Saturday, November 01, 2014

El chip prodigioso

"¡Jack Putter al rescate!"

Este artículo contiene spoilers, no leer si no se quieren conocer partes esenciales de la trama de la película.

El teniente Tuck Pendelton se somete a un experimento revolucionario, ser miniaturizado dentro de una nave para después ser inyectado en un conejo. Pero durante el experimento unos ladrones irrumpen en el laboratorio donde tiene lugar y Tuck termina dentro del hipocondríaco Jack Putter. Ambos deberán ayudarse mutuamente para sacar a Tuck del cuerpo de Jack, al mismo tiempo que los ladrones tratan de atraparlos, para hacerse con tan asombrosa tecnología.


VIAJE ALUCINANTE
El proyecto de El chip prodigioso (Innerspace, 1987) fue una idea del productor Peter Guber (Las brujas de Eastwick), quien se reunió con el director Joe Dante y el productor Mike Finnell (Gremlins) para exponerles lo que había ideado, la historia de un explorador miniaturizado que queda atrapado dentro del cuerpo de otro humano. Cuando escucharon el planteamiento, Dante y Finnell se dieron cuenta de que era muy similar al de la película Viaje alucinante (1966). Guber les garantizó que sería diferente y contrató al guionista Chip Proser (El hombre del hielo) para que se hiciese cargo del guión. Cuando Dante lo leyó se encontró con que se trataba con una historia de espías tradicional, sin humor y al director no le interesó el proyecto.
Pero obviamente ese no fue el fin de El chip prodigioso. En 1984, Bruce Berman, vicepresidente de producción de la Universal Pictures y compañero de Guber, fichó por la Warner Bros. como vicepresidente de producción. Berman y Guber se llevaron el proyecto a su nueva casa y contrataron a Jeffrey Boam (Indiana Jones y al última cruzada, Jóvenes ocultos) para que rescribiese el guión.
Viendo que el proyecto era de lo más apropiado para ser una producción "presentada por Spielberg", la Warner le envió el guión al director de Parque Jurásico, a quien le gustó y decidió producirla a través de su compañía Amblin Entertainment.
Con el nuevo guión y la involucración de Spielberg, el proyecto pasó a manos de Robert Zemeckis (Regreso al futuro) por interés del propio Spielberg, pero finalmente Zemeckis terminó pasando del proyecto y la película le fue ofrecida de nuevo a Dante. Cuando el director leyó el nuevo libreto, quedó encantado, la historia se había convertido en una comedia, según Dante era como "¿Qué pasaría si introdujeras a Dean Martin dentro de Jerry Lewis?". Aunque Proser mantuvo el crédito como guionista, según Dante fue Boam quien realmente escribió el guión.
Dante añadió que se involucró en el proyecto también porque "Mi última película Exploradores fue un fracaso y quería hacer una película comercial sin incluir ninguna de mis habituales rarezas. Pero cuando la terminé, era tan chiflada como las otras."
Martin Short fue el primer actor al que entrevistaron para el personaje de Jack Putter, cuando Dante lo conoció se dio cuenta que era perfecto para el papel "Era parecido al personaje. Sólo un tipo normal, un poco cobarde, un hipocondríaco." Declaró el director. Durante el rodaje Short hizo gala de una gran improvisación, realizando por costumbre muchas tomas, aunque Dante considerase que ya eran suficientes.
Encontrar el actor idóneo para interpretar a Tuck Pendleton fue un poco más difícil. Inicialmente el papel fue escrito para alguien mayor, incluso se planteó contratar a Clint Eastwood, quien por aquel entonces había hecho un paréntesis en su carrera en el cine, para ser el alcalde de su ciudad, Carmel-by-the-Sea. Al final la idea de que el personaje de Tuck fuera interpretado por alguien mayor fue descartada por Dante, porque no quería que la relación entre Tuck y Jack fuera del tipo padre/hijo. Fue Spielberg quien pensó en Dennis Quaid para el papel. El director de Tiburón llevó al actor al rodaje de "The Greibble", episodio de la serie Cuentos asombrosos que estaba dirigiendo Dante en aquel momento. Aunque Quaid había interpretado a un astronauta en Elegidos para la gloria (1983) y ambos personaje podrían parecerse, Dante se dio cuenta que Quaid sería un gran Tuck.
Cuando Amy Irving, mujer de Spielberg por aquel entonces, leyó el guión de la película le insistió en conseguir el papel de Lydia, pero aunque estaba en una posición privilegiada, éste fue a parar a Meg Ryan, en pleno camino a convertirse en una estrella.
El reparto se completó con caras habituales del cine de Dante como Kevin McCarthy, Robert Picardo, Wendy Schaal, Henry Gibson, William Schallert y Dick Miller. Para éste último Dante no encontró ningún papel de peso, por lo que para incluirlo en la película le dio un cameo como taxista. Y en el caso de William Schallert, que interpreta al médico de Martin Short, se produce la curiosa (y posiblemente nada casual) coincidencia de que interpretó también a un doctor en El increíble hombre menguante (1957). Y para redondear las curiosidades Henry Gibson trabajó en La increíble mujer menguante (1981).
