Friday, August 13, 2021

Campo de sueños

"Si lo construyes, vendrá."

Este artículo contiene spoilers, no leer si no se quiere conocer partes esenciales de la trama de la película.

Un granjero de Iowa escucha una voz en su cabeza, que le dice que construya un campo de béisbol en su maizal, una vez lo hace, aparecen en él los fantasmas de antiguos jugadores de los White Sox.

"CALCETINES" JOE JACKSON
En 1982, W.P. Kinsella publicó su primera novela titulada "Shoeless Joe". La historia partía de un acontecimiento real, convenientemente adornado con un toque de fantasía, el de los ocho miembros del equipo de béisbol de los Chicago White Sox de 1919, que fueron acusados de amañar las series mundiales de ese año y posteriormente suspendidos, lo que provocó que no pudieron volver a jugar de forma profesional. Entre ellos, se encontraba "Shoeless" Joe Jackson, quien siempre negó dichas acusaciones.
Ya en aquel 1982, el guionista y futuro director Phil Alden Robinson, se enamoró de la novela, después de que se la recomendase una amiga, convirtiéndose éste en su proyecto soñado. Quiso llevarlo al cine, pero recibió el rechazo de los estudios. "La respuesta general era: 'Podemos ver por qué amas este libro, pero no puedes hacer una película con él," recordaba Robinson.
Por su parte, el productor Lawrence Gordon también estaba interesado en la adaptación de la novela, mientras trabajaba para la Fox presentó la idea de llevarla a cine, pero fue rechazada por el estudio, trató de llevarla a otras majors, pero obtuvo la misma respuesta negativa.
Tras unos años en los que escribió y dirigió otros proyectos, Robinson siguió con su empeñó de sacar adelante el proyecto. Cuando Lawrence Gordon se convirtió en el presidente de la Fox, consiguió hacerse con los derechos de la novela, y desarrollar el proyecto. Los caminos de Robinson y Gordon se cruzaron, cuando alguien informó que el director, que estaba trabajando en Sneakers (1992), era fan de la novela. Le encargaron la tarea de escribir y dirigir la película. Su sueño se estaba haciendo realidad.
Cuando Robinson terminó el primer borrador del guión, éste seguía a pie juntillas la novela de Kinsella, y "fue tan fiel al libro que la nota de Scott Rudin [ejecutivo de la Fox] decía: 'Felicitaciones, acabas de escribir el primer borrador de W.P. Kinsella. Ahora escribe el tuyo'," recordaba Robinson. "El mejor consejo que he recibido. Fue entonces cuando supe que la mejor forma de adaptar un libro es preguntarte que te gustaba de él, y luego escribir un guión sobre eso. Usé todo el material del libro que me gustaba, pero al final tu lealtad principal debe ser a la película, no al libro."
El director llegó a escribir a Kinsella una carta de disculpa por todos los cambios que iba a hacer en su obra, y lo mal que se sentía por ello. "Las semanas pasaron sin una respuesta y me imaginé que me quería muerto," recordaba Robinson. "Luego llegó una postal de Hawai, donde había estado de vacaciones. Decía: ‘Querido Phil, haz lo que tengas que hacer para que sea una película. Amor, Bill'." Eso tranquilizó al director, quien escribió un gran guión. El productor ejecutivo de la película Brian E. Frankish, lo consideraba el mejor guión que hubiera leído nunca.
En la novela, Ray secuestraba al famoso escritor J.D. Salinger, autor de "El guardián entre el centeno", pero la negativa de éste a que utilizaran su nombre, provocó que Robinson tuviera que crear un nuevo personaje. Un inconveniente que terminó beneficiando a la película, ya que según el director, "[Salinger] funcionaba a la perfección en el libro, pero si mezclas un personaje real con uno ficticio hace al mundo menos real. Quería que el mundo fuera completamente realista." Así que creó al escritor ficticio Terence Mann. Otros de los cambios con respecto a la novela, fue la eliminación del hermano gemelo de Ray Kinsella y también de otro personaje, el del jugador de béisbol más viejo del mundo.
Gordon dejó la presidencia de la Fox, pero parte del acuerdo de su salida era mantener los derechos de la novela de Kinsella, y con la ayuda de su hermano Charles, se empeñó en llevar adelante el proyecto bajo su sello Gordon Company. El nuevo presidente de la Fox no tuvo interés en realizar la película, así que la ofrecieron a otros estudios. A punto estuvieron de hacerla con la Paramount (que llegó a presentar una lista de actores deseados para interpretar a Ray), pero la película terminó en la Universal, después de que a Tom Pollock, su presidente, le encantara el guión, tanto que lloró tras leerlo.

