuado para el puesto y nunca volvió a colocarse detrás de las cámaras.

5. Joe Charbanic: Juego asesino (2000)
Aquí una historia curiosa. Charbanic era amigo de Keanu Reeves y falsificó la firma del actor en un contrato forzándole a participar en la película que deseaba dirigir. Reeves, quien no tenía ningún interés en hacer la película y que no podía demostrar la falsificación, prefirió participar en Juego asesino antes que verse inmerso en una larga batalla legal. Si eso no fuera lo suficientemente desagradable, su papel, previsto como un mero cameo, fue extendido para darle un mayor protagonismo. Además se utilizó la implicación del actor como reclamo para atraer a otras estrellas (James Spader y Marisa Tomei) y conseguir un presupuesto mayor del previsto inicialmente. Y para rematar, Reeves descubrió que por participar en la película ganó 1,5 millones de dólares menos que su compañero Spader. El actor firmó (esta vez sí) una clausula que indicaba que no podía sacar a la luz nada de esto hasta pasado 1 año desde el estreno de la película en los Estados Unidos. Lógicamente Reeves se negó a promocionar la película, la cual fue un fracaso de crítica y taquilla. Tal vez todo esto expliqué porque Charbanic no ha vuelto a dirigir otra película.

6. Kerry Conran: Sky Captain y el mundo del mañana (2004)
Conran consiguió dirigir su (hasta la fecha) única película, gracias a su corto de 6 minutos The World of Tomorrow, el cual realizó íntegramente en su apartamento y al que dedicó 4 años para completarlo. El corto impresionó tanto al productor Jon Avnet, que le propuso a Conran convertirlo en una película. El director primerizo contó con un presupuesto de 70 millones de dólares y un reparto de lujo (Jude Law, Gwyneth Paltrow y Angelina Jolie) para llevarlo a cabo. La película fue todo un hito, al ser la primera en ser filmada completamente en pantalla azul con decorados generados íntegramente por ordenador. Este homenaje a los seriales de ciencia ficción de los años 30, resultó ser un gran fracaso de taquilla, y desde entonces poco se ha sabido de Conran, algún anuncio y cortometraje, pero nada de cine, puede que regrese en el mundo del mañana.

7. Marlon Brando: El rostro impenetrable (1961)
Inicialmente la película iba a ser dirigida por Stanley Kubrick, pero el choque de egos entre Brando y Kubrick, implicó la salida del director del proyecto. Fue entonces cuando el actor tuvo que asumir las riendas de la película, encargándose él mismo de las tareas de dirección. Y lo cierto es que su trabajo fue sobresaliente. El actor hizo gala como director, del mismo perfeccionismo que lo hizo famoso en la interpretación. Sacó de quicio a la Paramout por sus continuos retrasos, quien al final recortó su metraje de cinco horas a dos, tal vez esa fue la razón por la que nunca volvió a dirigir, quien sabe, igual había un gran director en él.

8. Saul Bass: Sucesos en la IV fase (1974)
El maestro de los títulos de crédito (entre los que se hayan Psicosis, Espartaco o Alien) en su única incursión como director cinematográfico (aunque se encargó de varios cortos y documentales). Algo más que una monster movie al uso, Sucesos en la IV fase se adentra en la corriente del cine de ciencia ficción adulto y crítico de los 70. Sin ser perfecta, posee un gran poder visual y demuestra que Bass podría haber sido un excelente director, y eso que el estudio no se lo puso fácil, ya que eliminó el final previsto por Bass (que era lo mejor de la película), dejando a ésta mutilada y la cual carecía ahora de sentido. La película fue un fracaso, pero con el paso de los años y tras ser recuperado el final original, la película se ha convertido en una película de culto.

9. Stephen King: La rebelión de las máquinas (1986)
El habitante más popular de Maine se decidió a probar suerte en la dirección, adaptando "Camiones", uno de sus relatos cortos. Sólo hay que ver el resultado de la película para saber porque King no se ha vuelto a poner detrás de las cámaras. Esta pésima película de camiones con vida propia que siembran el caos, fue dirigida por King estando hasta arriba de cocaína y sin saber lo que estaba haciendo. El rey del horror perpetró uno de los mayores horrores del cine.

10. Tom Stoppard: Rosencrantz y Guildenstern han muerto (1990)
El guionista de Shakespeare enamorado y Brazil hizo su única contribución como director con esta película, basada en su propia obra teatral. Stoppard llegó a convertirse en el director de la película, simplemente porque tras entrevistar a varios directores para el puesto, terminó considerando que tal vez debería ser él quien la dirigiese. "Al menos el director no tendría que estar preguntándose que quería decir el autor. Simplemente parecía que yo sería la única persona en tratare a la obra con la necesaria falta de respeto," declaraba Stoppard. Y seguramente estaba en lo cierto, la película mantiene el tono cómico y absurdo de la obra original. Aunque Stoppard no descartó repetir en la dirección, lo cierto es que nunca ha vuelto a dirigir otra película.

Saturday, September 03, 2016

Sospechosos habituales

"El mejor truco que el diablo inventó fue convencer al mundo de que no existía."

Este artículo contiene spoilers, leer sólo si se conoce la identidad de Keyser Söze.

Cinco criminales son detenidos por la policía, tras ser interrogados, comienzan una asociación y a realizar varios trabajos juntos. Pronto descubrirán que anda tras ellos un peligroso criminal, casi legendario, llamado Keyser Söze.


CINCO CRIMINALES
El origen de la película vino de una imagen simple e icónica, ideada por el director Bryan Singer y el guionista Christopher McQuarrie, el póster de un grupo de cinco hombres en una rueda de reconocimiento, que sería acompañado por la frase promocional "Todos vosotros podéis ir al infierno". De esa sencilla idea partió Sospechosos habituales (The Usual Suspects, 1995). Y su título surgió de una forma también curiosa, McQuarrie lo tomó de una columna de la revista Spy llamada "The usual suspects", frase extraída de Claude Rains en Casablanca, y que el guionista pensó sería un buen título para una película.
McQuarrie tuvo el primer borrador de Sospechosos habituales listo en dos semanas, pero llegó a escribir hasta nueve versiones del guión durante cinco meses, hasta dar con el definitivo. El guionista escribió el libreto mientras trabajaba en la sala de copias de un bufete de abogados de Los Angeles. Y fue allí donde se le ocurrió que el villano contase toda la historia sacándola de un tablón de anuncios, algo que sucedió cuando se sentó frente a uno (en aquel momento ya llevaba escritas 50 páginas del guión).
McQuarrie y Singer dieron el guión a todas aquellas personas que conocían y respondieron a todas sus preguntas por ridículas que fueran, para afinar el libreto lo máximo posible y que no quedara ninguna fisura en él. "Teníamos que estar seguros de cubrir bien nuestros culos," afirmaba el guionista.
A la hora afrontar la dirección de la película, Singer se marcó a si mismo varias directrices de como rodarla, éstas fueron, "Uno, filma en Scope y literalmente expande la pantalla. Dos, contrata actores que sean diferentes y llamativos. Tres, crea una rica y temática partitura. Cuatro, crea imágenes que sean icónicas. Y cinco, ten un narrador."
Singer le ofreció el proyecto a más de 50 productoras y posibles inversores, pero fue continuamente rechazado por todos. Al final, lo que hizo que la producción saliera adelante, fue la participación de Chazz Palminteri, quien aceptó dar vida al policía Dave Kujan. El actor sólo tenía dos semanas disponibles, de modo que si querían hacer la película con él, los productores tenían que darse prisa. Esto funcionó y la película fue financiada por PolyGram y Spelling Films, quienes pusieron los 6 millones de su presupuesto.