El papel de Ozzie, el científico que inyecta a Tuck en Jack está interpretado por John Hora, habitual director de fotografía de Dante. Fue idea de Spielberg que Hora interpretase al científico despistado. Dante y Finnell eran reticentes en darle el papel, pero Spielberg insistió en que le hicieran una prueba de cámara, después de verla y quedar impresionados, le dieron el papel.
Otros rostros no habituales del cine de Dante completaron el resto de roles como Fiona Lewis, Harold Sylvester y Vernon Wells. Éste último da vida al villano Mr. Igoe, pero inicialmente fue el actor Luca Bercovici el contratado para el papel, pero tras filmar sus escenas, los productores sintieron que el actor no era lo suficientemente intimidante para dar vida al villano, de modo que contrataron a Wells, quien sí daba el pego como el inmutable Igoe.
El rodaje fue de lo más placentero para sus responsables y carente de problemas a resaltar. El cual tuvo lugar principalmente en estudios de sonido, los 12 y 18 de la Warner Bros Burbank Studios para ser más exactos, exceptuando algunos exteriores en San Francisco y Los Angeles.
Para ayudar a Martin Short en su interpretación y en su interacción con Dennis Quaid, los responsables de la película buscaron la forma de que, aunque ambos no estuviesen juntos en pantalla, si lo estuviesen a la hora de rodar sus escenas, Short explicaba así como fue su trabajo con Dennis Quaid "Durante cerca de 3 meses, Dennis estuvo allí todos los días en una cabina con un micrófono al lado del escenario. Me pusieron un pequeño auricular en mi oreja, así Dennis podía darme las frases y podíamos hacer realmente las escenas juntos. Lo probamos sin el auricular, pero hay un aspecto especial que afecta a tu rostro cuando alguien te está hablando. Estaba realmente respondiendo a la voz de Tuck Pendelton dentro de mí."
Cuando se presupuestó la película, se analizó que se debía mostrar y que no en pantalla para no encarecer demasiado la producción y se decidió eliminar ciertos planos que necesitarían efectos visuales. Pero después de que Spielberg viese la película, decidió incluir más planos con efectos, prácticamente aquellos que inicialmente se habían eliminado.
Los efectos visuales fueron supervisados por el mago Dennis Muren, quien bajo la ILM creó efectos tan increíbles que a día de hoy siguen siendo excelentes. Las naves que aparecen en la película eran más que nunca miniaturas, movidas mediante varillas como si se tratase de títeres, las cuales eran animadas mediante técnicas go motion o por control de movimiento, en función de las necesidades de cada plano. Además para recrear el ambiente del interior del cuerpo humano se usaban diferentes sets, estos podían ser "secos" (para los cuales se filmaba en escenarios llenos de humo), "lluviosos" (sumergido en el tanque nube de la ILM) o "húmedos" (cubierto de polímero methocel).
Dennis Muren, Bill George, Harley Jessup y Kenneth Smith recibieron en 1987 el Oscar a los mejores efectos visuales, ratificando así su excelso trabajo.
Hubo varias secuencias en las que se recurrieron a ingeniosos trucos en lugar de a costosos efectos especiales. Por ejemplo, para mostrar a Scrimshaw y Canker como dos seres diminutos que viajan en el asiento trasero de un coche, simplemente se construyó un coche el doble de largo de lo normal y la perspectiva dio la sensación de que éstos tenían la mitad de su tamaño. Y para rodar la escena final en la que ambos están dentro de una maleta, ésta era el doble de grande, pero la mano que la cierra era auténtica y se creo la ilusión de que la cerraba, acercándola mucho a la cámara y haciendo que su movimiento se sincronizase con el momento en el que se cierra la maleta, para lo cual se requirieron 20 tomas.
Otra secuencia que tampoco requirió de efectos visuales, aunque a simple vista no lo parezca, es aquella en la que después de que Jack Putter se haya convertido en el Cowboy, ante la sorpresa de Lydia, ésta camina hasta el cuarto de baño donde se encuentra al Cowboy inconsciente dentro de la bañera. La secuencia se filmó en un único plano sin cortes y Picardo hizo los dos papeles, primero el de Jack convertido en el Cowboy y en el momento en el que sale de plano y la cámara recorre la habitación del hotel hasta el cuarto de baño, el actor se quitó la ropa, pasó a través de una falsa pared al cuarto de baño, donde un asistente de maquillaje le cambió la peluca y después se metió dentro de la bañera haciendo el papel del Cowboy, quedando la escena perfecta.
La película se estrenó el 1 de julio de 1987 y contra todo pronóstico fue un fracaso de taquilla, recaudando en territorio norteamericano 25.893.810 de dólares. Según Dante la razón del fracaso fue que los ejecutivos de la Warner no supieron como vender la película. Pese a ese fracaso con el tiempo la película ha terminado encontrando su lugar, convirtiéndose en una película de culto, reindivicada por muchos.

