Saturday, July 01, 2006

Asesinato en el Orient Express

"Este artículo contiene spoilers. No leer si no se desean conocer partes esenciales de la trama de la película".

El famoso detective Hercules Poirot vuelve a casa después de resolver un difícil caso, para realizar el viaje toma en Estambul el legendario tren Orient Express. Con él viajan varias personas de la alta sociedad. Durante la travesía, uno de los pasajeros es asesinado. Uno de los directivos de la línea y amigo de Poirot, le pide que se encargue de resolver el misterio, éste acepta y comienza la investigación para descubrir al culpable antes de que el tren llegue a su destino.
Asesinato en el Orient Express (Sidney Lumet, 1974) es la adaptación de una novela de Agatha Christie, escrita en 1934. La película se enmarca dentro del género llamado whodunit o ¿quién lo hizo?, es decir, una historia en la que se comete un asesinato y un detective debe descubrir quien de los posibles culpables lo cometió. Esta película fue la que sentó las bases del género, siendo imitada en numerosas ocasiones, muchas de ellas adaptando otras novelas de Agatha Christie como Muerte en el Nilo (John Guillermin, 1978), El espejo roto (Guy Hamilton, 1980) o Muerte bajo el sol (Guy Hamilton, 1982). Los clichés que se utilizan en el género son casi siempre los mismos. Reunión de un reparto lleno de estrellas. Historia ambientada en una localización de lo más exótica. Un grupo de personas de toda índole se reúnen en el mismo lugar por diferentes razones, pero que curiosamente tienen algo en común, todos conocen y tienen razones para matar a la persona que es asesinada, que por cierto, siempre es un indeseable. El asesinato siempre se comete en el justo momento en el que un detective se encuentra en el lugar y éste ira interrogando a cada uno de los sospechosos hasta lograr descubrir al culpable. Al final del relato el detective reúne a todos los sospechosos en la misma habitación y después de realizar una minuciosa reconstrucción del crimen, anuncia quien es el culpable

Sidney Lumet se encargó de la dirección del film. Lumet pertenece a la llamada "Generación de la televisión", a la que también pertenecen otros directores como: Arthur Penn o John Frankenheimer. Su carrera está llena de excelentes películas, Doce hombres sin piedad (1957), Tarde de perros (1975), Veredicto final (1982) o A la mañana siguiente (1986). Ha sido cuatro veces nominado al Oscar al mejor director y una como guionista. Ganó el Oscar honorífico en 2005.

Lo primero que llama la atención en la película es su impresionante reparto, uno de los mejores que se recuerdan. En el famoso tren viajan: Albert Finney, Sean Connery, Ingrid Bergman, Lauren Bacall, Jacqueline Bisset, Martin Balsam, Wendy Hiller, John Gielgud, Colin Blakely, Richard Widmark, Rachel Roberts, Michael York, Jean-Pierre Cassel, Anthony Perkins y Vanessa Redgrave. Durante la primera lectura de guión y estando juntos todos los actores, se produjo un hecho curioso. Empezaron a leer, pero no sé oía nada. Todos leían sus frases en voz baja. Sidney Lumet se dio cuenta de lo que sucedía. Las estrellas de cine (Connery, Bisset, Bacall, York, Widmark y Perkins) sentían un temor respetuoso ante las estrellas de teatro (Redgrave, Gielgud, Blakely, Hiller y Roberts) y viceversa. Lumet tuvo la idea de como romper el hielo. Interrumpió la lectura y les pidió que hablaran como si hubieran acudido a cenar a casa de Gielgud. Gracias a esto se relajaron y pudieron continuar.

Albert Finney no fue la primera elección para el papel de Poirot, había otros dos posibles candidatos Alec Guinness y Paul Scofield. Pero finalmente Albert Finney fue el elegido, y eso que tan solo tenía 38 años y Poirot debía tener entre 55 y 60 años. Para aparentar esa edad todos los días se sometía a una dura sesión de maquillaje que duraba varias horas. Al mismo tiempo que filmaba la película también actuaba en una obra teatral, por lo que no tenía mucho tiempo para dormir. De modo que para que pudiera descansar lo suficiente antes de rodar, una ambulancia alquilada lo iba a buscar a su casa todos los días y lo recogía en pijama, durante la media hora que duraba el traslado hasta el estudio lo maquillaban mientras el actor dormía. La fase final de maquillaje se realizaba en el estudio, donde el actor seguía durmiendo hasta que terminaban los maquilladores.

