Wednesday, March 14, 2012

En nombre de Caín

Este artículo contiene spoilers no leer si no se quieren conocer partes esenciales de la trama de la película.


Carter Nix (John Lithgow), intenta ayudar a su padre, un prestigioso psicólogo infantil, a proseguir sus estudios dentro de ese campo. Con la ayuda de su hermano gemelo Caín, planea secuestrar a varios niños en los que realizar sus experimentos. Su situación se complicará con la aparición de un antiguo amor de su mujer.

Uso de tecnología, planos secuencia, sexo, suspense, final circense, sueños, referencialidad, asesinatos... En nombre de Caín (Raising Cain, 1992) es territorio De Palma.

Tras el estrepitoso fracaso de La hoguera de las vanidades (The bonfire of the vanities, 1990), Brian De Palma se refugió en lo que mejor sabía hacer, el relato de suspense puramente "depalmariano", que rodó en California cerca de su casa (por aquel entonces, su mujer, la productora Gale Ann Hurd, estaba embarazada y el director no quería estar lejos de ella). Esa idea de familiaridad se transmitió al reparto, De Palma se rodeó de un grupo de actores, con los que, en algunos casos, ya había trabajado anteriormente, John Lithgow (Impacto), Lolita Davidovich, Steven Bauer (El precio del poder), Frances Sternhagen y Gregg Henry (Doble cuerpo).

La idea del proyecto se le ocurrió al director, según comentaba en el libro "Brian De Palma por Brian De Palma", "Viendo El fotógrafo del pánico de Michael Powell, y sobre todo esa escena en que el padre estudiaba los efectos del miedo en el hijo. Y entonces me pregunté: ¿y si el niño desarrollase otra personalidad que asumiese los traumas? Me parecía una idea bastante demente y, al mismo tiempo, de una gran riqueza."

A lo largo de la película, De Palma juega constantemente con nosotros, con lo que esperamos que suceda, de una forma muy inteligente. Por ejemplo, durante toda la película usa el plano, contraplano para mostrarnos a Carter y Caín (lo cual es totalmente lógico, ya que son la misma persona), pero el acierto está en hacer lo mismo a la hora de mostrarnos a su padre, el Dr. Nix, que es interpretado igualmente por John Lithgow, al usar la misma técnica (plano, contraplano) en las escenas que ambos personajes interactuan con él, creemos que en realidad se trata de otra de las personalidades de Carter/Caín y que no es una persona real, pero el director nos sorprende al final, cuando descubrimos que sí existe, esa sorpresa sólo funciona por su ingeniosa puesta en escena. Otro momento que denota ese juego con el espectador es la escena del increíble plano secuencia que termina con el descubrimiento de un cadáver en la morgue (nosotros creemos que se trata de Jenny), pero al destapar el cuerpo vemos que se trata de la mujer a la que Caín mató al comienzo de la película.

De Palma juega también con la narrativa de la película empleando sueños y flashbacks que se entremezclan impregnando de un aire onírico a toda la película, donde mente, sueño, pesadilla y realidad se funden en un todo, una irrealidad casi palpable puramente cinematográfica.

Esa estructura narrativa, es interesante, pero al final se revela como el Caín de la película, el largo sueño de Jenny, con la confusión de los nombres de los regalos y que termina con su muerte atravesada por la lanza de una estatua, no conduce a ninguna parte, salvo por una breve y efectiva escena, que nos muestra el inicio de su relación con Jack en un hospital, pero había formas mejores de insertar en la historia dicha escena.