REPARTO
El primer actor en el que pensaron para interpretar a Ray Kinsella fue Kevin Costner, pero originalmente creyeron que el actor no querría hacer otra película sobre béisbol después de rodar Los búfalos de Durham (1988), así que no lo incluyeron en la lista, pero un ejecutivo del estudio hizo que le llegase el guión, y Costner por supuesto, quiso hacer la película. "Era un gran, gran guión," admitía el actor. "Vi y creí en la fantasía de esta película."
Pero Costner a poco estuvo de no protagonizar Campo de sueños, ya que tenía otro compromiso, lo que hizo peligrar su participación. En un momento dado, se consideró a Robin Williams para reemplazarle. Aún así, el director decidió esperar a Costner, quien terminaría protagonizando la película. "Cuando al final le pregunté a Phil Alden Robinson: '¿Por qué esperaste por mí? Porque creo que Robin es realmente genial'," recordaba Costner. "Y él dijo: 'Yo también, pero creo que Robin podía escuchar voces en el maíz, y necesitaba un tipo que no creas que va a escuchar una voz en un campo de maíz."
Amy Madigan, conocedora de la obra de Kinsella, se hizo con el papel de Annie Kinsella, la mujer de Ray.
Como comentaba antes, Robinson creo al personaje del escritor Terence Mann como sustituto de J.D. Salinger, y se inspiró en el actor James Earl Jones para escribirlo, tras verlo en la obra teatral "Fences". Jones aceptaría meterse en la piel de Mann, y para interpretarlo siempre tuvo a Salinger en mente.
Ray Liotta fue el encargado de interpretar al jugador Joe Jackson, pero el actor no tenía experiencia en el béisbol, por lo que tuvo que someterse a un entrenamiento intensivo con el entrenador de la USC (Universidad del Sur de California) Rod Dedeaux, para estar a punto para la película. Para ello la producción también alquiló el campo de béisbol de la Universidad de California del Sur. Lo que no pudieron solventar es que Jackson era zurdo y Liotta diestro, así que le dejaron jugar con la derecha.
Timothy Busfield se hizo con el papel de Mark, el cuñado de Ray, y eso que en la audición confundió a Robinson con Charles Gordon, y viceversa, pero eso no evitó que el papel fuera para él.
Para dar vida al Dr. Archibald "Moonlight" Graham, Robinson quería a James Stewart, pero el actor rechazó la oferta, según le contó a Robinson el agente del actor, porque no quería interpretar a alguien que moría. "Le dije: 'Oh Dios, desearía haber podido hablar con él porque le habría dicho que no muere," recordaba Robinson. La segunda opción del director era Burt Lancaster, pero al actor inicialmente no le interesó el papel, aunque después un amigo suyo, que era un fan del béisbol, leyó el guión y le animó a participar en la película, y cambió de opinión.
Gaby Hoffmann hizo su debut en el cine en el papel de Karin Kinsella, la hija de Ray.
Dwier Brown sería el encargado de interpretar a John Kinsella, el padre de Ray. "Después de conseguir el papel, me detuve en la casa de mis padres en Ohio camino a Iowa," contaba Brown. “Mi papá murió mientras yo estaba allí, de manera inesperada. Así que pasé del funeral de mi padre a interpretar a un padre que regresaba de la muerte para jugar con su hijo."
El papel del joven Archie Graham recayó en Frank Whaley, quien pese a su pequeño papel, terminó pasando tres meses en Iowa. "Cuando era un niño," admitía el actor. "Me encantaba el béisbol, verlo y jugarlo, así que fue un sueño hecho realidad. Fue increíble."
El resto del reparto se completó con Lee Garlington (en el papel de Beulah Gasnick), y Art LaFleur, Steve Eastin y Michael Milhoan (quienes interpretan a tres de los jugadores fantasmas).