Sidney Lumet opina sobre la película y la obra de Agatha Christie: "Asesinato en el Orient Express es una película de suspense como la copa de un pino que te rompe completamente el saque. Todavía me veo, la primera vez que leí el guión, aullando de alegría cuando al final se descubre que todos los personajes son culpables. ¡Trata de lo increíble!. Pero después de pensarlo un poco, advertí que trata de algo más: La nostalgia. Para mí, en el mundo de Agatha Christie predomina la nostalgia. Hasta sus títulos son nostálgicos. El asesinato de Roger Ackroyd (¡qué nombre!), Asesinato en el Orient Express (¡qué tren!), Muerte en el Nilo (¡qué río!), todo en su trabajo evoca un tiempo y un lugar de los que nunca supe su existencia, y en verdad me pregunto si alguna vez fueron reales".
El película se filmó en localizaciones de Estambul (comienzo de la película), en los estudios EMI Elstree en Inglaterra (decorados del interior del tren), París (simulando ser la estación de tren de Estambul), los Alpes franceses (planos exteriores del tren) y Pontarlier, Francia (planos del tren bloqueado por la nieve).

El rodaje conllevo ciertas dificultades. El plano del tren saliendo de la estación de Estambul se rodó a la primera toma. La secuencia se rodó en una nave de las cocheras del ferrocarril a las afueras de Paris. En el escenario hay un enorme tren de seis vagones, trescientos extras y todo el equipo de filmación. El plano comienza con el tren moviéndose hacia la pantalla, la cámara se mueve hacia delante hasta que el tren ocupa toda la pantalla. Tanto el tren como la cámara cogen velocidad. La cámara gira al llegar al cuarto vagón obteniendo un primer plano del símbolo de la Wagon-Lits Company, en ese momento la cámara da un giro de 180º y va ascendiendo al mismo tiempo que el tren se aleja. El tren sale de la estación y desaparece en la oscuridad. Para tan complejo plano sólo se necesito una única toma. Se pudo lograr gracias al trabajo conjunto del equipo. Sidney Lumet lo recuerda así: "El rodaje tenía que ser de noche, ya que no hay mucho misterio, y más bien poco glamour, en un tren que deja la estación a la luz del día. Además, los Ferrocarriles Nacionales Franceses nos pedían que desalojáramos la nave a las 8:00 a.m. (...). No podíamos ensayar el plano ni siquiera una vez, porque Geoffrey Unsworth necesitaba el tren quieto en su sitio del andén para iluminar toda la escena. El extremo de la nave por donde el tren saldría estaría abierto al exterior, a los terrenos del ferrocarril, con todo el París de hoy en día al fondo, lo que era un motivo adicional por el que no podíamos rodar de día. (...). Finalmente, a las 4:00 a.m., me pongo nervioso. Geoff está a punto de terminar, los eléctricos están corriendo, todos trabajando a tope. A las 4:30, Geoff está listo. Mi corazón pega un brinco. Ahora sé que tendremos una sola toma, pues el cielo comenzará a iluminarse a las 5:10. No hay forma humana, en tan sólo cuarenta minutos, de volver a meter el tren en la nave, pararlo en su marca, y disponernos a intentarlo una senda vez. Además, el tráfico regular de trenes habrá empezado, de modo que el necesario cambio de raíles no será posible. No hay nada que hacer sino intentarlo. Los extras se colocan en su sitio, la máquina comienza a resoplar, cada corazón se encoge en un puño, ponemos la cámara a rodar. Grito: Que el tren ande. El ayudante francés bilingüe da la entrada al maquinista. El tren se pone en marcha hacia nosotros. Nosotros nos ponemos en marcha hacia el tren. El contrapeso se mueve y eleva la cámara hacia arriba. El foquista empieza ya a desplazar el foco hacia el veloz logo de Wagon-Lit del cuarto vagón. Lo tenemos ante nosotros en tan poco tiempo que es difícil seguirlo a simple vista, mucho más con la cámara. Peter McDonald (operador de cámara) vuelve la cámara tan rápido que me alegro de su insistencia en que me pusiera el cinturón de seguridad. El tren termina de salir de la nave y desaparece en la noche. Peter me mira, sonríe, levanta hacia arriba el pulgar. Geoff sonríe, me mira. Miro abajo a la script y digo con mucha tranquilidad: Ésta vale".