LOS SOSPECHOSOS HABITUALES
Kevin Spacey había quedado tan impresionado con la opera prima de Singer, Public Access (1993), que le dijo al director, durante el "Festival de Cine de Sundance" de 1993, que quería estar en su siguiente película. Singer se tomó ese ofrecimiento muy en serio y contó con él para Sospechosos habituales. El papel de Verbal Kint se escribió con Spacey en mente y puede decirse que el resto es historia. Lo curioso es que cuando Singer y McQuarrie le enviaron el guión, no le dijeron que papel era para él y Spacey se interesó por interpretar a Keaton o Kujan, aunque se sintió intrigado por Verbal, su instinto iba por buen camino. El actor se tomó muy en serio su papel, por ejemplo, para dar vida a un tullido de la forma más precisa posible, se reunió con médicos y expertos en parálisis cerebral para discutir como podría afectar a su interpretación. No contento sólo con eso, llegó a pegarse los dedos de su mano izquierda para hacer más realista la parálisis que sufre el personaje y también limó sus zapatos para que parecieran los de una persona con cojera.
Spacey fue quien trajo a Gabriel Byrne al proyecto, le conoció en una fiesta y le pidió que hiciera la película. Tras leer el guión el protagonista de Muerte entre las flores, rechazó la oferta porque no creyó que sus responsables pudieran llevarlo a cabo. Después de una reunión con Singer y McQuarrie, se convenció de hacerlo gracias a la visión y entusiasmo demostrado por ambos.
Michael Biehn fue la primera elección para interpretar a McManus y le ofrecieron el papel, pero tuvo que rechazarlo por su compromiso anterior con la película Jade (1995). Fue entonces cuando le ofrecieron el papel a Stephen Baldwin, que era la segunda opción. El pequeño de los Baldwin estaba cansado de hacer películas independientes que no cumplían sus expectativas, esa fue la razón principal por la que aceptó participar en Sospechosos habituales.
Benicio Del Toro también entró en el proyecto gracias a Spacey, quien lo recomendó tras haber trabajado juntos en El factor sorpresa (1994). El actor puertorriqueño se hizo con el personaje de Fenster y eso que inicialmente estaba previsto que fuera interpretado por un actor de mayor edad. Del Toro originalmente hizo una audición para el papel de McManus, pero le dijo a Singer que tenía una idea para interpretar a Fenster. Basándose en un personaje de la película Atraco perfecto (1956), que hablaba toda la película con los dientes apretados, pensó que sería interesante que Fenster hablase de forma inteligible, dado que, "no importa lo que tenga que decir, así que puedo llevar esto realmente lejos y hacerle incomprensible," declaraba el actor. Singer estuvo de acuerdo con esto, ya que según admitiría, "su único propósito es morir." Además de darle el papel a Benicio, el director llegó a escribir un par de líneas para potenciar la peculiar forma de hablar de Fenster.
A Kevin Pollack le llegó el guión a través de su agente y tras vencer a otros dos actores en una audición, se hizo con el papel de Hockney. El actor reconoce que aún a día de hoy, el de Sospechosos habituales sigue siendo el mejor guión que ha leído.
El papel de Kujan fue escrito con Chazz Palminteri en mente, pero durante el plazo de tiempo que no estuvo disponible, se le ofreció a Christopher Walken, Clark Gregg, Robert De Niro y Al Pacino. Quien estuvo más cerca de aceptar fue Pacino, pero conflictos de agenda con Heat (1995) no le permitieron hacerlo. Al final Palminteri estuvo disponible por dos semanas, tiempo suficiente para rodar sus escenas.
El resto de sospechosos habituales que forman parte del reparto son, Pete Postlethwaite (Kobayashi), Suzy Amis (Edie Finneran), Giancarlo Esposito (Jack Baer), Dan Hedaya (Jeff Rabin), Paul Bartel (Smuggler), Clark Gregg (Dr. Walters) y Peter Greene (Redfoot).
Dado el bajo presupuesto de la producción, todos los actores cobraron sueldos inferiores a sus cheques habituales para poder participar en la película, algo que seguro hicieron de buen gusto.

RODAJE
Cuando la producción estaba cerca de comenzar, Byrne se echó para atrás por causa de la separación con su mujer, la también actriz Ellen Barkin. Byrne no quería abandonar Los Angeles, ciudad en la que vivía, para poder estar con sus hijos. Para mantenerlo en la producción, Singer modificó todo el calendario de rodaje para adaptarlo a su protagonista, rodando la mayor parte de la misma en Los Angeles. Así la producción tuvo lugar durante 33 días en la ciudad angelina y 2 en Nueva York, entre el 13 de junio de 1994, al 29 de julio del mismo año.
El interrogatorio de Kujan a Verbal fue lo primero que se rodó de la película, se hizo a lo largo de cinco días para así adaptarse al calendario de Palminteri.
Muchos momentos de la película surgieron de la improvisación. El ejemplo más claro es la escena de la rueda de reconocimiento, aunque ésta guarda bastante sentido del humor, originalmente estaba escrita de una forma seria. A la hora de rodar, las cosas no salieron según lo previsto, por lo que Singer comenzó a perder la paciencia, tras varios intentos de filmar la escena, sin dar con la toma correcta, pero toda la tensión se rompió en el momento en el que Benicio Del Toro se tiró un pedo, haciendo que los actores no pudieran aguantar la risa. Al final fueron esas tomas cómicas, las que Singer mantuvo en el montaje final.
Tampoco estaba previsto que Redfoot le diera en el ojo a McManus cuando le tira su cigarrillo, la idea era que le golpeara en el pecho, pero un error de puntería de Peter Greene hizo que el cigarrillo acabara en un lugar inesperado. Singer decidió dejar ese momento en el montaje final.
En la escena del interrogatorio, el diálogo entre el policía ("Se que estuviste en Queens la noche del secuestro" ) y Hockney ("¿De verás? Yo vivo en Queens. ¿Lo has deducido tú solito Einstein?") también fue improvisado.
Y la peculiar forma de hablar de Fenster provocó también reacciones que no estaban previstas. De hecho Singer animó a todos los actores a improvisar reacciones exageradas ante su peculiar forma de hablar. Eso igual explica el, "¿qué has dicho?", que Hockney le suelta a Fenster en la escena de la celda y que no estaba prevista en el guión, fue una reacción real de Pollack al no entender lo que decía Benicio. Como en la escena de la rueda de reconocimiento, en la que un policía (en realidad Christopher McQuarrie) suelta al ladrón un, "en mi idioma, por favor", que tampoco figuraba en el guión.
Stephen Baldwin y Kevin Pollack iniciaron durante el rodaje de esta película una larga enemistad, aunque ambos reconocían que no recordaban realmente como empezó, puede ser debida, según declaró Pollack, a que Baldwin, metido en su personaje de MacManus, intentaba intimidar al resto de actores fuera de cámara. Y por su parte, Baldwin declaró que se sentía intimado por Pollack.
Cuando rodaron la escena del tiroteo en los muelles, las autoridades recibieron una llamada anónima diciendo que en el barco epicentro del clímax final, había drogas o armas. De modo que, la ATF (Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos) hizo una redada en el barco y cerró la producción. Al final todo se solucionó cuando uno de los productores despertó al alcalde y consiguieron un permiso para seguir rodando.
El montaje de la película terminó dos semanas antes de los previsto, pero según Singer, "la película tenía una especie de bajón al final, durante la gran revelación". Estaba claro que Verbal era Söze, pero según el director el público no lo sentiría como algo visceral, de modo que se le ocurrió hacer un montaje mostrando a Verbal como el villano a través de imágenes y sonidos en paralelo a la revelación que sufre el personaje de Kujan, quedando así la escena perfecta.
Aunque cueste creerlo, los actores no sabían la auténtica identidad de Keyser Söze, Singer les hizo creer a todos que eran el villano y por eso la sorpresa de Byrne fue mayúscula cuando en el primer pase descubrió que no era Söze y su reacción fue tal, que tuvo una discusión con Singer durante media hora.
Los ejecutivos de Gramercy Pictures, encargada de la distribución de la película en los Estados Unidos, estaban preocupados porque el público no supiera pronunciar el nombre de Keyser Söze, de modo que lanzaron una campaña con el eslogan, "¿Quién es Keyser Söze?", antes del estreno de la película, a lo que se sumaron anuncios de televisión para instruir a la gente como decir su nombre.
La película se llevó al Festival de Sundance en enero de 1995 y después se proyectaría fuera de concurso en el Festival de Cannes en mayo del mismo año, cosechando buenas críticas y comenzando así a fraguarse su fama. De ahí daría el salto a la distribución a salas de cine, estrenándose en Estados Unidos el 15 de septiembre de 1995. La película fue un correcto éxito de taquilla recaudando en los Estados Unidos 23.341.568 de dólares y otros 11.107.788 en el resto del mundo.
Pero el verdadero éxito fue el crítico, pronto se convirtió en una de las producciones del año, como lo atestiguan los múltiples galardones recibidos, entre los que destacan los dos Oscars recibidos en las únicas categorías a las que estaba nominada, mejor actor secundario (Kevin Spacey) y mejor guión original (Christopher McQuarrie). Además de una nominación a los Globos de Oro en la categoría de mejor actor secundario (Kevin Spacey). Dos premio BAFTA al mejor montaje (John Ottman) y mejor guión original (Christopher McQuarrie). Dos premios Saturn a la mejor película de acción/aventura y mejor música (John Ottman). En los Independent Spirit Awards ganó en las categorías de mejor actor secundario (Benicio Del Toro) y mejor guión (Christopher McQuarrie). Y el Boston Society of Film Critics Awards le concedió el premio al mejor actor secundario (Kevin Spacey).