RODAJE
Con un presupuesto asignado de 14 millones de dólares, el rodaje comenzó el 24 de mayo de 1988 (el día del cumpleaños del padre de Robinson, Campo de sueños y sus eternas relaciones entre padres e hijos), y se extendió hasta agosto del mismo año, en un total de 68 días de rodaje. Se filmó en diferentes localizaciones de Iowa, y la granja donde vive la familia Kinsella estaba situada en Dyersville (perteneciente a los condados de Dubuque y Delaware), en la cual construyeron el campo de béisbol. Tuvieron que visitar más de 200 granjas antes de dar con la adecuada, y le pagaron a Don Lansing, propietario de la casa, 812.000 dólares para que les permitiese modificarla. Y como la mitad de los campos donde querían construir el diamante de béisbol, pertenecían a otra familia, la Ameskamp, tuvieron que pedirles a estos permiso para cedieran parte de sus tierras para llevarlo a cabo. De esa forma, la parte derecha del campo de béisbol estaba en el terreno de Don Lansing, y la parte izquierda y el centro se situaban en la propiedad de los Ameskamp.
Varios decorados (como el loft de Terence Mann o la habitación de hotel que comparten Ray y el escritor) fueron construidos en un gran almacén vacío, que el ayuntamiento de Dubuque cedió a la producción.
Sólo salieron de Iowa para rodar las escenas del estadio de béisbol al que acuden Ray y Terence, que se filmaron en el Fenway Park de Boston (Massachusetts).
Y para una película en la que el béisbol era tan importante, contrataron al famoso entrenador Rod Dedeaux, para que con la ayuda del también entrenador Don Buford, adiestraran a los actores y que parecieran auténticos jugadores de béisbol.
Todo el rodaje se hizo en función de dos cosas, el crecimiento de los campos de maíz y la disponibilidad de Costner. El actor debía marcharse el 15 de agosto para rodar Revenge (1990), y preveían que, tras plantar el maíz en mayo, crecería a partir de mediados de junio, por lo que programaron las escenas con el maíz entre el 20 de junio y el 15 de agosto, y el resto de escenas se rodarían antes de esas fechas. Pero el problema vino cuando el maíz se negó a crecer. Para la primera escena de la película, debía llegar hasta los hombros de Costner, pero dos semanas antes de rodarla sólo llegaba hasta sus tobillos.
Para ganar tiempo, decidieron mover todas las escenas de interiores previstas a finales del rodaje al principio, pero el maíz seguía sin crecer. No sólo Costner tenía otros compromisos, el resto del reparto se encontraba en la misma situación y no podían permanecer más tiempo del previsto en el set. Burt Lancaster debía irse a Europa. Tim Busfield tenía que volver a la serie Treintaytantos (1987-91). James Earl Jones fue alternando el rodaje de Campo de sueños con el de Tres fugitivos (1989). Y Dwier Brown que había sido contratado para trabajar tres días, terminó alargando su participación hasta llegar a dos semanas.
El lugar de rodaje estaba atravesando una gran sequía (la mayor de los últimos 62 años), lo que no ayudaba al crecimiento del maíz (y de postre debían soportar temperaturas en torno a los 40º de forma habitual). Al final, en plena desesperación decidieron utilizar el agua de un pequeño arroyo que había en la granja, y con ella irrigar los campos, algo que hicieron a marchas forzadas. Tras gastar una buena suma de dinero en riego (nada menos que 825.000 dólares), y retrasando el rodaje de las escenas con el maíz unos 10 días, consiguieron que el maíz creciera tal y como necesitaban. De hecho, creció tanto, que para rodar el segundo plano en el que Costner oye la voz en los campos, pusieron al actor sobre unas cajas de manzanas.
Todas estas experiencias enturbiaron el rodaje para Robinson. "Fue doloroso," recordaba el director. "Cuando estábamos en el set, decía prácticamente todos los días: 'Nunca volveré a hacer esto'. Estaba realmente abrumado por la dificultad del trabajo. Estás constantemente rodeado de dudas, principalmente las tuyas." Lawrence Gordon le llamó para darle ánimos, diciéndole que creyese en el excelente guión que había escrito, eso le dio fuerzas para seguir adelante. Aún así, Robinson lo pasó tan mal, que declaró que dejaría de dirigir. Por suerte, poco después cambió de opinión y nos regaló la estupenda Sneakers (1992).
Una vez rodaron las escenas que necesitaban en el campo de maíz, tuvieron que segarlo para construir el campo de béisbol, el cual fue creado a marchas forzadas durante el fin de semana del 4 de julio de 1988, con la ayuda de cuatro equipos locales de béisbol de la escuela secundaria (se reunieron así a unas 100 personas), que eran dirigidos por el responsable del Dodger Stadium. Como la hierba que colocaron no tenía tiempo suficiente para asentarse, moría rápidamente, así que no les quedó más remedio que pintarla. "El campo bajo los pies era tan crujiente, que parecía que estábamos caminando sobre un cesto de Pascua," recordaba Dwier Brown.
No fue el único problema acontecido durante el rodaje. El escritor Jeffrey Neal Silverman, amigo de Robinson, interpretó el papel de uno de los jugadores fantasma (el de Clean-Shaven Centerfielder), y rodando una escena en la que debía atrapar una bola, usaron una de esas máquinas que lanzan pelotas, que lo hizo con tanta fuerza, que le rompió la mano. Silverman siguió rodando la escena desde otros ángulos que necesitaban, mientras su mano se iba poniendo cada vez más roja, lo que fue un indicativo para Silverman de que tenía que ir al médico.
Nadie salió herido, aunque por poco, cuando rodaron la escena en la que Ray le lanza a Joe Jackson varias bolas. Liotta casi le dio a Costner con una, y éste se tiró al suelo para esquivarla, pero el actor siguió la escena como si nada, y ese momento se dejó en el montaje final.
Además, según contaba Timothy Busfield, Lancaster amenizaba las jornadas contando historias de los viejos tiempos.
La escena final con el encuentro entre Kinsella y su padre, se rodó al atardecer, durante lo que se llama la hora mágica. "Son como 15 minutos que tienes esa luz maravillosa," recordaba Robinson. "Después que el sol se haya escondido tras el horizonte." Como sólo podían rodar unos pocos minutos, para filmar toda la conversación, tuvieron que hacerlo a lo largo de varios días.
Y para el plano final, en que la cámara se aleja del campo y se ve una caravana de coches llegando a la granja, fue necesaria la ayuda de la gente de Dyersville. Muchos respondieron a un anuncio del periódico, tratando de atraer a gente mediante un picnic, y la entrega de camisetas y chapas, así llegaron a reunir 1.500 coches. Todos sintonizaron una frecuencia de radio local que se transmitía desde la casa, además de tener a una patrulla de carreteras dirigiendo en tráfico. Y como todo debía permanecer en la más completa oscuridad, salvo la granja y los coches, consiguieron de forma voluntaria un apagón total ciudad de Dyersville. Fueron necesarias tres tomas para dar con la adecuada, tras unos problemas en las dos primeras (una por un exceso de luz, y la otra porque el cámara se equivocó de apertura de lente), a la tercera fue la vencida, y en gran medida fue gracias a la idea de Robinson de que la gente cambiara las luces de cortas a largas, para dar una sensación de movimiento en los coches. El resultado fue fantástico.
Para componer la banda sonora, inicialmente Robinson se había fijado en Leonard Bernstein (West Side Story), pero no estaba disponible así, que el siguiente de la lista era James Horner (Willow). El director le mostró al compositor la película y éste lloró, era la primera persona ajena a producción que la veía. Horner hizo uso principalmente de sintetizadores, piano, guitarra y zampoña, y para darlo todo en el clímax, empleó una orquesta.
Cuando hicieron un pase de prueba de la película, hubo gente no comprendía que John era el padre de Ray en la escena final, o creían que Ray era cruel por no decirle a John que era su hijo, por esa razón  tuvieron que añadir la frase de Costner, "Eh, papá", para que el público se diera cuenta. Después de eso, en el siguiente pase de prueba, la película funcionó de maravilla.
Y hubo un último problema en dichos pases, algo que descubrió Robinson cuando recibió una llamada de Tom Pollock, para decirle que el título original "Shoeless Joe", no funcionaba y que debían cambiarlo. "Los posibles miembros de la audiencia pensaron que la película era sobre un vagabundo o pensaban que Kevin era un vagabundo," explicaba Robinson.  Tras probar varios, se decantaron por Campo de sueños (Field of Dreams, 1989). El director luchó para que no lo cambiaran y mantener el título original, pero el estudio fue inamovible en su decisión, y a Robinson no le quedó más remedio que comunicarle a Kinsella el cambio de título, el cual le tranquilizó diciéndole que el título de "Shoeless Joe" realmente había sido idea de su editor, y que él siempre había querido titular su libro "El campo de los sueños".La película se estrenó en Estados Unidos de forma limitada el 21 de abril de 1989, para pasar a un estreno masivo en salas el 5 de mayo, y recaudó en territorio norteamericano unos estupendos 64.431.625 de dólares, siendo su recaudación total a nivel mundial de 84.431.625 dólares. Universal la estrenó con poca publicidad y en pocas salas (sólo en 22), pero el boca a boca terminó siendo la mejor publicidad, y lo que la convirtió en un éxito (al final llegó a proyectarse hasta en 1.100 salas).
Y el éxito fue redondo al conseguir tres nominaciones al Oscar en las categorías de mejor película (Lawrence Gordon y Charles Gordon), mejor guión adaptado (Phil Alden Robinson) y mejor banda sonora original (James Horner). Aunque no consiguió ganar ninguno.
Una vez terminaron el rodaje, Costner le aconsejó al dueño de la granja donde rodaron, que no se deshiciese del campo de béisbol, y éste le hizo caso, y a día de hoy es posible visitarla con su campo de béisbol intacto, el cual se ha convertido a una atracción turística. Al igual que sucede en la película, la gente acudió a él.
El impacto de Campo de sueños en la cultura popular americana fue increíble, siendo considerada como todo un clásico. "Pienso en ella como en el ¡Qué bello es vivir! (1946) de nuestra generación," declaraba Costner. "Me encantaría haber ganado [el Óscar]," admitía Robinson. "Pero recibimos muchas cartas, 'No hablaba con mi padre desde hace tantos años. Después de ver la película, lo llamé y le dije juguemos un partido o veamos la película.' Pensé: Ese es el Oscar." Ese es el legado de Campo de sueños.

