Friday, December 18, 2009

Moonraker

James Bond recibe la misión de investigar el robo de la nave espacial Moonraker. Sus primeras investigaciones le llevan al multimillonario Hugo Drax, quien planea secretamente lanzar cápsulas con gas tóxico por todo el planeta para aniquilar a la raza humana y así instaurar una nueva raza superior que el liderará. Bond con la ayuda de la agente de la CIA, Holly Goodhead, intentará desbaratar sus planes.

Moonraker es la decimoprimera película oficial de James Bond, de nuevo protagonizada por Roger Moore, en su cuarta caracterización como 007. Christopher Wood adaptó la novela homónima de Ian Fleming (que fue la tercera en publicarse), de la que sólo toma su título, el personaje del villano y algún elemento puntual. Lewis Gilbert es su director.

Antes de la adaptación al cine por parte de Eon Productions, ya existió un intento de trasladar la novela de Ian Fleming al cine en 1955, cuando los derechos de Moonraker fueron vendidos a John Payne, por el pago de 1.000 dólares al mes durante 9 meses. Payne fue la primera persona interesada en convertir las novelas de James Bond en una serie de películas, pero rechazó la empresa porque consideró que no podría hacerse con los derechos de todas las novelas de 007. Entre 1955 y 1956 la Rank Organisation, a través de Ian Hunter, se hizo con los derechos de la novela, Fleming estipuló un pago inicial de 1.000 libras por la opción de compra y 10.000 libras adicionales por los derechos para realizar la película. En la primavera de 1959, Rank Organisation vendió a Fleming los derechos sobre de la novela. Harry Saltzman, copropietario de Eon Productions, se hizo con los derechos de las novelas de James Bond entre 1960 y 1961, incluida Moonraker, y el resto es historia.

Por causa de cambios en las leyes de impuestos en Gran Bretaña, los productores de la película decidieron no usar los estudios construidos para la anterior entrega (los Pinewood Studios) y prefirieron construir los decorados en 3 estudios de sonido de Francia, en los que Ken Adam construyó los mayores decorados jamás erigidos en ese país. Los Pinewood Studios fueron usados para rodar los planos de interiores de la secuencia del teleférico y los exteriores de la batalla en el espacio. El rodaje transcurrió sin demasiados contratiempos, sin olvidar el ataque de cálculos renales que sufrió Roger Moore en Francia, el único momento de verdadera tensión se produjo rodando la secuencia del teleférico en Rio de Janeiro, cuando el doble Richard Graydon resbaló y se quedó colgando del aparato, por suerte el doble salió ileso.

El increíble trabajo del equipo técnico se vio recompensado con una nominación a los mejores efectos visuales (Derek Meddings, Paul Wilson y John Evans), premio que acabaría ganando Alien, el octavo pasagero (1979).

Las películas de James Bond en sus comienzos creaban modas, imponían estilos, pero poco a poco las películas de la saga de 007 terminaron adaptándose al zeitgeist del momento, el primer ejemplo lo vemos en Vive y deja morir (1973), que tomó elementos de la blackexploitation tan popular en los 70, otro caso es Quantum of solace (2008) que se acercó al estilo de los films de Jason Bourne y en el caso de la película que aquí nos ocupa podemos encontrar el caso más evidente de acercamiento a otro género o estilo ajeno a la saga. Tras el apoteósico estreno de La guerra de las galaxias (1977) la ciencia ficción estuvo más en auge que nunca y los productores de 007 vieron la posibilidad de aprovechar el tirón del género en el público, así que acercaron la saga de James Bond hacia la ciencia ficción. Originalmente iba a ser Sólo para sus ojos la película en estrenarse tras La espía que me amó, pero tras el cambio de rumbo, los productores apostaron por Moonraker, más apropiada para adentrarse en dicho género.

Además de ese acercamiento a una saga ajena, encontramos en Moonraker una aproximación o diría más claramente una copia, de otra película de la saga, de La espía que me amó para ser más concretos. Son varios los elementos que se repiten de una a otra, tenemos a un supervillano con planes de destruir el mundo, el asesinato de una persona que lo traiciona por parte de unos animales (tiburones en La espía que me amó y dobermans en Moonraker), el regreso de Tiburón como villano, la secuencia pre-créditos envuelve a James Bond saltando en paracaídas, hay localizaciones con pirámides, y Bond conduce un vehículo anfibio (el Lotus submarino de La espía que me amó y la góndola hovercraft en Moonraker). Además que director y guionista son los mismos que en La espía que me amó.

