Monday, October 12, 2020

Noche de miedo

"Bienvenidos a la noche de miedo."

Este artículo contiene spoilers, no leer si no se quiere conocer partes esenciales de la trama de la película.

Un joven sospecha que su nuevo vecino es un vampiro, pero como nadie le cree, recurre a un actor, famoso por dar vida un cazavampiros, para enfrentarse a él.

MI VECINO ES UN VAMPIRO
Tras una exitosa carrera como guionista, Tom Holland decidió debutar como director con Noche de miedo (Fright Night, 1985), una recuperación de las películas de vampiros. "Me encantan las películas de AIP y Hammer de cuando era niño," declaraba el director. "Y quería traer eso de vuelta y nadie había podido hacerlo". Lo cierto es que la última película sobre vampiros de tono clásico había sido Drácula (1979) de John Badham.
Mientras escribía Juego secreto (1984) se le ocurrió la semilla de Noche de miedo. "¿No sería genial si un joven fan del terror se convenciera de que el nuevo vecino de al lado fuera un vampiro?," recordaba Holland. "Y, por supuesto, ¡nadie le va a creer, porque es un fan del terror!" Pero se quedó estancado y no supo como continuar la historia, hasta que un año después se dio cuenta de lo que ésta necesitaba, y era el personaje de Peter Vincent. Una vez ideó que el protagonista debía recurrir  al presentador de un programa de televisión de terror, escribió el guión en tan sólo 3 semanas.
El personaje de Amy no aparecía en la primera versión del guión, Holland lo había ideado como la historia de tres amigos, algo que cambió en la siguiente reescritura del guión. 
Una de las razones por las que Holland decidió dar el salto a la dirección, fue lo descontento que quedó con el trabajo de Michael Winner cuando filmó su guión para Grito de socorro (1984). Para Holland dirigir Noche de miedo fue pura, "defensa propia. Quería proteger el material."Como era un guionista que había escrito una sucesión de guiones de éxito como Curso del 84 (1982), Psicosis II: El regreso de Norman (1983) y Juego secreto (1984), el jefe de la Columbia Pictures, Guy Mackelway, le dio la oportunidad de dirigir su ópera prima. Así la película sería producida bajo esa major, con Herb Jaffe como productor asignado.
Aunque tras leer el guión, a Mackelway no le gustó el final original, en el que Charley y Amy veían como Peter Vincent se convertía en un vampiro en su programa de televisión. Mackelway consideraba que era un final triste y que al público no le gustaría. Holland entonces reescribió la escena tal y como se ve en el película, con Charley creyendo que ha visto en la casa de al lado a Evil Ed. Holland terminó el guión el 6 de septiembre de 1984.