Otro inconveniente surgió con la fotografía. La idea era capturar la belleza física, para conseguirlo se utilizan teleobjetivos, que ayudan a suavizar la imagen, y la iluminación por detrás (en este tipo de iluminación la luz se dirige a la nuca y los hombros de los actores). El problema fue que para usar este tipo de fotografía se necesita de espacio, algo muy difícil de conseguir en los compartimentos de un tren. Para poder filmar Tony Walton tuvo que desarmar los paneles de trenes reales de la Wagon-Lits Company. Arrancó la madera del acero de las cocheras donde estaban ensambladas y las envió a Inglaterra. Los paneles se montaron sobre paneles de contrachapado, de modo que las paredes de los compartimentos se podían poner y sacar en función de la posición de la cámara y de la dirección de la luz. Posteriormente se pulió la madera. Tony Walton Y Geoffrey Unsworth (el director de fotografía), decidieron que la luz incidiese sobre la madera brillante y el reflejo que producía utilizarlo para iluminar por detrás.

Sidney Lumet realiza un trabajo sensacional de puesta en escena. La historia le permite demostrar todo su talento, como se aprecia en momentos como el de la reconstrucción final del asesinato por parte de Poirot. Durante los interrogatorios a los que sometió a cada unos de los sospechosos, éstos dijeron frases que por si solas no tenían el menor peso sobre la historia. Pero en el monólogo de Poirot estas frases vuelven a repetirse a modo de flashbacks, aunque en esta ocasión tienen una mayor fuerza visual y dramática. Tal efecto se consiguió con el uso de diferentes lentes. Cada escena se filmó dos veces. Cada una de ellas con un tipo distinto de lente. La primera con una lente normal (50 mm, 75 mm y 100 mm) y la segunda con un gran angular (21 mm). Dicha idea resulta revolucionaria y genial, reforzando la intensidad de la escena de una forma increíble.

El resultado final de la película no podía ser más satisfactorio, es lo que los ingleses definen como crowd pleaser, una película realizada de la mejor forma posible con el objetivo principal de entretener al espectador. Sidney Lumet volvió a demostrar con esta película que era uno de los directores más en forma de los 70, década de lo más prolífica para él, en la que realizó varias de sus obras maestras (Tarde de perros, Sérpico, Network). La película capta a la perfección el mundo de Agatha Christie, como nunca se ha vuelto a ver en pantalla. El glamour, la elegancia, la intriga y el humor se dan la mano de una forma impecable. A ello hay que agradecérselo al excelente guión de Paul Dehn, el mejor adaptado de una novela de la prolífica escritora, junto con el de Testigo de cargo (Billy Wilder, 1957). El guión posee grandes aciertos que pocas veces se han vuelto a repetir en el género whodunit. Aquí todos los personajes están relacionados con el hombre asesinado, pero ese hecho nos lo es explicado tras los interrogatorios de Poirot, lo vamos descubriendo al mismo tiempo que el detective y no desde el principio. Otro apunte interesante es partir de un hecho tan dramático como el de la muerte de la familia Armstrong, que nos permite rápidamente conectar con la historia y d ese modo podemos aceptar, hasta cierto punto, la venganza que cae sobre el personaje interpretado por Richard Widmark, como algo justo. Otro hallazgo interesante es la resolución del misterio. La idea de descubrir que todos los sospechosos son culpables es inesperada y genial. Logra despistar al espectador en este juego de engaños hasta el final. Mención aparte merece el flashback del asesinato, fotografiado con tonos azules, que le da un toque onírico a la escena, reforzando además el dramatismo de la misma. Pero el detalle que más llama la atención, es la decisión de Poirot de mirar a un lado sobre quienes son los culpables del crimen y decidir no comunicar a las autoridades la verdad sobre el horrible asesinato. Por una vez el famoso detective deja escapar a los culpables, esta decisión es a contracorriente y rompedora, y pone punto y final a esta gran película de una forma inmejorable.