Pero todo lo que había funcionado en La espía que me amó no lo hace en Moonraker, el principal problema es el sentido de humor del que hace gala la película, la era Moore siempre se caracterizó por su toque cómico y los responsables de la película quisieron potenciarlo en ésta por encima de todo, dados los buenos resultados en el anterior film, pero aquí no hace más que lastrar cada una de las escenas de la película, cayendo en muchas ocasiones en el mayor de los ridículos (como lo demuestra la bochornosa secuencia de la góndola en Venecia o la imagen de Bond montando a caballo mientras suena el tema de Los 7 magníficos).

Tampoco ayuda la presencia excesivamente cómica de Tiburón, que echa abajo la mayoría de escenas en las que interviene, sólo cabe recordar su absurda aparición en el avión de Bond al comienzo de la película y sus intentos posteriores de volar cuando se rompe su paracaídas, el encuentro con su partenaire al son de "La obertura de Romeo y Julieta" de Tchaikovsky, el momento en el que rompe el cable del teleférico con sus dientes o el absurdo instante en el que arranca el volante de su lancha y cae por unas cataratas.

Además el guión flojea por todas partes. La excusa de la investigación de Bond es ridícula, la explicación del porqué Drax roba la nave Moonraker al comienzo de la película es de lo más simplista, pero claro, si la nave no fuese robada Bond no entraría en la historia, es decir, la nave es robada porque si no, no habría película. La visita de Bond a Drax al comienzo de su investigación se salva con dos intentos de asesinato por su parte del villano, poniéndose al descubierto. Son tantas las insensateces que recoge su guión que podría estar así todo el día (el uso de pistolas lásers en plena década de los 70, explosiones en el espacio, el mechero minicámara de Bond con su número de agente secreto grabado en él,...).

Gracias a todo lo enunciado, Moonraker se convierte con diferencia en la peor entrega de la saga, por mucho que sea la más megalómana de todas (el presupuesto de la película es en proporción, el más alto de la serie) y tenga una preocupación especial por resultar lo más espectacular posible, con sus increíbles localizaciones (la mansión de Drax, Venecia, Rio de Janeiro), sus decorados que dejan con la boca abierta (la base secreta de Drax en la selva brasileña, la base en órbita), sus monumentales escenas de acción (el robo de la nave Moonraker, la secuencia del paracaídas, la persecución de lanchas por la selva brasileña, la batalla final en el espacio), pero lo que queda al final es un producto típico y repetitivo, con secuencias mil veces vistas en otras películas de la saga se repiten con completo desinterés y desfachatez. Sólo tiene una secuencia reseñable, el asesinato de la mujer que traiciona a Drax, que parece sacada de una película de terror y está coronada con una gran pieza musical de John Barry.

Moonraker se vio acompañada de un increíble éxito comercial, recaudando 70.308.099 dólares sólo en EE.UU. y 140 millones de dólares en el resto del mundo, lo que la convirtió en la película más taquillera de la saga en su momento (sin tener en cuenta los ajustes debidos a la inflación) y en la película más taquillera de 1979 a nivel mundial. Su presupuesto fue de 34 millones de dólares.


Curiosidades:

El papel de Drax fue ofrecido originalmente a James Mason. También se le ofreció el papel a Louis Jourdan, quien sería el villano de Octopussy (1983).

El guionista Tom Mankiewicz (Diamantes para la eternidad, Vive y deja morir, El hombre de la pistola de oro) escribió un guión para esta película que no fue utilizado. Supuestamente partes del mismo fueron usados para Octopussy (la secuencia inicial del mini jet) y en Panorama para matar (la secuencia en la Torre Eiffel).

A Lois Chiles le fue ofrecido el papel de Anya de La espía que me amó (1977), pero lo rechazó para tomarse un retiro temporal. Consiguió el papel de Mary Goodhead de casualidad, cuando se sentó en un vuelo al lado de Lewis Gilbert, director de la película.

Inicialmente estaba previsto que Barbara Bach repitiese su papel de Anya en La espía que me amó en una breve escena de la película, pero la idea fue rechazada pocos antes del comienzo del rodaje. Al parecer su papel sería el de la mujer que aparece en la cama de Gogol cuando éste se queja al Coronel Scott de sus problemas para dormir.

Michael Lonsdale reemplazó a Stewart Granger.

Algunos elementos de la novela de Ian Fleming fueron usados para el guión de Muere otro día (2002).

Moonraker fue filmada en 3 continentes, en 4 estudios distintos y a través de 7 países.