VALORACIÓN
En Sospechosos habituales presenciamos dos películas, dos realidades, la del interrogatorio que Kujan somete a Verbal y la historia que éste le cuenta al policía. Una es real y la otra no. Y es que el gran acierto de la película, es que toda ella es un relato narrado por una persona de dudosa credibilidad y una vez descubrimos el giro final, no sabemos cuanto hay de cierto en lo que ha contado. Y lo que lo hace más genial, es que eso limpia de un plumazo todos los posibles agujeros argumentales e incongruencias que pueda haber en la película, ya que prácticamente la única información que tenemos es dada por Verbal y éste nos lleva siempre por donde quiere.
Todos los actores están fantásticos, algunos tienen papeles con los que lucirse como Spacey y Byrne. Otros saben aportarles personalidad como Del Toro, Baldwin y Palminteri. El único que no destaca es Pollack, quien simplemente está correcto, el actor poco puede hacer con el personaje más desdibujado del quinteto principal.
Está claro que el que se lleva la palma es Spacey, en una de esas interpretaciones que hacen historia. No sólo como se caracteriza como el tullido de Verbal, si no lo brillante que resulta cuando al final de la película se revela como el villano. Fue a partir de esta película que el actor empezó a construir su prestigio.
La película es una auténtica maravilla, un prodigio de narrativa cinematográfica. Algo que consigue sustentándose en recursos clásicos, como son la puesta en escena, montaje, interpretaciones, fotografía, guión y música. Y la película destaca en cada uno de esos apartados.
Pero si ésta ya es buena de por si, aún queda la guinda del pastel, su genial giro final (uno de los mejores de la historia del cine), donde se revela la identidad de Keyser Söze, un momento que ya es un clásico del cine, sólo con ese momento la película se gana el cielo. Dicho giro no sólo funciona por su efecto shock, si no que además mejora la película. Cuando hacemos un segundo visionado de la misma, ésta sigue funcionando de maravilla y además apreciamos cosas que estaban ahí la primera vez, pero que no percibimos entonces.
Y es que ese final dejó huella, después de Sospechosos habituales se sucedieron un gran número de películas con giros sorpresa, como El sexto sentidoLas dos caras de la verdadEl club de la luchaMementoArlington Road o El protegido, los cuales se convirtieron en toda una moda.
Pequeños detalles nos hacen pensar que cualquiera puede ser Keyser Söze. Desde Hockney (la forma en como empuña la pistola es igual a la de Söze al principio de la película), pasando por Verbal (mata a sangre fría a Saul y además es el hombre del plan tras el golpe al servicio de taxis) y sobre todo Keaton (la película siempre nos quiere hacer creer que es el villano, dada la ambigüedad del personaje).
Tal vez hay alguna incongruencia en el plan del villano. ¿Por qué Söze se expone tanto para acabar con la única persona que puede reconocerlo? Al final consigue que otro testigo lo identifique, además Kujan también conoce su rostro, como después lo hará el resto de la policía. Supongo que la justificación es que los villanos también comenten errores y como Verbal dice, una vez todo termine desaparecerá para siempre y nunca volverán a saber de él.
Otra forma de verlo es que Söze juega con la policía, como quien mueve fichas en un tablero. Simplemente sabe que se saldrá con la suya y manipula a todos a su alrededor porque puede, por que le divierte. Sólo quiere ver como arde el mundo. Lo que no hace más que elevar la maldad del personaje hasta cotas inimaginables.
No es de extrañar que podamos ver a Söze como el mismísimo diablo (de hecho, existen varias referencias al ángel caído a lo largo de la película), el mal puro caminando entre los hombres, corrompiéndolos, robando, manipulando, mintiendo, matando y haciendo que maten por él. Un diablo del mundo moderno, cercano, enigmático y aterrador.
Sospechosos habituales es un excelente film policíaco, que sabe enganchar a cada escena y donde nada es lo que parece. No deja de ser un relato realmente clásico, pero contado de una forma totalmente moderna. Lo confirman su estructura en forma de puzzle o su espíritu de romper las normas escritas, como que su narrador sea un mentiroso.
Es un ejercicio de estilo, un relato de suspense, una película de acción, una historia de gangsters, una thriller policial, un neo-noir, es todo eso y mucho más, pero principalmente es una obra maestra, una de las películas que han definido a fuego el cine moderno. Tan mítica e icónica como el propio Keyser Söze.

CURIOSIDADES
El número de muertos en pantalla asciende a 17.
En la escena del hospital, la enfermera de detrás del mostrador está interpretada por la madre de Bryan Singer.
Gabriel Byrne y Stephen Baldwin nacieron el mismo día, el 12 de mayo.
Al Pacino declararía que el papel de Dave Kujan, era el que más se arrepentía de haber rechazado en su carrera.
A Clark Gregg también se le ofreció el papel de Kujan, pero al final terminó interpretando al Dr. Walters.
A lo largo de la película (y en su versión original) la palabra "fuck" y sus derivaciones son utilizadas 98 veces.<
El orden en el que Keaton les entrega al resto de protagonistas los sobres de Söze con sus historiales, es el mismo orden en que los personajes morirán.
El abrigo y el sombrero de Keyser Söze pueden verse colgados en el camarote de Arturo Marquez.
Las esmeraldas robadas, eran auténticas piedras preciosas cedidas a la película.
Antes que le permitan salir de la comisaria, a Verbal  Kint le devuelven sus pertenencias, entre ellas un reloj y un encendedor, ambos de oro. Anteriormente se ve a Keyser Söze usando ambos.
La famosa frase que dice Verbal Kint, "el mayor truco del diablo fue convencer al mundo de que no existía", se repetiría en El fin de los días (1999), película en la que también trabajaban Gabriel Byrne y Kevin Pollak. Por su parte, McQuarrie y Singer desconocían que esta frase perteneciese al poeta francés Charles Baudelaire.
Kevin Spacey tuvo que leer el guión dos veces cuando lo recibió por primera vez, para asegurarse que lo había entendido completamente.
La inspiración de Christopher McQuarrie para crear a Keyser Soze fue John List, un asesino real, que después de matar a su familia desapareció durante 17 años.
El malogrado actor Chris Farley visitó el set cuando la producción se movió a Nueva York durante dos días.
Cuando Verbal Kint cae al suelo durante su interrogatorio con Kujan dice, "lo hice, maté a Keaton", pero como Kujan habla al mismo tiempo y más alto, no se llega a apreciar.
Al final de la película cuando Keaton es asesinado, Verbal corre y se oculta detrás de una pila de cuerdas. La cámara avanza lentamente hacia las mismas y Verbal nunca vuelve a salir. A la hora de rodar la escena, Singer le dijo a Spacey que se parará detrás de los neumáticos colocados antes de las cuerdas, de esa forma Verbal no podría verse oculto por éstas, ya que realmente no hay nadie detrás de las cuerdas, ni nunca lo hubo.
A Christopher Walken, Tommy Lee Jones, Jeff Bridges, Charlie Sheen, James Spader, Al Pacino y Johnny Cash les ofrecieron el papel de Redfoot. al final éste recayó en Peter Greene.
Christopher McQuarrie sacó los nombres de todos los personajes de la película, de una firma de abogados y una agencia de detectives, en las que trabajó cuando era joven.
Christopher McQuarrie eligió el apellido de Söze de un diccionario inglés-turco.
Bryan Singer se empeñó en que Gabriel Byrne se vistiese con abrigo y sombrero para mostrarle como Keyzer Söze en un breve plano, porque es un gran fan de Muerte entre las flores (1990), película protagonizada por Byrne y donde lleva una indumentaria similar.
Estaba previsto que Keyser Söze se llamase originalmente Keyser Sume, por el antiguo jefe de Christopher McQuarrie. Éste permitió que su ex-jefe leyese el guión, quien le pidió que cambiase el nombre del personaje, ya que no quería estar asociado a un villano tan malvado.
Cuando Spacey ganó el Oscar como actor secundario por esta película, dijo al aceptar el premio, "bueno, sea quien sea Keyser Söze, os digo que va a estar gloriosamente borracho esta noche." 
El guionista Christopher McQuarrie tiene dos cameos, El primero, sólo de voz, como el policía que interroga los cinco delincuentes al principio de la película. Y el segundo tiene lugar al final de la película, puede vérsele al fondo del plano en el que Chazz Palminteri busca a Verbal Kint. Aparece riéndose y mirando a cámara, tal vez como un guiño al público por haberles engañado.
Estaba previsto que en la secuencia inicial Keaton colocara una bomba en el barco, la escena fue filmada, pero finalmente cortada del montaje final. Esa es la posible razón por la que Keaton le pregunta a Söze, "dime que hora es." Debido a un cambio de última hora, todos los planos del barco explotando se rodaron en el patio trasero de la casa de Bryan Singer.
Es más, 30 primeros planos de la película se rodaron en el patio trasero de la casa de Singer (entre otros, aquellos de los pies de Söze, cuando éste tira un cigarrillo o el del esqueleto quemado).
Según Brian Synger, el apodo de Verbal es una pista para descubrir que es Keyser Söze. En la película se explica que Söze es de madre turca y padre alemán y de acuerdo con el director, en una mezcla de alemán y turco, Keyser Söze podría traducirse como Rey Charlatán.
Cinco actores interpretaron a Keyser Söze. Kevin Spacey y Gabriel Byrne son mostrados brevemente como el villano en planos casi subliminales. El Söze con melena del flashback en Turquía, recayó en uno de los asistentes de la película, que fue elegido porque le era imposible enderezar los codos, lo que le daba una imagen surrealista. El compositor John Ottman es quien da vida a Söze cuando enciende un cigarrillo con un mechero. Y los pies de Söze eran en realidad los de Bryan Singer.
El compositor John Ottman fue quien hizo la respiración de Verbal desde detrás de las cuerdas en la escena de los muelles.
Durante su hora del almuerzo, Christopher McQuarrie compuso la trama de la película a partir de un tablón de anuncios, que había en la oficina de abogados en la que trabajaba.
De los cinco protagonistas, Verbal Kint es el único que no se muestra como es detenido para aparecer en el reconocimiento policial.
Los nombres de Keyser Söze y Kevin Spacey empiezan por las mismas letras (K y S).
Sospechosos habituales fue el quinto guión escrito por Christopher McQuarrie y el segundo en ser filmado.
En un momento de la película Kujan pone un ejemplo sobre como saber cual de los sospechosos de un asesinato es el culpable, según él se les pone juntos durante una noche y a la mañana siguiente el que esté durmiendo es el culpable, porqué sabe que lo han detenido y por lo tanto baja la guardia. Kobayashi descubre que Hockney fue quien robó el camión con las armas y en la escena de la celda, cuando todos los personajes están juntos, Hockney es el único que duerme.
Existe otra pista que nos indica que fue Hockney el responsable de ese golpe. La frase que les hacen decir a los protagonista en la rueda de conocimiento incluye (en la versión original) la palabra "cocksucker". Hockney utiliza la misma palabra durante el interrogatorio al que es sometido después.
Benicio Del Toro describía a Fenster como un "Negro chino puertorriqueño judío."
En la escena del asalto al joyero en el parking, Hockney le cuenta a Fenster una broma sobre una chica desnuda en el asiento trasero de un coche. El final de la broma puede oírse más tarde, cuando dos húngaros (hablando en su idioma) salen del edificio de los muelles antes del tiroteo final.
McQuarrie escribió la escena de apertura un año antes de ponerse con el guión de Sospechosos habituales. Fue una idea para abrir una película a la que estuvo dando vueltas durante un tiempo.
El golpe a la compañía de taxis fue escrita como una escena nocturna, pero Singer consideró que la película necesitaba más escenas de día y por eso fue cambiada. La escena se filmó en un sólo día en la ciudad de Los Angeles, aunque tiene lugar en Nueva York.
McQuarrie trabajó como guardaespaldas de joyeros, lo que inspiró la escena del golpe al joyero. 
El personaje de Redfoot estaba escrito originalmente como alguien más excéntrico, una vez Peter Greene fue contratado, el personaje se volvió más normal.
El plano de McManus en lo alto del ascensor, después de matar a los guardaespaldas de Kobayashi, fue filmado realmente en un aparcamiento.
Se ve que Peter Greene no tiene buena puntería, porque aparte de darle en el ojo con un cigarrillo a Stephen Baldwin, también le dio en los testículos a Spacey rodando la escena en el que le tira una bolsa con cocaína. Spacey siguió la escena aguantando el dolor.
Durante el interrogatorio en el hospital al húngaro superviviente, el interprete traduce mal una palabra clave. El húngaro utiliza la palabra "pasas" que significa "tío o tipo", pero el interprete cree que dice "paquete".
McQuarrie inicialmente estuvo en contra de la contratación de Benicio Del Toro como Fenster, ya que él había ideado a un actor de mayor edad para el papel. Una vez vio a Benicio en el set, cambió de idea.
Al fondo del plano en el que Kobayashi es apuntado con una pistola en la cabeza, puede verse el edificio donde McQuarrie pasó su tiempo escribiendo el guión de esta película.
El American Film Institute la situó en el puesto nº 10 de su lista de "Las 10 mejores películas de misterio".
Keyser Söze siempre dispara dos veces cuando mata a alguien.