REPARTO
Muchos jóvenes hicieron pruebas para el papel de Charley Brewster, entre ellos Charlie Sheen. Pero tras realizar varias audiciones, el actor escogido fue William Ragsdale. La directora de casting Jackie Burch, lo conoció en las pruebas para Máscara (1985), de la que también fue la directora de casting, y se acordó de él. Al actor le comunicaron que tenía el papel en una auténtica noche de miedo, la de Halloween de 1984. "Me gustaba Charley," declaraba Ragsdale. "Era una especie de chico que atraviesa esa fase por la que todos pasamos cuando somos adolescentes, donde parece que tus padres o los adultos simplemente no te entienden, y por eso tienes que empezar a definirte a ti mismo."
La misma noche de Halloween, también llamaron a Amanda Bearse para ofrecerle leer para el papel de Amy. Todo fue sobre ruedas y se hizo con él, pese a enfrentarse en las audiciones a actrices mucho más jóvenes y cercanas a la edad del personaje (Bearse tenía 26 años cuando rodó la película).
Le ofrecieron el papel del vampiro Jerry Dandrige a Chris Sarandon. El actor inicialmente no estaba convencido en participar en una película de terror dirigida por un director novato, pero en cuanto leyó el guión, cambió de opinión. Viajó de Nueva York a Los Angeles para reunirse con Holland y Jaffe, y en esa misma reunión aceptó el papel.
Holland quería a Vincent Price para el papel de Peter Vincent, pero el estado de salud del actor lo descartaba de participar en la película, así el papel recayó en Roddy McDowall. "Lo atractivo para mí es que Vincent es un actor terrible," declaraba McDowall. "El pobre es horrible. Es un hombre muy dulce sin talento en una situación difícil, aunque puede estar a la altura de las circunstancias, como el León Cobarde [de El mago de Oz]."
Stephen Geoffreys conoció a Jackie Burch por pura casualidad, cuando su agente le envío por error a una audición de La mujer explosiva (1985), de la que Jackie era directora de casting. Esperaban a Anthony Michael Hall y apareció Geoffreys. Pero al igual que sucedió con William Ragsdale, Burch se acordó de él y le ofreció una prueba para Noche de miedo. Ironías del destino, se produjo otro equívoco, ya que cuando le enviaron el guión, Geoffreys creyó que le ofrecían el papel de Brewster, y no el de Evil Ed, que se terminaría llevando.
Jonathan Stark fue quien interpretó a Billy Cole, mano derecha de Dandrige. Se llevó el papel porque interpretó de forma cómica, la escena en la que Charley aparece en casa de Dandrige con un policía. Pero después el actor tuvo que esperar varios meses para que le confirmaran que el papel era suyo, el cual significó su primer trabajo en el cine. Siempre ha habido dudas sobre que es en realidad Billy Cole, Holland lo tenía claro, "es un hombre mortal, está bajo el control de Jerry como su sirviente, porque Jerry le está ofreciendo la promesa de la inmortalidad, y le está alimentando con la sangre suficiente para darle una larga vida, pero no tanta como para convertirlo en un vampiro completo. Él es el personaje de Renfield actualizado."
El resto del reparto lo conformaron Dorothy Fielding (como Judy Brewster, la madre de Charley), Art Evans (en el papel del detective Lennox), Stewart Stern (dando vida a Cook) y Heidi Sorenson (que interpretó a una prostituta víctima de Dandrige).