Otro problema derivado de esa narrativa es el montaje, el orden que director y montador dan a la película, no es el mejor posible. De Palma tenía previsto inicialmente un montaje distinto. Dejaré que el propio director se explique "La película debería haber empezado con la historia de Jenny. No se habría sabido que su marido estaba loco hasta el momento en que la asfixia con la almohada. No se sabía nada de Carter. No era más que una silueta de paso. Pero en el montaje nos dimos cuenta de que esa estructura nos imponía un tremendo flashback. El marido asfixiaba a la mujer con la almohada y, luego, pasábamos a la secuencia con la que comienza ahora la película: Carter durmiendo con cloroformo a la primera madre de familia, y luego la primera aparición de Caín, y luego la escena en la que Carter mete a la mujer en el maletero y lleva al chaval a casa de su padre, el doctor Nix. A ese bloque se sumaba toda la parte con Jack, las escenas en el parque, cuando Carter ve a su mujer con su amante. Todas las escenas formaban un flashback gigantesco y, en un momento dado, recuerdo que le dije al montador: No nos va a quedar más remedio que poner títulos entre secuencia y secuencia para que lo espectadores no se pierdan. Al final volvimos a estructurar toda la película en tres partes ateniéndonos a una cronología lineal. (...). Porque el problema de la versión actual es que arranca con las secuencias de Caín. Meto al público de entrada en un ambiente de esquizofrenia, con un tipo con veintisiete personalidades; así que cuando empieza al historia de Jenny, la gente no está en condiciones de admitir una fantasía romántica".

Ese montaje habría sido el perfecto para la película, primero, usaría el mismo recurso que Vestida para matar (1980), o lo que es lo mismo, que Psicosis (1960), empezar la película con un personaje que creemos, es el principal, para después de media hora matarlo para sorpresa del espectador, descubriéndose que el verdadero protagonista es otro. Esto crearía una narrativa mucho más fluida y coherente. En el momento que Carter asesinase a su mujer, se produciría el flashsback antes mencionado explicando la historia desde su punto de vista y cuando éste terminase, la historia conectaría con el presente del personaje (desde la escena en la que deshace del cuerpo de Jenny) y seguiría desde ahí hasta el final centrándose la acción en él. Creándose un in crescendo constante a lo largo de la película y haría además, la reaparición de Jenny mucho más efectiva. En la versión estrenada en cines al intercalar la historia de Jenny en medio de la narración, se rompía el ritmo de la película, al no ser la historia de ella, tan interesante como la de Carter.

La película tiene momentos de terror fantásticos, Jenny despertándose segundos antes de que el coche en el que se encuentra encerrada se hunda en el agua, el plano/susto final de Carter convertido en Margo, una revivida Jenny apareciendo súbitamente en un televisor o la aparición de Carter dentro del ascensor cuando Jenny entra en él. Amén de otros momentos igual de brillantes alejados del terror, como ese bello plano de Jenny fumando en la comisaria, que muestra primero el humo antes que a ella (y que además es acompañado de la acertada partitura de Pino Donaggio), el encadenado de Jenny despertándose rodeada de hojas en la cama de Jack, el brutal plano secuencia anteriormente mencionado o el excelente uso de la cámara lenta en ese circo de tres pistas que es el final.

La película tuvo un correcto funcionamiento en taquilla, en EE.UU. recaudó 21.370.057 de dólares y en el resto del mundo 15.800.000 de dólares. Lo que significó un pequeño triunfo ya que su presupuesto fue de tan sólo 12.000.000 de dólares.

En nombre de Caín es una película que posee varias personalidades, puede ser al mismo tiempo imperfecta, brillante, demencial, sorprendente, manipuladora y divertida. Tal vez por esa disparidad es considerada una de la películas menores de su director, pero una experiencia tan entretenida como ésta, debe empezar a ser valorada como el ejemplar ejercicio de suspense que es, si no en nombre del cine, sí en nombre de Brian De Palma.


Curiosidades:

Brian De Palma escribió el guión con John Lithgow en mente para el papel protagonista.

El plano secuencia de la comisaría de policía dura 4 minutos y 14 segundos.

Brian De Palma tenía por contrato percibir un porcentaje de los beneficios desde el primer dólar recaudado.

El plano final de la película es idéntico a otro de Tenebre (1982) de Dario Argento.

Peet Gelderblom creo un nuevo montaje de la película según las ideas originales de De Palma y lo colgó en la red, podéis verlo (en versión original) aquí.

Labels: ,

2 Comments:

Blogger Herman Master said...

Muy interesante. Es una de esas películas que tengo en mente para ver, pero por una u otra razón siempre se me escapa. Tendré que darle una oportunidad. Un saludo.

March 19, 2012 8:06 AM  
Blogger Rodi said...

Si te gustó "Vestida para matar" o "Doble cuerpo" es posible que ésta también te guste, es puro De Palma.

Me alegra verte de nuevo por aquí.

Saludos.

March 19, 2012 2:54 PM  

Post a Comment

<< Home