Continuando con la broma interna usada en La espía que me amó, en Moonraker vuelve a aparecer "el hombre con la botella" interpretado por Victor Tourjansky, quien aparecería de nuevo en Sólo para sus ojos (1981) como "el hombre con un vaso de vino".

El director Lewis Gilbert realiza un cameo como uno de los transeúntes de la Plaza de San Marcos de Venecia.

La única ocasión que Bond dispara un arma en toda la película es cuando dispara con una escopeta de caza al sicario de Drax oculto en lo alto de un árbol.

Según Tom Mankiewicz había una escena en la que Drax se encontraba con sus cofinancieros en su base secreta del Amazonas. La reunión tenía lugar en la sala situada debajo la lanzadera espacial, la misma en la que Drax encierra a Bond y Holly. La escena fue eliminada del montaje final.

También se eliminó otra escena filmada que envolvía a Bond y Goodhead en una sala de meditación de la estación espacial de Drax.

La idea de la pelea entre Bond y Chang en la sala de cristal veneciano estaba prevista para incluirse en La espía que me amó e iba a tener lugar en la Sala de la momia del Museo de Antigüedades del Cairo. La misma escena tuvo la mayor rotura de cristal jamás mostrada en una sola escena.

Tiburón es el único sidekick que ha aparecido en 2 películas de la saga.

Melinda Maxwell, la hija de Lois Maxwell (la famosa Moneypenny) tiene un papel como una de las mujeres que Drax elige para perpetuar la especie.

Cuando concluye la escena de la caza del zorro, la corneta toca las tres primeras notas de "Así habló Zarathustra", que popularizó la película 2001: Una odisea del espacio (1968).

Se consideró que Moonraker fuese la película que siguiese a Al servicio secreto de su Majestad (On her Majesty's secret service, 1969), pero al final se declinaron por Diamantes para la eternidad (Diamonds are forever, 1971).

El nombre de la chica Bond de la novela original, Gala Brand, no es usado en la película.

El actor Richard Kiel (Tiburón) tiene una única frase de sus dos colaboraciones en la saga de 007. La frase es "Bueno, por nosotros" y la dice en antes del final de Moonraker.

Carole Bouquet fue entrevistada para el papel principal. La actriz sería chica Bond 2 años después en Sólo para sus ojos (1981).

La película posee la escena con el mayor número de personas en ingravidez (mediante cables) jamás filmada.

El productor de la película, Albert R. Broccoli, tiene un cameo, puede vérsele como un transeúnte de la Plaza de San Marcos vestido con una camisa azul claro. También puede verse en el mismo lugar a Dana Broccoli.

El productor Michael G. Wilson, realiza tres cameos en la película. En el primero se le ve caminando por delante de la tienda "Venini Glass" en Venecia, en el segundo se le puede ver sobre un puente mientras Bond y M hablan al lado de un canal y en el tercero aparece como un técnico de la NASA en la sala de control central.

Se usaron lásers reales para la creación de los efectos visuales de la película.

Fue la primera película en mostrar una lanzadera espacial moderna. El film se realizó para supuestamente coincidir con el primer lanzamiento de una lanzadera espacial, pero esto no ocurrió hasta 1982.

Para la escena que acontece en el laboratorio secreto de Drax en Venecia, Albert R. Broccoli pidió permiso a Steven Spielberg para usar la melodía de 5 notas de Encuentros en la tercera fase (1977) para el momento que abren la puerta del laboratorio. Broccoli le devolvió el favor a Spielberg años más tarde, cuando éste le solicitó usar la melodía de James Bond en la película Los Goonies (1985).

Shirley Bassey realizó con Moonraker su tercera colaboración con la saga de James Bond, cantando el tema principal de la película. Ella ya había participado en James Bond contra Goldfinger (1964) y Diamantes para la eternidad (1971). Además cantó una versión de "Mr. Kiss Kiss Bang Bang" para Operación Trueno (1965) que no fue usada. Hasta la fecha, ningún cantante ha participado en la saga más de una vez, a excepción de Shirley Bassey.

Otros cantantes considerados para interpretar el tema principal fueron Johnny Mathis y Frank Sinatra. Cuando ambos cantantes estaban ligados al proyecto el título de la canción era "Think of me" y tenía una letra distinta a la finalmente usada. Kate Bush también fue considerada para cantar el tema principal, pero rechazó la oferta.

Para rodar la secuencia del paracaídas fueron necesarios 88 saltos por parte de los especialistas y 5 semanas para completarse, para al final tener los 2 minutos de metraje mostrados en la película.