RODAJE
Noche de miedo comenzó su rodaje el 3 de diciembre de 1984 y se prolongó hasta el 23 de febrero de 1985. La película se rodó principalmente en estudio, aunque se utilizaron diferentes localizaciones de Los Angeles para exteriores. Los decorados se construyeron en los Laird International Studios (California). En el estudio número 15, se edificó el decorado más memorable de la película, el interior de la casa de Dandrige, con su suntuosa escalera coronada por una espectacular vidriera.
Tras buscar en los alrededores de Los Angeles, una casa de tipo victoriano para Dandrige, la terminaron encontrando en los terrenos de los Disney Studios, con otra casa justo al lado que era perfecta para ser la de Charley.
Los preparativos de la película, incluyeron ensayos con los actores. Holland los reunió durante un par de semanas, para que de esa forma saliera todo perfecto una vez se iniciara el rodaje. Holland hizo que los actores escribieran las biografías de sus personajes para que profundizaran más en ellos.
Como se trataba de una película muy pequeña para la Columbia, y ese año había apostado todo a otras producciones (como Perfect de John Travolta), Holland no tuvo ninguna interferencia por parte del estudio. Fue un rodaje donde reinó el buen ambiente.
Aún así ocurrieron todo tipo de percances, algo típico en una producción de estas características. El 24 de diciembre, cuando llevaban tres semanas de rodaje, William Ragsdale se rompió un pie al rodar una escena en la que bajaba por unas escaleras. Sus escenas más físicas se movieron al final del rodaje, para darle tiempo a recuperarse.
Por razones técnicas, la habitación de Charley fue construida sobre una plataforma bastante alta, que dificultaba mucho el trabajo del equipo. Tras rodar todas las escenas durante 3 días, y cuando el decorado ya no era necesario, le gastaron una broma a John DeCuir, lo llamaron de urgencia al set contándole que tenían problemas, y cuando el diseñador llegó, se encontró que estaban cortando la plataforma con motosierras, y cuando trató de explicarles que no debían hacer eso, todos rompieron en carcajadas. Fue su pequeña venganza por ponerles en ella.
Aunque la anécdota más memorable la experimentó Jonathan Stark. Cuando terminó de rodar la muerte de Billy Cole, quedó cubierto de sangre roja y verde, por lo que quiso darse una ducha, pero en la casa de efectos le comentaron que había un problema con las cañerías del edificio, así que no le quedó más remedio que irse a su casa tal y como se encontraba en ese momento. Mientras conducía tuvo la mala suerte de necesitar parar a repostar, y cuando el dependiente de la gasolinera lo vio, se quedó con la boca abierta, y tras llenar el depósito, Stark se fue, pero vio al dependiente al teléfono, "y estoy seguro de que estaba llamando a la policía."
"Conseguí un equipo de alto presupuesto en esta pequeña película," admitía Holland. Y es que la película reunió a un gran número de talentos, que normalmente no se ven en una película de las dimensiones de Noche de miedo. Un buen ejemplo se encuentra en el diseño de producción, el gran John DeCuir (CleopatraEl tormento y el éxtasis) inicialmente iba a trabajar en la película, pero tras unas primeras conversaciones, decidió ceder el puesto a su hijo John DeCuir Jr. (Top Gun), y Holland admitía que éste había sido bien adiestrado por su padre, ya que hizo un trabajo excelente. Aunque según Richard Edlund, la participación de su padre fue de lo más activa y ayudó a diseñar los decorados sin ser acreditado.
Según Holland, de los aproximadamente 9 millones del presupuesto de la película, entre 800.000 y 900.000 dólares fueron destinados a efectos visuales. Estos recayeron en la empresa Entertainment Effects Group (EEG) liderada por Edlund, que acababa de realizar para la Columbia los efectos de Los Cazafantasmas (1984) y como los tenían bajo contrato, Holland pudo contar con ellos para su película. El equipo reunió a grandes nombres dentro del campo de los efectos como a Matthew Yuricich (responsable de los matte paintings), Michael Lantieri (supervisor de efectos especiales en el set), John Bruno (director artístico), y Randy Cook y Steve Johnson (ambos responsables de la creación de las criaturas).
Cook y Johnson se dividieron las tareas a la hora de crear las criaturas, el primero se hizo cargo de todo lo relacionado con Dandrige (incluido el vampiro) y Johnson se encargó de Evil Ed.
Los actores estuvieron que someterse a sesiones maratonianas de maquille. Convertir a Chris Sarandon en un vampiro en su proceso final de transformación, requería de 8 horas. Y eran necesarias 18 horas, para completar el maquillaje de Evil Ed en la escena en la que se convierte en un lobo. Era tanto el tiempo que Sarandon se pasaba sentado, que ayudó con el maquillaje de sus manos, dada su experiencia en el teatro.
Para que Amy se convirtiera en una voluptuosa vampira, se crearon unos pechos falsos, obra de Steve Johnson (con los cuales se quedó Bearse cuando terminó el rodaje). A Holland se le ocurrió en el último momento que Amy tuviera una enorme boca en el proceso final de su transformación en vampira. Y le pidió a Cook que creara la popular "boca tiburón" para que apareciese en cámara sólo un instante. Cook consiguió fabricarla en tan solo un día, y al final, no sólo apareció mucho más tiempo en pantalla, además se convirtió en la imagen del icónico póster de la película. Cuando rodaron la escena en que Charley la ve por primera vez, Ragsdale no sabía el aspecto que tendría Bearse, para que así su reacción al verla fuera auténtica.
Los actores tuvieron que hacer uso de lentes de contacto de plástico (de metacrilato de metilo), que eran realmente incómodas de llevar. "Realmente sólo podrías usarlas durante aproximadamente media hora antes de que comenzaran a volverte loco," admitía Sarandon. Cuando Stark rodó la escena en la que McDowall le dispara, inicialmente llevaba lentes en ambos ojos cuando subía por las escaleras, pero como no veía nada, se llegó a caer hasta en tres ocasiones, razón por la que al final decidieron ponerle sólo una lente.
Pero Stark no fue el actor que lo pasó peor. En la escena de la muerte de Evil Ed, tenían que poner babas en la boca de Geoffreys, y para eso debían utilizar un producto llamado methocel, pero por error aplicaron pegamento en la boca del actor.
No fue lo único que salió mal. Cuando rodaron la lucha entre Peter y el vampiro, y el actor se defiende introduciendo un hueso en la boca la criatura, McDowall hizo tanta fuerza que rompió la cabeza del títere.
EEG aportó todo tipo de soluciones de lo más ingeniosas. Por ejemplo, para conseguir el efecto de Dandrige arañando con sus uñas la barandilla de su casa (una idea de Sarandon), se recubrió ésta con cera, que fácilmente se arrancaba al pasar el actor sus uñas por ella.
El efecto de Dandrige levantándose de su ataúd, se consiguió rodando al actor cayendo hacia atrás en el féretro, y después invirtiendo la película.
La compañía de Edlund había creado para Los Cazafantasmas, un animatronic para el fantasma de la bibliotecaria que no fue usado, pero que reciclaron para esta película, en la escena de la muerte de Dandrige.
Y en la escena en la que Dandrige se encuentra en la habitación de la madre de Charley, y no se refleja en el espejo, el efecto se consiguió utilizando una pantalla azul, en el lugar donde estaba el espejo y así se puso borrar a Sarandon del reflejo. Aunque es un plano excelente, Holland nunca se sintió satisfecho con él. "Siempre pensé que mi error fue rodarlo en un plano general," explicaba el director. "Y debería haber comenzado con un plano general y después debería haberme acercado a Chris con el espejo detrás de él, así hubiera resaltado el hecho de que no había reflejo. Siempre sentí que mucha gente se perdía ese efecto."
Para componer la música de Noche de miedo, David Chackler, supervisor musical de la película, le recomendó a Holland que se fijase en Brad Fiedel. Tras escuchar su banda sonora para Terminator (1984), el director lo contrató. El compositor utilizó principalmente sintetizadores, pero además hizo uso de piano acústico y violín eléctrico.
A Holland no le convenció la campaña de marketing de la Columbia para Noche de miedo, que se centraba principalmente en el terror y olvidaba el humor de la película. "No estaba contento," admitía el director. "Lo que hicieron fue ir tras la audiencia hardcore. No dejaron que la gente supiera que tenía mucho humor y mucha diversión."
Aún así, cuando la película se estrenó en Estados Unidos el 2 de agosto de 1985, resultó ser uno de los sleepers del año, recaudando 24.922.237 de dólares en territorio norteamericano. Lo que la convirtió la segunda película de terror más taquillera del año, sólo superada por la muy inferior Pesadilla en Elm Street 2: La venganza de Freddy (1985).
Como sucede con toda película de éxito, pronto llegaría su secuela, y lo hizo con la simplemente correcta Noche de miedo II (1988) de Tommy Lee Wallace. Además conocería un remake, la entretenida, pero innecesaria Noche de miedo (2011) de Craig Gillespie. 
El film de Holland iría generando un culto alrededor de él, ganando más adeptos cada día. E incluso ha conseguido tener su propio documental, el interesante You're So Cool, Brewster! The Story of Fright Night (2016).