VALORACIÓN
La mejor idea de El chip prodigioso radica en su planteamiento, el introducir un hombre dentro de otro y que ambos no puedan ser más opuestos. Conforme avanza la película Putter (inicialmente un ser gris y temeroso de todo) comienza a parecerse más al hombre que lleva literalmente dentro, comienza a ser valiente, aventurero y a tener éxito con las mujeres. En el fondo Putter siempre tuvo a ese hombre dentro de él, pero hasta que no le inyectaron a uno, no supo que existía.
Podemos ver a Tuck como el Pepito Grillo de Jack, una voz interior que le dice que decisiones tomar, que le empuja hacia delante, que le da valor, esa que todos tenemos dentro, la que muchas veces por miedo o por falta de confianza en nosotros mismos nos negamos a escuchar. Tal vez todos llevamos a un pequeño Tuck Pendleton dentro.
Se producen continuos paralelismos entre Jack y Tuck (hasta sus nombres suenan parecidos), como cuando el televisor de Jack comienza a arder y tiene que apagar el fuego con un extintor, lo mismo que le sucede a Tuck dentro de su nave. Jack llega a vestirse con la ropa de Tuck (en un paso más cerca de convertirse en ese hombre que llegará a ser). Ambos se sienten atraídos por Lydia e incluso Lydia comienza a sentirse atraída por Jack, porque ve a Tuck en él. Cuando al final de la película Tuck sale de la nave y se encuentra con Jack, éste ya no es el hombre que era cuando empezó la película, ambos son lo mismo, dos hombres decididos y valientes, dos héroes.
Cuando Jack cree falsamente que Tuck sigue dentro de él, se vuelve un ser aguerrido sacando valentía de donde parecía no haber nada y así la película aprovecha para hablarnos de que cuando creemos en nosotros mismos, somos capaces de cualquier cosa, como le sucede a Jack Putter.
Aunque Dennis Quaid se pase prácticamente toda la película en el mismo emplazamiento, ésta nunca se hace aburrida y eso se debe por un lado a la gran labor de los actores y por otra al genial ritmo que Dante imprime a la película. Además la química entre Quaid y Short es absoluta y eso que sólo comparten un par de escenas juntos en toda la película.
El potencial cómico de la singular situación que plantea la película está realmente bien aprovechado, el hilarante momento en que Jack cree estar poseído es uno de mis preferidos. Y además la película no olvida otro tipo de escenas más íntimas, como ese mágico instante en el que Tuck descubre que es padre, al estar en el interior de Lydia, quien está embarazada (uno de los mejores momentos de la carrera de Dante), dotado de una belleza y emoción difíciles de explicar, claro ejemplo de ciencia ficción bien entendida.
Dante y Boam consiguen distanciarse de Viaje alucinante, incluso la superan, al tomar un camino diferente, el de la comedia, lo que hace que no se tomen tan en serio la imposible historia que están contando. Además la aventura no está sólo en el dentro del cuerpo humano, también acontece fuera de él, lo cual potencia las posibilidades de la historia al máximo.
Puede considerarse a El chip prodigioso como la película menos Dante de su carrera, ahí están presentes su sentido del humor, sus cameos característicos, sus homenajes, pero Dante más que nunca se puso al servicio de la historia y actuó como un artesano, no era propio del director verle en una película de acción y aventuras (donde demuestra desenvolverse como pez en el agua), pero tal vez es su film menos personal. Lo cual no es ningún problema, ni afecta al resultado final del mismo, el director acerca la película a su estilo, pero al mismo tiempo mantiene una distancia con el material, haciendo posiblemente el film más entretenido de su carrera.
Martin Short hace uno de sus mejores papeles en cine (si no el mejor), demostrando realmente su vis cómica y estando más que correcto cuando las circunstancias requieren que muestre una cara más seria. Short es el corazón de la película y la hace funcionar. Por su parte Quaid y Ryan están más que correctos en sus papeles. Y Robert Picardo se conviete en todo un robaescenas.
No quería olvidarme de resaltar la banda sonora de Jerry Goldsmith, genial como en cada colaboración con Dante y la inclusión de la canción "Twistin' the night away" de Rod Stewart, una excelente cover de un tema de Sam Cooke.
Esta aventura de microscópicas dimensiones, pero enorme en diversión, lleva entreteniéndome desde los 80, las aventuras de Jack y Tuck, literalmente juntos y revueltos, recuerda a una época en la que el cine de evasión era diferente, más divertido, mejor filmado, hecho con más cariño y pasión, tomando al público como gente inteligente e intentando hacérselo pasar como nunca. Ese cine ya no volverá, pero siempre nos quedará El chip prodigioso, que a la gente de mi generación nos caló tan hondo como Tuck lo hizo en Jack.