Labels: ,

Sunday, August 21, 2016

Traducciones imposibles de títulos (II)

Una nueva colección de películas traducidas como sólo en España puede hacerse, es decir, donde cualquier parecido con el título original es pura coincidencia.

Primero aparecerá el título original de la película, después su correcta traducción y después su traducción al "España style". Mi preferida es la número 59.

51. A Shot in the Dark (Un disparo en la oscuridad): El nuevo caso del inspector Clouseau
52. Altered States (Estados alterados): Viaje alucinante al fondo de la mente
53. Bridesmaids (Damas de honor): La boda de mi mejor amiga
54. Broken City (Ciudad rota): La trama
55. C'era una volta il West (Érase una vez en el oeste): Hasta que llegó su hora 
56. Castaway (Naufrago): Robinson Crusoe por un año
57. Dominick and Eugene (Dominick y Eugene): La fuerza de un ser menor
58. Don't Look Now (No mires ahora): Amenaza en la sombra
59. Down to You (Debajo de ti): Esta chica me pone 
60. First Blood (Primera sangre): Acorralado
61. Flesh+Blood (Carne + sangre): Los señores del acero
62. Freaky Friday (Viernes raro): Ponte en mi lugar
63. Fun with Dick and Jane (Diversión con Dick y Jane): Roba bien sin mirar a quién 
64. Funny People (Gente divertida): Hazme reír 
65. Guilty as Sin (Culpable como el pecado): El abogado del diablo
66. Heaven Help Us (Que el cielo nos ayude): Curso del 65
67. Lean on Me (Apóyate en mí): Escuela de rebeldes 
68. Local Hero (Héroe local): Un tipo genial
69. Meet Dave (Conoce a Dave): Atrapado en un pirado
70. Men at Work (Hombres trabajando): Dos chalados y un fiambre 
71. Mr. Smith Goes to Washington (El Sr. Smith va a Washington): Caballero sin espada
72. My name is Bruce (Mi nombre es Bruce): Posesión demencial
73. Observe and Report (Observar e informar): Cuerpos de seguridad 
74. Olympus Has Fallen (Olimpo ha caído): Objetivo: La Casa Blanca
75. One Hour Photo (Foto en una hora): Retratos de una obsesión
76. Out of Sight (Fuera de vista): Un romance muy peligroso
77. Over the Hedge (Por encima del seto): Vecinos invasores
78. Per qualche dollaro in più (Por algunos dólares más): La muerte tenía un precio 
79. Physical Evidence (Evidencia física): Contra toda ley
80. Rosemary's Baby (El bebé de Rosemary): La semilla del diablo
81. Running with Scissors (Corriendo con tijeras): Recortes de mi vida
82. Say Anything... (Di algo...): Un gran amor
83. Something's Gotta Give (Alguien tiene que ceder): Cuando menos te lo esperas
84. Sunset Boulevard (Sunset Boulevard): El crepúsculo de los dioses 
85. That's My Boy (Ese es mi chico): Desmadre de padre
86. The Bedroom Window (La ventana del dormitorio): Falso testigo 
87. The Ghost and the Darkness (El fantasma y la oscuridad): Los demonios de la noche
88. The Jerk (El imbécil): Un loco anda suelto
89. The Liberation of L.B. Jones (La liberación de L.B. Jones): No se compra el silencio
90. The Mechanic (El mecánico): Fríamente... sin motivos personales
91. The Naked Jungle (La selva desnuda): Cuando ruge la marabunta
92. The Osterman Weekend (El fin de semana de Osterman): Clave: omega
93. The Pacifier (El pacificador): Un canguro superduro
94. The Presidio (El Presidio): Más fuerte que el odio 
95. The Shawshank Redemption (La rendención de Shawshank): Cadena perpetua
96. The Spanish Prisoner (El prisionero español): La trama
97. Tinker Tailor Soldier Spy (Calderero sastre soldado espía): El topo 
98. Weird Science (Ciencia extraña): La mujer explosiva
99. Why Me? (¿Por qué yo?): A mí que me registren
100. Young Doctors in Love (Jóvenes doctores enamorados): Los locos del bisturí

Y mención especial a S.O.B., traducida en España como S.O.B. Sois Honrados Bandidos.

Artículos anteriores:

Labels:

Monday, August 01, 2016

Depredador

"Si sangra, podemos matarlo."