VALORACIÓN
Noche de miedo es una de las películas de terror más representativas y simpáticas de los 80. Bebe de los clásicos, pero al mismo tiempo resulta moderna. Por un lado, tenemos a un vampiro que teme a los crucifijos y al agua bendita, y hay un cazavampiros que nos recuerda a Val Hensing. Pero luego la película le da una vuelta de tuerca a esos clichés, y resulta que el vampiro es un ser que se ha adaptado a los tiempos modernos, y el cazavampiros es en realidad un actor. Además todo está adornado con grandes efectos especiales y música pop.
Uno de los grandes aciertos de la película es su sentido del humor. La historia es tan absurda que necesita de esa comicidad para funcionar, y Holland es lo suficientemente inteligente para imprimirle humor a la película, pero nunca caer en la parodia. Como bien lo refleja, esa escena en la que Charley lleva al policía a casa de Dandrige y queda en ridículo.
La película trata sobre el proceso de madurar, y lo hace a través de la sexualidad, algo ligado a la adolescencia y al mito del vampiro. Todo lo que vive Charley lo lleva al mundo adulto, el cual está lleno de sexo, dolor y confusión. Pero es Amy la primera que experimenta el despertar sexual, como es habitual en las chicas. Holland rueda la escena en la que Dandrige convierte a Amy en una vampira, como si se tratase de una escena de sexo, la sangre derramada de su cuello es un metáfora de la perdida de la virginidad de la joven.
Amy se siente atraída por el atractivo Dandrige y da de lado al joven e inexperto Charley. Un detalle interesante es que el vampiro siempre aparece comiendo una manzana, un símbolo del pecado. Resulta lógico que Amy se deje seducir por él, por una parte Charley parece más interesado en espiar a su vecino que en acostarse con ella, y Dandrige sí tiene interés por Amy, y trata de seducirla por todos los medios. Sólo cuando Charley mata al vampiro (y se convierte en un hombre), la recupera, ya que ha luchado por ella.
Hay un claro choque entre el mundo adolescente y el adulto a través del personaje de Charley, y eso se refleja en que nadie le toma en serio, todos creen a Dandrige (un adulto), antes que a él.
Dandrige es un vampiro diferente, un poco más humano que otros de sus semejantes, no mata por placer, sólo lo hace para saciar su sed (por ejemplo, descubrimos que mata a prostitutas). Percibimos que siempre se ha considerado un extraño, por eso, a su modo, trata de liberar a Evil Ed. Y sólo va a por Charley porque éste se entromete en su planes. Incluso en la escena de la habitación, le da una oportunidad a Charley de vivir, pero éste no puede hacerlo, y se enfrenta al vampiro. Es sólo alguien que trata de pasar desapercibido.
Me resulta poco creíble lo rápido que Evil Ed acepta convertirse en vampiro, al parecer sufre bullying, pero nunca nos lo han mostrado, y es algo que necesitaba de un mayor desarrollo. Además la coda final, en la que descubrimos que sigue con vida, no tiene sentido, ya que sabemos gracias a Amy, que cuando el vampiro jefe muere, los demás dejan de serlo. Simplemente es un guiño al espectador, pero no es del todo redondo.
La película nos habla también del olvido de las leyendas del cine. Peter Vincent es una antigua estrella que da imagen de ser un valiente cazavampiros, pero en realidad es un cobarde y un actor en paro, que hace años que no trabaja en el cine, y que es capaz de aceptar dinero de unos chicos. Ayudar a Charley hace que en el ocaso de su vida, represente el gran papel de su carrera, el que ha nacido para interpretar. De esa forma, ese personaje que sólo existía en la pantalla, cobra vida.
McDowall de alguna forma se interpreta así mismo, en el momento que trabajó en Noche de miedo, estaba haciendo televisión, y las películas más importantes en la que había trabajado en años anteriores fueron papeles secundarios en Muerte bajo el sol (1982) y Curso del 84 (1982). Y gracias a un fan del cine de terror como Holland, volvió por la puerta grande, para demostrar todo su potencial y de paso quedar para el recuerdo como Peter Vincent, su papel más memorable.
El resto del reparto está de lo más acertado y todos clavan sus personajes. En especial Sarandon, que se nota que se lo pasa bomba dando vida a ese seductor vampiro.
Sorprende lo cómodo que se muestra Holland detrás de las cámaras, siendo éste su debut. Como lo demuestra ese travelling con el que arranca la película, que va desde la calle a la habitación de Charley. Hace un gran uso de la música y de la cámara lenta, en la escena en la que Charley descubre que Dandrige es un vampiro, cuando le espía por la ventana (la mejor escena de la película). También resuelve de una forma genial la transformación de Dandrige en vampiro a través de su sombra, en una idea muy Spielberg.
Como también es muy Spielberg, situar la historia en un barrio residencial, como si la película nos dijera que no hay que irse muy lejos para encontrarse con los mayores horrores, estos habitan a la vuelta de la esquina, en la casa de al lado.
Y se nota también la mano de Hitchcock, no hay que olvidar que Holland escribió el guión de esa estupenda secuela que es Psicosis II: El regreso de Norman (1983). El planteamiento de la historia nos recuerda a La ventana indiscreta (1954), y utiliza una idea tan cinematográfica como la del voyeur, ya que como Charley, nosotros también lo somos, ya que vemos lo que otros hacen en una pantalla de cine, y eso beneficia a la película, porque consigue que nos pongamos en la piel de Charley más fácilmente.
Divertida y terrorífica a partes iguales, Noche de miedo devolvió a la vida a los vampiros, adelantándose a Jóvenes ocultos (1987) y Los viajeros de la noche (1987). Hecha con mucho cariño y oficio, es un entretenimiento de primera. Vecinos vampiros, estacas, sangre, cruces, lobos y actores cazavampiros, así da gusto pasar una noche de miedo.