Cabe resaltar también la increíble interpretación que Albert Finney. Su Hercules Poirot es excéntrico, inteligente, divertido, singular... único. Sólo hay que ver la escena en la que realiza un ritual antes de dormir, realizando de forma minuciosa todos los preparativos para acostarse. Incluso Agatha Christie declaró que la interpretación de Albert Finney era la más cercana a como ella se había imaginado a Poirot.

La película acogió excelentes críticas en su momento y además tuvo un gran éxito comercial, recaudando 35.733.000 dólares en los EE.UU.

Además recibió varias nominaciones al Oscar, mejor actor (Albert Finney), actriz secundaria (Ingrid Bergman), guión adaptado (Paul Dehn), fotografía (Geoffrey Unsworth), vestuario (Tony Walton) y banda sonora original (Richard Rodney Bennett). Ganando únicamente Ingrid Bergman, quien debe su premio en gran medida, a la escena del interrogatorio al que Poirot la somete, dicha secuencia está rodada en un plano fijo de Ingrid Bergman de cinco minutos de duración.

Curiosidades:

A Ingrid Bergman le fue ofrecido inicialmente el papel de la princesa rusa Dragomiroff, pero ella prefirió el de la doncella sueca retrasada.

El satén que sirve de fondo a los rótulos en los títulos de crédito iniciales, fue filmado por el propio Sidney Lumet. Tony Walton (director artístico y diseñador del vestuario de la película) se encargó de la tipografía de los rótulos.

Richard Widmack aceptó participar en la película por tener la posibilidad de coincidir con otras grandes estrellas.

Agatha Christie asistió al estreno de la película a la edad de 84 años. Ésta fue la única película que adapto una de sus novelas de la que ella se sintió completamente satisfecha. Agatha Christie murió sólo un año después del estreno de la película.

La lujosa comida que es inspeccionada y llevada a bordo del tren al principio de la película, fue robada justo antes de comenzar a rodar. Toda la comida tuvo que ser comprada otra vez, en medio de la noche, mientras rodaban en París.

La historia de Agatha Christie estaba inspirada en el notable secuestro y posterior asesinato del bebé famoso aviador Charles A. Lindbergh y de Anne Morrow Lindbergh, Charles Lindbergh Jr. en 1932. Charles A. Lindbergh murió tres meses antes del estreno de la película.

Labels: ,

5 Comments:

Blogger Miguel Crespo said...

Aunque Albert Finney sea el actor que más reconocimiento obtuvo por interpretar a Hércules Poirot (la nominación al Oscar que tú mencionas), a mí siempre me gustó más el Poirot de Peter Ustinov, mucho más divertido pese a contar con guiones bastante menos elaborados.

Me ha parecido curioso lo de la primera lectura del guión. Nunca lo había oído.

February 07, 2007 11:02 AM  
Blogger Rodi said...

Lo de la primera lectura de guión lo contaba Sidney Lumet en su libro "Así se hacen las películas".

February 09, 2007 10:44 AM  
Blogger Emilia Gonzalez said...

Estoy de acuerdo con Miguel, en que el mejor Poirot, en mi opinión, ha sido siempre el de Ustinov (que también hizo, por cierto, el mejor papel de Nerón de la historia del cine).

En cuanto a la historia, Agatha Cristhie la sacó de un hecho real: el del bloqueo por la nieve del Orient Express, a la altura de la frontera húngara, durante varios días. En él viajaba la amante del rey de Rumanía, la Popescu, exiliada por el gobierno rumano y que en realidad sal´
ia a esperar fuera al rey Carol que huyó poco después. En esa aventura real, los empleados de la compañía salieron a cazar lobos, para poder dar de comer al pasaje.

La autora se inspiró en esta aventura, difunda por la prensa de los años 20. Y recogió algunas anécdotas de otros viajes del famoso tren, ocurridas en otras ocasiones. Hay miles de ellas.

November 23, 2007 10:52 AM  
Blogger minos said...

les dejo el link a la pelicula

http://cineboleto.blogspot.com/2013/08/asesinato-en-el-orient-express-ver.html

March 22, 2014 5:15 PM  
Blogger jimmy oswaldo avila said...

hey y los protagonistas kienes son de esa obra

May 04, 2014 8:31 AM  

Post a Comment

<< Home