CURIOSIDADES
Joe Dante tiene un cameo, es el segundo empleado de Vectorscope Lab que es atacado por los ladrones.
Dennis Quaid y Meg Ryan se conocieron en esta película y se casaron en 1991.
Es la única película dirigida por Joe Dante en ganar un Oscar.
Joe Dante vuelve a introducir varios guiños a los Looney Tunes. El conejo en el que tiene que inyectar a Tuck se llama Bugs. El sonido que hace el Demonio de Tasmania al girar es usado en la escena en el que la nave gira en la centrifugadora. Tuck tiene en su casa un muñeco de peluche de Bugs Bunny y también una cabeza parlante de Bugs que usa Lydia. Además en el laboratorio hay otro muñeco del famoso Looney. Y Chuck Jones tiene un cameo, puede vérsele comiendo zanahorias en la escena del supermercado al principio de la película.
Todas las células del interior del cuerpo humano fueron creadas con gelatina.
Vernon Wells compuso su interpretación de Mr. Igoe basándose en el Terminator de Schwarzenegger.
En la escena en la Putter convertido en el Cowboy se reune con Scrimshaw, Robert Picardo uso su propia voz con cierto toque a lo Martin Short. Los responsables de la película no creyeron que la escena funcionase con Short doblando a Picardo.
Los actores que están en la sala de espera con Jack son Andrea Martin y Joe Flaherty, compañeros de Martin Short en las series SCTV Network 90 (1981-83) y SCTV Channel (1983-84).
Fue la primera película en estrenarse en Dolby Stereo SR (siglas de "Spectral Recording"). La mejora con respecto a sistemas anteriores venía del paso de cuatro pistas de audio a dos canales Dolby Stereo y el uso de un sistema de reducción de ruido.
Para rodar la escena del centro comercial se usaron en realidad dos centros comerciales distintos. Se filmó en el Northridge Mall (en el Valle de San Fernando de Los Angeles) el momento en el que el científico corre y se introduce en un ascensor. Y cuando sale de éste y pincha a Jack con la jeringuilla, se rodó en el Sherman Oaks Galleria (en Sherman Oaks también de Los Angeles).
Cuando Tuck intenta dar fuerzas a Jack, cuando éste se encuentra en el camión, repite varias veces "Nam myoho renge kyo", el cual es un cántico del Budismo Nichiren.
El asalto a Vectorscope en el guión original era más violento incluyendo varias muertes, los ladrones iban armados con ametralladoras y disparaban a los científicos. Esto fue cambiado finalmente por unos sprays con los que duermen a los empleados de Vectorscope.
Para la escena del camión en la que Scrimshaw relata una historia a Jack, Dante se dio cuenta el día que tenían que rodar la escena, que las líneas del villano no estaban escritas en el guión, éste sólo incluía las frases de Tuck. Rápidamente escribieron el discurso en un trozo de papel y rodaron la escena. En la película la voz de Tuck tapa el discurso del villano haciéndolo casi inaudible. Dante declaró que el discurso era muy divertido, pero el trozo de papel se perdió antes de que se pudiera copiar y se perdió para siempre.
El personal de laboratorio que se ve durante la escena en la que Tuck es miniaturizado, estaba compuesto por auténticos trabajadores de laboratorio, de esa forma sabían como comportarse en uno mejor que cualquier actor.
La matrícula del coche de Mr. Igoe es SNAPON, lo cual es una referencia a herramientas de cambio rápido (snap-on) que permiten intercambiar unos accesorios por otros, lo mismo que la mano del villano.
Arthur Kane, bajista del grupo New York Dolls, realiza un cameo en la película, al músico puede vérsele como uno de los pasajeros del avión en el que viaja el Cowboy.
Cuando Jack, después de bailar en casa de Tuck se dirige al espejo para que éste vea como es, le entra el hipo, el efecto de sonido usado fue creado por Mel Blanc para los cortos de los Looney Tunes.