CURIOSIDADES
El nombre de Peter Vincent es un homenaje a Peter Cushing y Vincent Price.
Fue idea de Sarandon, que Dandrige tuviera un cuadro de una mujer muy parecida a Amy. También fue idea suya que el vampiro siempre estuviera comiendo fruta.
Aunque interpreta a un adolescente, William Ragsdale cumplió 24 años durante el rodaje de la película.
En la película protagonizada por Peter Vincent, se puede ver en un momento como éste agarra una estaca al revés para matar a un vampiro.
La escena en la que Charley y Peter están en las escaleras, y Billy se les acerca por la espalda, es un homenaje de Holland a Abbott y Costello contra los fantasmas (1948).
En el programa de Peter Vincent se pueden ver las películas Las cicatrices de Drácula (1970) y Octaman (1971).
La canción que Jerry silva cuando entra en la habitación de Charley es "Strangers in the Night" de Frank Sinatra.
El body count de la película asciende a 5 muertos.
Cuando la madre de Charley invita a Dandrige a tomar algo, éste bebe un Bloody Mary.
La película ganó el premio Saturn a la mejor película de terror, mejor actor secundario (Roddy McDowall) y mejor guión (Tom Holland). Además de ser nominada en las categorías de mejor actor (Chris Sarandon), mejor director (Tom Holland) y mejores efectos especiales (Richard Edlund).
Casualidades de la vida, Jonathan Stark había trabajado en la EEG de Richard Edlund como recepcionista, mientras creaban los efectos para Los Cazafantasmas (1984), pero lo despidieron por no hacer bien su trabajo.
En 1988, la película conoció una adaptación a videojuego para ordenador Commodore Amiga.
Stephen Geoffreys terminaría trabajando como actor porno con el nombre de Sam Ritter.
Para la escena en la que Dandrige levanta a un gorila de la disco por el cuello, se consiguió colocando al actor de cuclillas sobre una caja con ruedas, y cuando Sarandon lo agarró por el cuello, el actor se fue levantando poco a poco creando la ilusión que lo levantaba en el aire.
Antes de Noche de miedo, Amanda Bearse y Stephen Geoffreys habían trabajado juntos en Vacaciones locas, locas, locas (1985). Película que también tenía música de Brad Fiedel.
Entre 1988 y 1990, Now Comics publicó una serie de cómics basados en la película.
El grupo The J. Geils Band fue el encargado de cantar el tema principal de la película titulado "Fright Night".

