Thursday, March 01, 2007

Mr. Payback: An interactive movie

Imaginad una película en la que vosotros podáis decidir el devenir de la historia. Poder eliminar un personaje de la historia o decidir que hará el héroe pulsando simplemente un botón. Esa era la base de una curiosa y casi desconocida película, Mr. Payback: An interactive movie (1995), vendida como la primera película interactiva de la historia. Convirtiendo la película en un videojuego y al espectador, joystick en mano, en un jugador decidiendo el destino del protagonista.

En varios momentos de la película (sobre 6 ocasiones), aparecían en pantalla 3 opciones de lo que podría suceder a continuación en la historia. Cada asiento del cine tenía un mando con 3 botones de colores, correspondientes a las opciones que brindaba la película. El espectador hacía su elección mediante el mando, cada pulsación de botón contaba como un voto y cada persona podía pulsarlo un número ilimitado de veces dentro del tiempo asignado (cerca de 30 segundos). La opción mayoritaria aparecía subtitulada en la pantalla y segundos después acontecía en la película. La propuesta permitía la posibilidad de muchas combinaciones y de nunca saber cual iba ser el camino recorrido. Se podía escoger la historia, los villanos (Bruce McGill, Christopher Lloyd o Leslie Easterbrook), sus castigos o que apareciesen en pantalla estrellas invitadas (Ice-T, Robert Englund, etc.).

Pero aquí es donde terminaba la originalidad de la propuesta, ya que el argumento de la película era mínimo, éste se puede resumir en una frase. Un hombre biónico se dedica a infringir a varios indeseables una serie de castigos y le brinda la oportunidad al público de elegir la forma de torturarlo. Todo era una gran broma, donde no había el más mínimo interés cinematográfico.

Al empezar el film se presentaban 3 líneas argumentales posibles. Primera, un hombre ha perdido su casa y sus tierras por culpa de la corrupción del ayuntamiento. Segunda, un afroamericano es víctima de la intolerancia racial. Tercera, una joven que es acosada sexualmente en su universidad (obvia decir que la tercera era normalmente la opción más votada).

Si se elegía la tercera opción, Mr. Payback debía ayudar a una joven (Carol-Ann Plante) que se niega a someterse a un examen médico realizado por un malvado enfermero (David Rowden), a petición de la retorcida decana de su universidad (Leslie Easterbrook). La historia empezaba con Mr. Payback presenciando un delito, del cual se podía elegir al delincuente (uno que hace graffitis, un ladrón de bicicletas o un hombre que aparca en una plaza reservada para minusválidos). Al ladrón de bicicletas le podíamos quemar los pantalones. Y al hombre aparcaba en la plaza reservada para minusválidos podíamos, por ejemplo, inutilizar su coche mediante una excusa cualquiera o inyectarle un droga que lo dejaba inmovilizado.

Entre las posibles venganzas que Mr. Payback podía realizar, estaba el "modo flatulento", que consistía en tirarse pedos en la cara de los villanos. En una secuencia se podía forzar a un criminal a comer sesos de mono. En otra se podía sumergirle en aguas residuales. También la decana tenía la posibilidad de torturar al protagonista, para ello podía usar una porra eléctrica utilizada para el ganado, un remo o una barra. Si se elegía la porra, el protagonista recibía una serie de descargas en sus genitales y después era arrojado a un contenedor de basura, un subtítulo explicaba que sus órganos habían salido intactos. A la inversa se podía forzar a la malvada decana a vestirse de cuero y hacerla caminar a cuatro patas alrededor del campus.

La duración de la película era de aproximadamente 20 minutos, pero se necesitaban 115 minutos de metraje para crear todas las posibilidades de cada una de las versiones.

El reparto estaba compuesto por Billy Warlock (el Mr. Payback del título), Holly Fields, Bruce McGill, Christopher Lloyd, Leslie Easterbrook y Eddie Deezen. Además contaba con actores invitados como Ice-T, Robert Englund, Cheech Marin y Paul Anka interpretándose así mismos.

El director y guionista del proyecto fue Bob Gale, quien se labró cierta fama escribiendo los guiones de Locos por ellos (1978), 1941 (1979), Frenos rotos, coches locos (1980), la triología de Regreso al futuro, el excelente episodio Preséntate al director (1986) de la serie "Cuentos asombrosos", El tiempo de los intrusos (1992) y Interstate 60 (2002), ésta última dirigida por él mismo. Mr. Payback: An interactive movie (1995) fue su opera prima como director. Gale declaró respecto a la película "Esperamos cierto escepticismo sobre ella, pero lo que hemos hecho es separar el aislamiento de los videojuegos y ponerle algo social, donde la audiencia se encarga de los destinos. No es realmente democracia, más bien las reglas de la multitud, pero, oye, son los 90".