Al final de la película varias parejas de hombres y mujeres llegan a la estación espacial de Drax, pero cuando comienza la batalla final, todas las mujeres desparecen por arte de magia y sólo se muestra a hombres luchando. En ningún momento se explica que les ha sucedido a las mujeres, pero tras la explosión de la estación se supone que todas han muerto, lo que convierte a esta película en el mayor número de muertes femeninas de la saga Bond.

En los créditos finales de la película puede leerse "Filmada en... Pinewood Studios (Londres) y en localizaciones de Italia, Brasil, Guatemala, EE.UU. y el espacio exterior".

Los creadores de la película tenían dudas sobre si el público aceptaría la relación entre Tiburón (Richard Kiel) y Dolly (Blanche Ravalec) dada su diferencia de altura, pero cuando vieron que la mujer de Richard Kiel era de la misma estatura que Blanche, cambiaron de idea.

La NASA no había finalizado el diseño de la lanzadera espacial cuando comenzó la producción de la película. No fue hasta tiempo después de haberse estrenado cuando los diseñadores de producción pudieron comprobar que sus creaciones eran idénticas a los diseños definitivos de la NASA.


Gadgets:

Muñequera lanzadardos.

Pitillera fuerzacajasfuertes.

Mechero minicámara.

Góndola hovercraft.

Bolígrafo con veneno.

Agenda disparadardos.

Perfume lanzallamas.

Bolso radio.

Pistola láser.

Lancha motora, que posee torpedos, bombas marinas y para una fuga rápida, un ala delta incorporado.

Reloj con explosivo plástico.

Labels: , ,

7 Comments:

Blogger Kalimero said...

Esta vez tengo que estar en desacuerdo: Moonraker es de mis favoritas de 007 y por supuesto me parece bastante mejor que el tostón de La Espía que me amó.

Lo que no sabía es que había sido la peli más taquillera de 1978, siempre creí, no se por qué, que había sido un fracaso.

Saludetes.

December 19, 2009 4:12 AM  
Blogger Pliskeen (David Ribet) said...

Buena o mala, lo que está claro es que es la entrega más esperpéntica de toda la saga.

Nunca me entusiasmaron demasiado las de Moore, aunque de pequeño me parecían entretenidas y vistosas.
Tampoco las recuerdo demasiado y de vez en cuando vuelvo a revisionarlas. Octopussy la volví a ver hace un año o así, y me quedé dormido xD

Ésta la veré un día de estos para saber si es mejor o peor de lo que la recuerdo.

Saludos y muy completa reseña ;)

December 19, 2009 4:18 AM  
Blogger giacomo said...

Como siempre, retorna el blogger cinéfilo con todo el arsenal de datos y sabrosas curiosidades que me hacen las delicias los fines de semana. Lástima que solo hagas un post al mes; y aunque no soy un fan de Bond, sí me gustó mucho su análisis. Saludos y feliz navidad y año nuevo!!!

December 20, 2009 2:01 PM  
Blogger Agustin said...

Soy seguidor de las pelis de Bond, si bien es cierto que Moore hacia mucho el payaso pero lo hacia bien en ese sentido. Siempre he sido fan de Solo para sus ojos y Vive y deja morir. El diptico de La espia que me amo y Moonraker era un autentico disparate pero eso si un disparate entrenido y a lo grande.

Hoy en día es cierto que los filmes de la etapa de Moore se han quedado bastante parodicos pero si nos fijamos bien con el cambio del actual Bond a los filmes de Pierce Brosnan le han pasado lo mismo y eso que se rodaron en los 90 y principios de este siglo.

December 21, 2009 11:42 AM  
Blogger Kike said...

¡Gloriosa Moonraker! Cuando era pequeñajo era mi peli favorita de James Bond. Roger Moore mola un huevo, la verdad.

December 29, 2009 2:00 AM  
Blogger Juls said...

No comparto tu opinión sobre Tiburón, ese tipo mejora la película cada vez que sale.

January 13, 2010 2:19 PM  
Blogger natalia_paperblog said...

Buenos días Rodi,

Quisiera disculparme, pero no he encontrado otra manera de contactarte que a través de los comentarios.

Me pongo en contacto contigo tras haber localizado tu blog Películas de Culto, para invitarte a conocer Paperblog, http://es.paperblog.com, un sevicio de difusión cuya misión consiste en identificar y dar a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos. El tuyo se adapta a nuestros criterios de calidad y creo que tus artículos resultarían muy interesantes a los lectores de la temática Cultura.

Espero que encuentres el concepto interesante y te motive. Mientras, no dudes en escribirme para conocer más detalles.

Atentamente,

Natalia

February 23, 2010 3:56 AM  

Post a Comment

<< Home