Este artículo contiene spoilers, no leer si no se quiere conocer partes esenciales de la trama de la película.

Un equipo de las fuerzas especiales es enviado a la selva centroamericana en misión de rescate, una vez en el lugar, son cazados por un ser extraterrestre que mata por deporte.

CAZADOR
Aunque pueda resultar chocante, el origen de Depredador (Predator, 1987) surgió de una broma. En los tiempos del estreno de Rocky IV (1985) había una broma circulando por Hollywood, que decía que a Rocky Balboa ya no le quedaban oponentes a los que enfrentarse y que su próximo contrincante sería extraterrestre, un combate a 10 asaltos entre Rocky y E.T. Los guionistas Jim y John Thomas se tomaron esa broma muy en serio y la utilizaron como punto de partida para escribir un guión, cuyo título fue "Hunter". El guión le fue entregado a Joel Silver en 1985, para su desarrollo en la Fox.
Silver no perdió el tiempo y se lo ofreció a Arnold Schwarzenegger, quien aceptó a cambio de un cheque de 3 millones de dólares (su sueldo más alto hasta la fecha). Al actor austriaco le interesó el proyecto porque, "siempre había hecho películas en las cuales encarnaba a un hombre solo contra el sistema, el solitario que se enfrenta contra muchos enemigos armados, de ahí que tuviera ganas de hacer una que fuera como Grupo salvaje o Los siete magníficos, donde pudiera aparecer en medio de un puñado de hombres parecidos a mí y no yo solo."
El primer director considerado para el proyecto fue el neozelandés Geoff Murphy (El único superviviente), pero el finalmente elegido fue John McTiernan, hasta aquel entonces director de una única película, la historia sobrenatural Nómadas (1986). Silver, Lawrence Gordon, John Davis y Schwarzenegger decidieron contratar al director, según declaraba el actor austriaco, porque "lo que distinguía a McTiernan era la tensión que mantenía en una película que costó menos de un millón, pensamos que debía ser muy talentoso si podía crear ese tipo de atmósfera con tan poco dinero."
El propio director confesaba que lo que le atrajo del film fue que, "siempre había soñado con hacer una película de aventuras en la tradición de los años cuarenta. Depredador es un film excitante, un film con la clase de suspense que a mí me gusta. Reúne todos los elementos que me gusta encontrar en una película: Epopeya, horror, todo envuelto por una dimensión sobrenatural. El guión me hizo pensar en algunas viejas películas de guerra y contenía ciertos elementos de humor que el cine de antaño tampoco hubiese despreciado, sobre todo lo relativo a esos superhombres y esos gigantes poderes terroríficos."
Varios compromisos de Schwazenegger hicieron que el comienzo del rodaje se retrasara de finales de enero de 1986 a abril del mismo año. Esto permitió a Silver que el guionista David Webb Peoples (Blade Runner) hiciera una reescritura del guión.
El reparto, marcadamente masculino, fue compuesto principalmente por actores corpulentos y musculosos, con un pasado militar. El propio Schwarzenegger había servido durante un año en el ejercito austriaco.
Carl Weathers fue siempre la primera elección para interpretar a Dillon, McTiernan quería a un verdadero actor para trabajar contra Schwarzenegger y el director luchó para conseguirlo.
Fue Schwarzenegger quien recomendó a Jesse Ventura para dar vida a Blain, tras su entrevista para conseguir el papel, tal y como recordaba el actor austriaco dijo a los demás, "no creo que exista la menor duda de que deberíamos trabajar con este tipo. Es un hombre rana de la Marina, es un luchador profesional y tiene buen aspecto. Es grande y tiene una voz profunda y maravillosa, muy viril." Dicho y hecho, Ventura fue contratado.
Para el papel de Mac se contrató a Bill Duke, quien ya había participado en Commando (1985) con Schwarzenegger, otra producción de Joel Silver.
Sonny Landham, que había pasado tres años en el ejército, fue contratado para interpretar a Billy con una condición impuesta por la compañía de seguros, un guardaespaldas debería estar con él constantemente, pero no para proteger al actor, si no para proteger al resto de personas de él, ya que tenía una muy mala reputación de meterse en peleas en bares y en alborotos de todo tipo.
Como McTiernan y Silver querían tener a un guionista en el set, contrataron a Shane Black para el papel de Hawkins. Black había escrito Una pandilla alucinante y Arma letal, esta última otra producción de Joel Silver. A McTiernan le gustó su estilo y quiso tenerlo en el equipo por si necesitaba hacer rescrituras en el guión durante el rodaje. Al final Black sólo aportó al guión los chistes que cuenta su personaje.
Richard Chaves nunca llegó a realizar una audición para el papel de Poncho, simplemente habló durante una hora con McTiernan contándole su vida y cuatro días después el papel era suyo. Seguramente el hecho de ser un veterano de guerra, que había servido en Vietnam, le ayudó a conseguirlo.
El resto del reparto se completó con los nombres de Elpidia Carrillo en el papel de Anna, R.G. Armstrong como el General Phillips y Kevin Peter Hall dando vida al Depredador.