ESCENAS ELIMINADAS
En las ediciones de vídeo doméstico se incluyeron escenas cortadas del montaje final. Son las siguientes:
1. Tras oír la voz en el maizal, Ray va al médico (interpretado por Niles Brewster) para que le examine los oídos. Robinson la eliminó porque consideró que sólo funcionaba como un chiste y nada más.
2. Después de oír la voz y tener la visión del campo de béisbol en el maizal, Ray le cuenta a su mujer la visión que tuvo.
3. Previo a la escena en la que Ray y Annie están en su habitación hablando del padre de Ray, había una escena de otra conversación entre ellos en el baño, en la que Annie bromea sobre las consecuencias de oír la voz.
4. Ray y su familia van al aserradero para coger materiales para construir el campo de béisbol. La factura a pagar es de 81.000 dólares y la gente del lugar cuchichea sobre Ray.
5. Después de la escena del aserradero, había otra en la que Ray iba a una tienda de deportes para comprar equipo de béisbol, y todo el mundo se le queda mirando. La eliminaron por cuestiones de ritmo.
6. Antes de su viaje para secuestrar a Terence Mann, había dos escenas con los preparativos, en la primera Ray y Annie hacían la maleta, y en la segunda Ray se despedía de su familia antes de subirse a la furgoneta. Una vez editaron la película, se dieron cuenta de que no eran necesarias.
7. Ray y Terence conducen por la calles de Boston antes de llegar al estadio.
8. Una vez llegan al estadio, Ray compra entradas para ambos.
9. Ray y Terence caminan por el estadio, antes del partido, viendo los entrenamientos.
10. Después que el joven "Moonlight" Graham juegue el partido, Ray le dice a Joe que le gustaría saber que hay en el maizal y poder ir con ellos. Graham aparece y habla brevemente con Ray, Annie y Terence, y le da las gracias a Ray por llevarle al campo.
11. Ray y Annie hablan sobre la hipoteca de la granja y como se la expropiaran si no la venden. Después Terence le ofrece dinero a Ray para salvarla.