Labels: ,

8 Comments:

Blogger Cinemagnific said...

Absolutamente mítica. ¿Qué tiene el cine de este tipo de los ochenta y los noventa que cumple siempre y sin resultar ridículo? No se hacen ya comedias de aventuras así.

Encantado yo de descubrir tu blog. Te sigo ;)

November 05, 2014 1:48 AM  
Blogger Rodi said...

Tienes razón, ya no se hacen. Echo de menos aquellos films de la Amblin como "Los Goonies", "Regreso al futuro" o "El secreto de la pirámide", esos sí que eran películas juveniles de calidad, a años luz de las que se hacen ahora.

Creo que unas de las razones de éxito de aquellas películas es que había grandes directores detrás como Joe Dante, Robert Zemeckis, Steven Spielberg o Richard Donner y con gente así es muy difícil que las cosas salgan mal.

La verdad es que me ha molado tu blog, por allí me verás.

Saludos.

November 05, 2014 11:37 AM  
Blogger Edu Wallace said...

Es una vergüenza para mi ser no haber podido ver al completo esta película. Cosas de estas que uno tiene que solucionar en breve. Es curiosa la anécdota de construir un coche más grande para que los ocupantes de detrás aparezcan más pequeños cuando ahora con un "croma" hacen lo que quieren. También me alegra que a raíz del film Quaid y Ryan se casaran, me caen bien.

Gran post amigo. SaludoS!

November 06, 2014 6:10 AM  
Blogger Rodi said...

Pues te voy a poner deberes, porque si te gusta el cine ochentero y me consta que es así, "El chip prodigioso" te va a encantar. Es la quinta esencia del cine juvenil (que la Amblin a la cabeza) hacía en aquella década.

Los efectos de la peli son geniales, incluso a día de hoy y eso es gracias, por un lado a los genios de la ILM y por otro, a trucajes tan ingeniosos como el del coche.

Gracias por comentar.

Saludos.

November 06, 2014 3:18 PM  
Anonymous Merchandising Películas said...

Era genial cuando hacían estas pelis en los ochenta, me refiero a las producidas por Spielberg. Lo último que he visto en esa linea es Super 8. Muy recomendable.

November 06, 2014 4:06 PM  
Blogger Rodi said...

Y tanto que sí, la verdad es que se echan de menos títulos como éste. Spielberg creó en los 80 infinidad de películas geniales, que veo difícil que se vuelvan a repetir en la actualidad con el mismo encanto y simpatía, aún así en los 90 surgieron pelis como "Jumanji", "Pequeños guerreros", "Permanezca en sintonía" o "Héroes fuera de órbita" que mantuvieron vivo ese tipo de cine y recientemente lo más cercano en espíritu es "Super 8", que tú mencionas, también producida por Spielberg.

Saludos.

November 09, 2014 2:56 AM  
Blogger Éowyn said...

Gran película. Me gustó muchísimo en su día y después la he visto inmuerables veces. Me sigue pareciendo divertida. Yo soy fan del cine de los ochenta y una gran defensora de estas pelis. Tienen algo especial. "Los Goonies", "El secreto de la pirámide", "Regreso al futuro", "Indiana Jones", y un largo etc.... marcaron un antes y un después en la industria del cine. Ahora ya no se hacen películas como estas... claro, que las de ahora están hechas para la época en la que estamos.

Saludos!

November 11, 2014 1:05 PM  
Blogger Rodi said...

Todas las que has mencionado son películas que me encantan y con las que he crecido. Creo que hoy día ya no se hacen películas así para el público juvenil porque se basan más en estudios de mercado que en intentar hacer una buenas película y además ya no se toma al espectador (joven) como alguien inteligente. Una lástima, pero siempre nos quedarán las películas de los 80.

Saludos.

November 11, 2014 3:53 PM  

Post a Comment

<< Home