RODAJE
La filmación comenzó el 14 de abril de 1986, con un calendario previsto de 14 semanas de rodaje. La fotografía principal tuvo lugar en Palenque (México), en auténticas localizaciones de la selva mexicana. Aunque la escena inicial de la llegada de los protagonistas en helicóptero, se hizo en Puerto Vallarta. Se usaron dos cascadas diferentes para la escena en la que Dutch cae por una. Ambas estaban cerca de Palenque, la primera de nombre Misol Ha (usada para el momento del salto y el final de la secuencia) y la segunda son las Cascadas de Agua Azul (una serie de pequeñas cascadas por las que pasa Dutch en mitad de la escena).
Las condiciones del rodaje fueron todo un desafío para el equipo. Rodar en la selva mexicana conllevó todo lo esperado, altas temperaturas, humedad sofocante, terreno escabroso, sanguijuelas, arañas y serpientes. "Físicamente, Depredador fue una de las cosas más difíciles que jamás he hecho," afirmaba Richard Chaves, una idea generalizada por todo el equipo. Kevin Peter Hall llegó a decir, "no era una película, era una historia de supervivencia para todos nosotros."
Las escenas nocturnas se filmaron a temperaturas muy bajas, lo cual fue un problema para Schwarzenegger, sobre todo en el tercio final de la película, cuando se tuvo que aplicar barro frío y húmedo por todo el cuerpo (en realidad arcilla de cerámica). La arcilla enfrió su cuerpo varios grados y eso le hizo temblar sin parar. Trataron de calentarle con lámparas, pero secaban la arcilla, de modo que, el actor no las usó demasiado. Schwarzenegger bebió Jagertee, una mezcla de licor, para calentarse, pero sólo consiguió emborracharse.
Hasta la comida era peligrosa, como pudo comprobar la mayoría del reparto y del equipo, quienes sufrieron diarrea, ya que en el hotel donde se hospedaban tenía problemas con la purificación del agua. De todo el equipo sólo se salvo McTiernan, quien evitó todo lo posible la comida en México, lo que le hizo perder cerca de 11 kilos. Incluso el fornido Schwarzenegger se puso enfermo por comer comida de la calle en Puerto Vallarta, después de eso llegó a filmar una escena con una botella de suero en el brazo, pero aprendió la lección y evitó la comida del lugar.
Las complicaciones no se quedaron ahí. McTiernan se rompió la muñeca tras caerse desde un árbol, pero siguió trabajando en la película, según confesaría tiempo después, le daba vergüenza admitir que se había herido. El especialista que dobló a Schwarzenegger, en la escena que Dutch cae por una cascada, se dañó una rodilla al rodar dicha escena. Y la primera semana de rodaje el sindicato local llenó el set con 300 trabajadores que poco a nada tenían que hacer, a McTiernan no le quedó más remedio que mandar a la mitad a sus casas, eso sí, pagándoles su sueldo.
Para conseguir que la camaradería entre sus "soldados" fuera lo más real posible, McTiernan les hizo someterse a un duro entrenamiento. Primero en Los Angeles durante seis semanas y después en México, donde les hizo levantarse todas las mañanas a las seis para entrenar juntos con armas, hacer ejercicio y someterse a entrenamiento militar. Además hicieron uso de comunicación mediante señales militares, tal y como se ve en la película. McTiernan quería que todos tuvieran la oportunidad de conocerse, se desarrollaran como grupo y superaran juntos algo duro.
Aunque las condiciones del rodaje no fueran lo más favorable posibles, se creó un buen entendimiento entre los actores y síntoma de ello, eran las continuas bromas que había en el set. Schwarzenegger fue el blanco de algunas por estar próxima su boda con Maria Shriver. Mientras rodaban una escena de acción en la que Schwarzenegger debía gritar "¡Al suelo!", Jesse Ventura escondido detrás de los árboles decía "Sí quiero, sí quiero". Lo que hizo que todos se partiesen de risa, todos menos McTiernan. Schwarzenegger no se quedó atrás a la ahora de gastar bromas y con la ayuda de unos especialistas pusieron arañas en la camisa de Joel Kramer (el doble de Schwarzenegger) y llenaron de serpientes su mochila. En otra ocasión Schwarzenegger y otros miembros del equipo llenaron de ranas la habitación de Richard Chaves. Para devolverle la broma, Chaves aprovechó un momento en el que el actor austriaco tomaba el sol en calzoncillos, para rociarle con agua y sacarle una foto, la cual tras ser revelada en un tamaño gigante, se la dio a Maria Shriver como regalo de boda.
La boda de Schwarzenegger y Maria tuvo lugar en medio del rodaje. El actor intentó retrasarlo unas semanas para evitar que coincidiesen, pero Silver tenía miedo que el rodaje tuviera lugar durante la temporada de lluvias, por lo que el protagonista de Desafío total se encontró rodando en Palenque, 48 horas antes de su boda. Incluso para poder llegar a tiempo a la cena de ensayo, el actor tuvo que alquilar un jet. Schwarzenegger se perdió los preparativo finales, cosa que no le gustó a su futura esposa. El propio actor reconocía que tenía más en mente la película, que su propia boda. El enlace tuvo lugar el 26 de abril, seguida de una luna de miel de tres días en Antigua, mientras el rodaje proseguía con tomas de segunda unidad, tras lo cual Schwarzenegger volvió al set.
Se hicieron varios cambios con respecto al guión original. Inicialmente en el clímax de la historia, Dutch encontraba en la selva la nave del Depredador (vista en la apertura de la película), en cuyo interior estaban los trofeos que el alien había conseguido por todo el universo (idea que parcialmente se recuperó en Depredador 2). Dutch volaba por los aires la nave cuando el Depredador trataba de escapar. Al final tuvo que descartarse por razones de tiempo y dinero.
McTiernan quería que el equipo llegara a la selva realizando un salto en paracaídas, Dutch ponía su pistola en la cabeza del piloto y le obligaba a pasar por la zona de salto, después corría hasta la rampa trasera, cogía un paracaídas y saltaba. McTiernan lo descartó, a cambio de no mostrar un plano del interior de la nave del Depredador.
Y según contaba Sonny Landham, Billy no tenía una forma prevista de morir en la película, fue él quien sugirió que el personaje se quedará atrás para enfrentarse al Depredador sólo con un machete, tras arrojar su ropa.
Uno de los hermanos Thomas soñó con un hombre cromado dentro de una esfera, que reflejaba todo su alrededor haciéndole invisible y que sólo es visible cuando está en movimiento. De ahí surgió la idea del camuflaje del Depredador. Y para hacerla realidad se le encargó a la compañía R/Greenberg Associates, bajo la dirección de Joel Hynek. La forma de conseguirlo fue creando una imagen repetida en un patrón de ondas con la forma del cuerpo del Depredador. Esto se hizo antes que existiera la tecnología de procesamiento digital y todo se hizo ópticamente usando métodos fotoquímicos.
R/Greenberg Associates también se encargó de los planos de la visión térmica del alienígena, de su sangre resplandeciente y efectos de descargas eléctricas.
Los efectos visuales adicionales fueron obra de la compañía Dream Quest Images, cuya mayor aportación fue la secuencia inicial del Depredador llegando a la Tierra.
Y para el diseño de la criatura se quiso contratar a Rick Baker, pero estaba ocupado con el rodaje de Bigfoot y los Henderson (1987), película en la que también participaba Kevin Peter Hall, quien terminaría dando vida al Depredador. Al final se contrató a Richard Edlund y a su productora Boss Films, según Schwarzenegger por razones presupuestarias, ya que la compañía de Edlund sólo cobró 750.000 dólares por crear a la criatura.
El tiempo de pre-producción fue muy corto, de tan solo 8 semanas, lo cual provocó problemas con el diseño de la criatura. El diseño original del Depredador era totalmente distinto al finalmente visto en la película. Éste fue entregado a Boss Films por McTiernan, según la creación de un diseñador de producción, y tal y como recordaba Steve Johnson, técnico de efectos visuales de la película, los diseños "eran terribles. [...] Les dije que no funcionaría." Querían un personaje con piernas reptilianas que se doblaran hacia atrás, unos brazos largos y desproporcionados y una cabeza sobre un cuello muy largo, a lo que había que sumar el filmar en plena selva, en unas condiciones climatologías muy extremas. El fracaso estaba garantizado.
Como es de sobras conocido, Jean-Claude Van Damme era originalmente el responsable de dar vida al Depredador. Aunque según contaba el actor, antes del rodaje le habían explicado que el vestuario del monstruo sería más sencillo, "me dijeron que iba a estar en una malla apretada y con un maquillaje mitad-humano, mitad animal en mi cara." Pero eso distó mucho del verdadero traje que tuvo que llevar, "requería de 20 minutos para ponerlo, era de una goma gruesa y no podía ver nada, sólo había un pequeño trozo por el que respirar. Necesitaba cables para mover mi mandíbula y cabeza y era difícil mantener el equilibrio."
En un momento del rodaje le pidieron al actor que diera un gran salto con el traje puesto y él se negó a hacerlo, "les dije 'Es imposible [desde esa altura]. Conozco mis limitaciones y me romperé las piernas'," recordaba el actor. Según explicaba Van Damme, consiguieron a un especialista para hacer el salto y terminó rompiéndose una pierna.
Para las escenas de camuflaje se utilizó un traje de color rojo (que haría contraste con el verde de la jungla) y que en post-producción daría invisibilidad al personaje. No era fácil rodar en plena jungla con el traje puesto y Van Damme lo odiaba y según contaba Steve Johnson, el actor creyó que el traje usado para crear el efecto de invisibilidad era el verdadero aspecto que el alien tendría en la película. Esto fue desmoralizando al actor, pero sobre todo, el descubrir que el personaje permanecía invisible la mayor parte de la película, algo que nadie se lo había explicado, el actor creía que podría utilizar la película para demostrar sus conocimientos en artes marciales y luchar contra Schwarzenegger, pero eso nada tenía que ver con la película.
McTiernan filmó primero todas las escenas en las que no participaba el Depredador, dejando éstas para el final del rodaje (seguramente por causa de los continuos retrasos en la entrega del traje del alien, que no llegó a México hasta mediados de mayo). Cuando enviaron el traje terminado a México y McTiernan lo vio por primera vez, su reacción fue visceral, "me giré a mi asistente y le dije, 'Ahora estamos en problemas'," recordaba el director. El Depredador tenía un aspecto ridículo, el propio Schwarzenegger lo definió como "un tipo en traje de lagarto con cabeza de pato."
Durante dos días hicieron pruebas de cámara con el alien, las cuales no hicieron más que confirmar sus sospechas, el diseño era inservible. "La criatura no funcionaba, era cursi, no parecía creíble," recordaba Schwarzenegger. "Además, Jean-Claude Van Damme, que interpretaba al Depredador, era un quejica implacable."
A finales de mayo, McTiernan tomó la decisión de detener el rodaje y reinventar a la criatura desde cero. El problema es que esto requería de una gran suma de dinero. El productor Lawrence Gordon consiguió un presupuesto adicional de 2,5 millones de dólares, tras la aprobación del presidente de la Fox, Leonard J. Goldberg, quien vio verdadero potencial en la película. Se contactó con muchos expertos en diseño de criaturas, entre ellos, volvieron a llamar a Rick Baker, pero al final sería Stan Winston quien se encargaría del trabajo, tras la recomendación de Schwarzenegger, amigo suyo desde que ambos trabajaron en Terminator (1984). La productora de Winston cobró un cheque de 1,5 millones de dólares por su trabajo.
El espectacular diseño de Winston le dio a la criatura un aspecto tribal y rastafari, que causó sensación. Pero su principal característica, sus famosísimas mandíbulas, fueron en realidad una sugerencia de James Cameron. Durante un vuelo a Japón con Cameron, Winston dibujó varios posibles diseños para el alien y el director de Mentiras arriesgadas le dijo, "siempre he querido ver algo con mandíbulas." Y éstas se incorporaron al diseño definitivo del Depredador y el resto es historia.
Con la nueva criatura terminada y con Kevin Peter Hall contratado por ponerse su traje, el rodaje de reinició, ahora con el título definitivo de Predator. El impasse fue de varios meses, de hecho, la pelea final entre Dutch y el Depredador se filmó en noviembre de 1986 y todas las escenas en las que participa el alien requirieron de cuatro semanas para rodarse.
Por su parte Van Damme quedó aparcado fuera del proyecto. Una versiones dicen que el actor cansado del rodaje y del traje abandonó la película a los dos días de rodaje. Otras dicen que fue despedido por Joel Silver por sus quejas por los peligros del traje en las escenas de acción. Pero la versión más lógica es que una vez se reinventó la criatura para ser un monstruo de más de 2 metros de altura, Van Damme, de una complexión más pequeña, automáticamente se quedó fuera del proyecto. El propio actor admitía que, "fui contratado y después fui cancelado."
Pese a que el rodaje fluyó con normalidad de ahí en adelante, Schwarzenegger sufrió un percance en su lucha con el Depredador. El traje del alien era pesado e inestable y además Kevin Peter Hall no podía ver con la máscara puesta, así que el actor primero ensayaba su escena sin máscara y luego lo repetía con ella puesta a la hora de rodar. Pero filmando la pelea entre ambos personajes, golpeó al actor austriaco en la cara cuando sólo debía darle una palmada.
La película se estrenó el 12 de junio de 1987 y fue todo un éxito. Su taquilla en Estados Unidos ascendió a 59.735.548 y en el resto de mundo recaudó 38.532.010 de dólares adicionales. No está nada mal para una producción que sólo costó 15 millones de dólares.
Y además la película recibió una nominación al Oscar en la categoría de mejores efectos visuales (Joel Hynek, Robert M. Greenberg, Richard Greenberg y Stan Winston), premio que perdería frente a El chip prodigioso.
Depredador tuvo un gran impacto, no sólo generó dos secuelas directas y con otra que está por venir (Depredador 2, Predators y The Predator), además formó parte de una saga crossover con Alien (Alien vs. PredatorAliens vs. Predator 2), ha generado comics, novelas y videojuegos (algunos en solitario, otros compartiendo el protagonismo con Alien) y se han creado figuras de sus personajes. Y el Depredador caló hondo en la cultura popular, convirtiéndose en una de las creaciones más populares de la ciencia ficción.