La idea de la propuesta era mostrar una nueva forma de ver una película, como en su momento lo fueron el 3-D, la Olorvisión (o Smell-o-vision), el Sensurround y el Cinerama, pero tal y como sucedió con aquellos formatos, quedaron como experimentos cinematográficos que no prosperaron, a excepción del 3-D que ha tenido una aceptación reducida.

Si no nos ofrecen una historia definida y una evolución de la misma que nos haga conectar con ella, ¿qué valor tiene una película interactiva? La respuesta más evidente es: Ninguna. En una película el espectador necesita ser llevado por una trama donde alguien haya tomado las decisiones de lo que acontecerá en ella y no ser él quien deba decidir a cada momento lo que quiere ver. No hay nada de interesante en ello. El gran problema de Mr. Payback es que tomaba el camino fácil, el del humor grueso y escatológico. Lleno de tacos, pedos, referencias sexuales, etc. De modo que, si al público le dan la oportunidad de escoger opciones como, torturar a un personaje, que el protagonista se tire pedos o que una mujer se convierta en un objeto sexual, es fácil pensar que se decantaran por ellas. La película se convierte en el reflejo de los posibles deseos sádicos y deprabados de los espectadores. Sin olvidar que, es bastante cuestionable que una película trate de como torturar a diferentes personas de las formas más inverosímiles, aunque se trate de forma cómica.

¿Cómo podría funcionar una película interactiva? Tal vez dentro de un parque de atracciones con una sala acondicionada para la ocasión, donde el público sepa que la película no es más que otra atracción más donde pasar el rato. Pero este tipo de cine conlleva un problema adicional, el espectador realmente no decide lo que sucede en pantalla, sino la decisión mayoritaria de todo el público, lo que le resta interés. Posiblemente la opción con más posibilidades sería el formato doméstico, un dvd que gracias al mando distancia elijamos las opciones que sean realmente de nuestro agrado.

El presupuesto de Mr. Payback fue de 1,6 millones de dólares, recaudando sólo 144.961 dólares en EE.UU. La película se estrenó el 17 de febrero de 1995 en 44 cines de EE.UU. especialmente equipados, con capacidad máxima de 100 personas. Cada espectador tenía la oportunidad de verla 3 veces pagando una única entrada. El escaso éxito de la película impidió que fuera estrenada en otros países.

Curiosidades:

Existen dos precedentes fílmicos a Mr. Payback. I'm your man (Bob Bejan, 1992) fue oficialmente la primera película interactiva, en determinados momentos del film el público escogía como debía seguir la historia. El juego de la sospecha (Jonathan Lynn, 1985) se estrenó con 3 finales distintos, éste cambiaba de un cine a otro.

Fue filmada en formato de 35 mm y posteriormente se transfirió a laser disc para proyectarse en los cines. Mucha gente criticó la baja calidad de la imagen de la película (colores sobresaturados e imagen borrosa) y del sonido (demasiado chillón).

Costaba 85.000 dólares equipar un cine con el sistema interactivo, incluyendo 100 mandos y 4 reproductores conectados a un ordenador con un microprocesador de la serie 486.

Según sus creadores un espectador tendría que ver la película 25 ó 30 veces antes de que se le volviese repetitiva.

El narrador de la película fomentaba que los espectadores gritasen a la pantalla y tratasen de influenciar a los demás espectadores, para aumentar la interactividad entre público y película.

La revista "Entertainment Weekly" la eligió como la peor película de 1995.

Labels: ,

3 Comments:

Blogger Germán said...

He estado ojeando tu blog y creo que tiens material interesantísimo así como unos comentarios muy trabajados. Ya quisiesen muchos periodistas remunerados currarse unos artículos así . El que tú lo hagas gratis simplemente demuestra la gran afición que sientes hacia el séptimo arte. Mis más sinceras felicitaciones por este blog tan estupendo.

PD: Veo que te gusta el cine de lo ochenta , a mí me encanta también , de hecho estoy trabajando en un proyectillo sobre ese tema.

Un cordial saludo

March 01, 2007 10:02 AM  
Blogger Rodi said...

Muchas gracias Germán por tus palabras. Me alegro de que te gustase el blog, gracias a comentarios como el tuyo, uno tiene ganas de seguir adelante con él.

Es cierto que me gusta el cine de los 80, con el tiempo ire hablando sobre más películas de esa década. Espero que comiences pronto con tu blog sobre el tema.

Saludos.

March 01, 2007 10:54 AM  
Anonymous Anonymous said...

It's an awesome article in favor of all the web visitors;
they will obtain benefit from it I am sure.



Here is my webpage - effective evangelism strategies

June 18, 2014 9:47 AM  

Post a Comment

<< Home