Labels: ,

5 Comments:

Blogger robcolon said...

Es un verdadero gusto leer tus reseñas, justo revisé esta joya de los 80s hace un par de semanas y mantiene intacto el encanto de siempre.

October 12, 2020 10:36 PM  
Blogger Mamen said...

¡Hola!
Esta película no la he visto. La buscaré para visionarla en cuanto pueda.
Saludos!

October 13, 2020 3:46 AM  
Blogger Rodi said...

robcolon: Muchas gracias a ti por comentar, se agradece mucho :) Me sorprende lo bien que se mantiene "Noche de miedo", volví a ver el remake y está varios puntos por debajo, no funciona ni la mitad de bien. Sigue siendo muy disfrutable.

Éowyn: Pues si te gusta el cine de los 80, creo que te gustará, no es exactamente "Jóvenes ocultos", pero si mezcla vampirismo y humor de una forma muy eficaz. Y es muy entretenida. Si la ves ya me contarás.

Saludos.

October 13, 2020 7:53 AM  
Blogger Marco said...

Esta pelicula me gusta mucho,es ochentera total.Buena mezcla de terror vampiro y humor con algunos homenajes a otras pelis y actores.Chris sarandon siempre me ha caido bien.Un actor con buena reputacion en los 80 con esos clasicos como este,Muñeco diabolico y La princesa prometida.Buena direccion de Tom holland para ser su debut y argumento que hoy dia podria estar manido,pero claro,hoy dia.El remake es espantoso y absolutamente innecesario.A la basura de los remakes ochenteros,noventeros de los que casi nadie se acuerda.Gran reseña de un clasico y Saludos

October 18, 2020 5:07 AM  
Blogger Rodi said...

Como siempre, muchas gracias Marco! Es puro 80s, pero en el buen sentido. Divertida, muy entretenida, rodada que da gusto, con un buen reparto y excelentes efectos.

Me sorprende lo bien que se mueve Holland detrás de la cámara, para ser su debut, lo curioso es que nunca volvería a brillar tanto como en esta película.

El remake es entretenido, pero no tiene ningún sentido haberlo realizado, no aporta nada y las cosas que cambian empeoran el conjunto final

Saludos.

October 18, 2020 10:58 AM  

Post a Comment

<< Home