ESCENAS ELIMINADAS
Se cortaron tres escenas de la película, que se incluyeron en las ediciones de DVD y Blu-Ray.
1. Tras la muerte de Poncho, Dutch escapa del Depredador por la selva, primero se esconde y su cuerpo se llena de enormes hormigas. Cuando ve pasar al Depredador entre los árboles echa a correr. Al final cae al suelo exhausto y el alien le apunta a la cabeza con su mira láser, pero en lugar de dispararle, desvía el tiro por encima de la cabeza de Dutch, éste tras el disparo sigue corriendo y el Depredador le dispara varias veces mientras Dutch corre ladera abajo. La escena termina con Dutch diciendo, "hijo de perra. Está jugando conmigo."

2. Una breve escena en la que Anna, mientras descansa acostada en medio de la selva, ve un camaleón y lo coge. Se crea un paralelismo entre el Depredador y su dispositivo de invisibilidad.

3. El montaje de Dutch preparándose para enfrentarse al Depredador era originalmente más largo. Se incluyen más planos de como fabrica el arco o se muestra como se aplica barro por todo su cuerpo.

VALORACIÓN
Con esas frases lapidarias, esos actores musculosos, esas armas a cada cual más grande y letal (con la "Impaciente" a la cabeza) y esas escenas de acción testosterónicas, Depredador comienza siendo un canto a las macho movies tan populares en los 80, algo que McTiernan se esfuerza en potenciar (como ese plano de los bíceps de Dutch y Dillon cuando estrechan sus manos). Pero a mitad de metraje, la película le da la vuelta a la historia, los protagonistas pronto son sistemáticamente asesinados por un único ser, más poderoso que ellos. Depredador se convierte así en una anti-película de acción.
Ese giro es lo genial del relato, la presunta película de acción que estábamos presenciando, se convierte en una de ciencia ficción y el enemigo resulta ser un alien que caza hombres por deporte. Y el otro gran acierto de la película es, que éste no cazará a cualquiera, si no que su presa es un equipo de las fuerzas especiales, altamente entrenado y armado hasta los dientes. De esa forma tiene justificación el asalto del campamento, que sirve para demostrarnos sus habilidades en combate.
El armamento de los protagonistas no hará nada contra el Depredador, y ahí radica uno de los temas de la película, la inutilidad de las armas. El propio Dutch debe utilizar su ingenio para vencer al Depredador y dejar a un lado toda arma de fuego (algo muy bien traído por el guión, ya que el Depredador mata a todo que porta una). McTiernan decidió incluir la escena en la que el escuadrón protagonista dispara en medio de la selva con intención de matar al Depredador, pero no consiguen nada, evidenciando así lo inútil de las armas.
Para su enfrentamiento final con el Depredador, Dutch se convierte en un hombre salvaje, en una bestia, para vencer a otra bestia. La película trata en el fondo, de la perdida de humanidad de un hombre llevado a una situación límite, alguien que hará lo que haga falta para sobrevivir.
McTiernan demostró su don para el cine de acción, poniendo la primera piedra de lo que lo convertiría en el mejor director que haya dado el género. Hay planos y momentos geniales a lo largo de toda la película, como el movimiento de grúa que muestra el cuerpo sin vida de Hawkins colgando de un árbol, el brazo de Dillon que sigue disparando una vez amputado o los encadenados que muestran a Dutch preparándose para luchar contra el Depredador. Y también se introducen algunas de sus contantes como director, como el no incluir subtítulos cuando un personaje habla en otro idioma.
La película está constituida por un serie de fantásticas set pieces, la llegada de los protagonistas en helicóptero (adornada con la potente banda sonora de Alan Silvestri), el encuentro con los cadáveres despellejados del anterior equipo enviado a la zona, el asalto al campamento, la trampa-red con la que intentan atrapar al Depredador, la muerte en off de Billy o la lucha final entre Dutch y el Depredador.
La película sabe como crear personajes característicos y reconocibles con cuatro pinceladas, ¿quién no recuerda al indio, al portador de la "Impaciente" o al soldado que no para de soltar chistes? Y no hablemos ya del Depredador una de las criaturas más populares e icónicas del cine de ciencia ficción, con un diseño terriblemente original. Este cazador de las presas más peligrosas, ha quedado para el recuerdo.
Y es que uno de los grandes aciertos de la película es como introduce poco a poco al Depredador. Primero nos encontramos a sus victimas despellejadas, después vemos su punto de vista mediante su visión calorífica, lo primero que vemos de él es su mano cuando coge el escorpión, más tarde se nos presenta como un ser invisible oculto en la selva, se muestra por primera vez al salir del agua y sólo se revela su rostro en el clímax final. Esto hace que el personaje siempre esté rodeado por el misterio y resulte en todo momento interesante e intrigante para el espectador.
Depredador es pura testosterona y una de las mejores películas de acción que se hayan filmado. Un relato que aúna acción, aventura, horror y ciencia ficción, consiguiendo que esa mezcla funcione de maravilla. La película sirvió para consolidar la carrera de Schwarzenegger y lanzar la de McTiernan, quien nos daría muchas alegrías en el futuro. Este relato de un cazador de hombres se ha convertido en un clásico. Y es que al final hemos sido nosotros los cazados por este Depredador.

CURIOSIDADES
Schwarzenegger perdió cerca de 11 kilos para dar el pego como un miembro de las fuerzas especiales.
Supuestamente se consideró a Jerry Goldsmith para que se encargase de la banda sonora, pero al no estar disponible se contrató a Alan Silvestri.
La película está dedicada a Agustin Ytuarte y Federico Ysunza, quienes fallecieron el 31 de marzo de 1986 en un accidente aéreo.
Primer guión escrito por los hermanos Jim y John Thomas.
Según John McTiernan, se hicieron algunos cortes mínimos para conseguir la calificación "R". Depredador 2 tuvo que ser editada 20 veces para conseguir la misma calificación.
Arnold Schwarzenegger, Jesse Ventura y Sven-Ole Thorsen trabajaron en Perseguido (1987), estrenada el mismo año que Depredador.
Fue el debut como actor de Jesse Ventura.
Schwarzenegger nunca volvió a trabajar con el productor Joel Silver tras esta película.
Shane Black dedicó sus ratos libres durante el rodaje a escribir el guión de El último boy scout (1991).
El popular one-liner "No te muevas" (o "Stick around!" en la versión original), que Dutch suelta a uno de los guerrilleros del campamento tras atravesarlo con un machete, fue supuestamente improvisado por Schwarzenegger.
Peter Cullen fue reluctante en aceptar ponerle voz al Depredador, tras haberse dañado la garganta interpretando un pequeño papel en King Kong (1976), pero terminó aceptando tras ver una fotografía de la criatura sin máscara.
Aunque nunca se dicen los nombres completos de los personajes, en el guión original estos figuraban como Mayor Alan "Dutch" Schaefer, SSA George Dillon, Sargento Mac Eliot, Sargento Blain Cooper, Sargento Billy Sole, Cabo Poncho Ramirez y Cabo Rick Hawkins.
La película cambio su título previsto de "Hunter" a Depredador para evitar confusiones con la serie Hunter (1984).
El guión original estaba protagonizado por un soldado nativo americano, personaje que eventualmente se convertiría en Billy.
Sven-Ole Thorsen, amigo de Schwarzenegger, que realiza frecuentes participaciones en sus películas, tiene un cameo como uno de los soldados rusos del campamento que asalta el comando de Dutch.
John McTiernan admitió que R.G. Armstrong era demasiado mayor para su papel, pero simplemente se lo dio porque le gustaba. Armstrong tuvo que ser convenientemente maquillado para hacerle aparentar más joven.
Para mostrar al Depredador balanceándose entre los árboles se probó a vestir a un mono con un traje rojo de efectos especiales, pero como el animal no paraba de intentar quitárselo y de esconderse, se descartó la idea.
El body count de la película asciende a 69 humanos, 1 escorpión, 1 jabalí y 1 Depredador.
El piloto negro visto al final de la película está interpretado por Kevin Peter Hall, quien da vida también al Depredador.
Aliens (1986) fue la mayor inspiración para Jim y John Thomas a la hora de escribir el guión. Años después se produciría el crossover entre ambas franquicias en forma de comics, vidoejuegos y películas.
En el programa MythBusters - Los cazadores de mitos (2003) probaron que el cubrirte todo el cuerpo con barro no oculta tu calor corporal, ya que después de un corto periodo de tiempo, el barro de tu piel se vuelve más cálido.
La sangre del Depredador inicialmente iba a ser naranja, pero como era difícil de conseguir, se cambió a verde fosforito. Este color se consiguió mediante la mezcla del líquido de palitos luminosos y lubricante "KY jelly".
Antes de ser el Depredador, Kevin Peter Hall ya había interpretado a otro alien que caza humanos en la película Llegan sin avisar (1980).
Como comentaba antes, originalmente el diseño del Depredador distaba del finalmente visto en la película. En las imágenes inferiores podéis ver el diseño original. La primera muestra el traje usado por las escenas de invisibilidad y la segunda el traje definitivo, tal y como debería verse el alienígena en pantalla.

El coordinador de especialistas y director de segunda unidad de la película, Craig R. Baxley, debutó como director cinematográfico al año siguiente de esta película, con Acción Jackson (1988), la cual era también una producción de Joel Silver y participaban en ella tres de los protagonistas de Depredador, Carl Weathers, Bill Duke y Sonny Landham.
En la escena en la que el Depredador persigue a Dutch, el agua estaba sucia, estancada y llena de sanguijuelas.
Al parecer, el Departamento de Defensa Norteamericano hizo pruebas de camuflaje usando cables de fibra óptica para intentar ocultar un objeto. La idea la sacaron de esta película.
Según John McTiernan, Jean-Claude Van Damme aparece en un plano de la película, es él quien arrastra a Hawkins dentro de la jungla, cuando el Depredador está usando su dispositivo de invisibilidad.
Carl Weathers declaró que los actores se despertaban secretamente a las 3 de la mañana para trabajar, antes que empezara el día de rodaje.
Durante los créditos finales, Hawkins (Shane Black) sostiene un cómic del Sargento Rock. Por aquel entonces Schwarzenegger tenía en producción una adaptación del cómic y había comics del personaje por el set, para que pudiera leerlos. Esa película estaría producida por Joel Silver y el responsable del guión era David Webb Peoples.
Por razones de seguridad y salud, a Schwarzenegger no se le permitió encender su puro dentro del helicóptero al comienzo de la película. Al final tuvieron que añadir el brillo del puro encendido ópticamente en post-producción.
En la escena del asalto al campamento, el guerrillero que vuela por los aires dentro de la camioneta está interpretado por Henry Kingi, quien daría vida a El Scorpio en Depredador 2 (1991).
Jesse Ventura descubrió gracias al departamento de vestuario, que tenía los brazos más musculosos que Schwarzenegger y se apostó con el actor a que se los midieran y el que los tuviera más grandes, ganaría una botella de champán. Ventura perdió porque Schwarzenegger le había dicho al departamento de vestuario, que le dijeran a Ventura que sus brazos eran mayores.
Uno de los elementos en el sonido del chasquido en la visión térmica del Depredador es un latigazo.
El estudio no le permitió a McTiernan filmar la película en formato anamórfico, dados los complejos efectos ópticos que tendría. El director añadió, tal vez a modo de represalia, el logo de la Fox en versión anamórfica.
Por error se le dio a una cámara un rollo película incorrecto, por eso algunas tomas se ven con más grano que otras.
Dos miembros de su reparto se convirtieron en gobernadores de los Estados Unidos, Arnold Schwarzenegger, que fue electo Gobernador de California en 2003 y Jesse Ventura, que hizo lo propio en 1998, en el estado de Minnesota.
"La impaciente", el arma que porta Blain, es una minigun, una ametralladora multicañón habitualmente montada en los laterales de los helicópteros, que fue modificada para poder ser usada en la película (por ejemplo, la velocidad de disparo tuvo que reducirse a un tercio de su velocidad normal).
Estaba previsto que Hawkins llevase una boina roja, pero Shane Black se negó a ponérsela, ya que creía que su personaje parecería ridículo en la selva. Tiempo después se arrepintió de esa decisión, ya que hubiera hecho que su personaje destacase más. Además Black odiaba las gafas que le dieron para su personaje, el actor quería llevar auténticas gafas balísticas de tipo militar, como las que usan realmente las tropas, pero McTiernan quería darle al personaje un aspecto lo más geek posible.
Una vez Arnold Schwarzenegger y Maria Shriver se casaron, ella pasó unos días en el set de rodaje en México y Joel Kramer y su equipo de especialistas les gastaron una broma, llenando su ducha de ranas.
Aunque en la película sólo se muestra la visión termal e infrarroja por parte del Depredador, sería en Depredador 2 (1990) donde se daría rienda suelta a más tipos de visión del extraterrestre. Pero es obvio que éste ya posee otros tipos de visión en esta película, ya que puede ver y evitar los alambres de las trampas que le ponen los soldados y también puede ver si estos portan armas o si están desarmados, esto no sería posible sólo con la visión termal.
McTiernan tuvo la idea de crear la cortinilla de los créditos finales para así reunir de nuevo a todos los personajes tras su triste final. El director sacó la idea de la película El volar es para los pájaros (1970) de Robert Altman.
El gran árbol utilizado en la confrontación final entre Dutch y el Depredador estaba hecho de hormigón.
El plano en que Dutch y su equipo se arrastran por el suelo para divisar el campamento con prismáticos, se hizo mediante una grúa y una cámara de control remoto, costó tres horas conseguir el plano.
El sonido de gorgoteo característico del Depredador fue ideado por Peter Cullen. Cuando los productores le mostraron a la criatura, ésta se le asemejó a un cangrejo de herradura, a su vez el sonido de este animal le recordaba a un niño gorgoteando y se convirtió así en el sonido del Depredador.
El ataque al campamento requirió de más de cuatro semanas en rodarse y fue filmado por el director de segunda unidad. A McTiernan no le gustó su estilo estático.
El machete de Dutch fue creado expresamente para la película. Schwarzenegger se lo dio a McTiernan al terminar el rodaje y éste todavía lo conserva.
La secuencia en la que los protagonistas disparan todas sus armas en la selva contra el Depredador requirió 3 días para filmarse.
Shane Black, quien interpreta a Hawkins, será el director y guionista de The Predator (2018), nueva secuela de la saga.
Inicialmente el equipo intentó usar cámaras de visión calorífica para mostrar el punto de vista del Depredador, pero surgieron varios problemas. El primero eran las grandes dimensiones de la cámara, la cual además estaba unida a una furgoneta por un cable umbilical, que sólo le permitía extenderse a poco más de un metro de la misma. Y el segundo y más importante, era que la temperatura en la selva mexicana era tan elevada que las personas estaban a la misma temperatura que su entorno y no eran visibles con la cámara. Se intentó solucionar el problema pulverizando los árboles con agua helada y tener a los actores cerca de un fuego antes de rodar las escenas, pero se reveló como una gran perdida de tiempo y dinero. Al final la visión calorífica del Depredador se creó digitalmente.
La secuencia del helicóptero, en la que los protagonistas hablan entre ellos antes de comenzar su misión, se filmó originalmente con las puertas abiertas usando pantalla azul, pero el resultado fue tan malo, que decidieron volver a rodarla con las puertas cerradas.
Y para terminar una foto del rodaje, que muestra a Jean-Claude Van Damme en el set.

Labels: ,