VALORACIÓN
Campo de sueños es una de mis películas favoritas, lo cual resulta extraño, ya que está muy arraigada a la cultura americana, y gira alrededor de un deporte como es el béisbol, del cual no tengo ningún conocimiento, más allá de lo que he visto en las películas. Pero el film de Robinson consigue ser universal, no trata sólo de béisbol, ese deporte es sólo un elemento de unión de diferentes ideas, ya que de lo que verdad nos habla la película es de las relaciones paterno-filiales, de las segundas oportunidades y de luchar por los sueños por imposibles que parezcan.
Lo que consigue la película es increíble porque nada en ella tiene sentido, y eso es parte de su encanto, la propia película nos hace creer en la magia para verla, debemos dar un salto de fe para disfrutarla totalmente, ya que si no entras en su juego, si te niegas a creer en lo imposible, lo más probable es que no te guste, y la película te saque de ella como si hubieras cometido tres strikes. Yo creo en ella desde el minuto uno, desde que Ray y todos oímos por primera vez el, "Si lo construyes, vendrá".
Y tiene mucho mérito lo que consigue Robinson, porque a lo largo del metraje tenemos voces misteriosas, fantasmas, mensajes ocultos, viajes en el tiempo y todo tipo de milagros. La película hace equilibrios sobre la cabeza de un alfiler por mantener la suspensión de la credibilidad, y lo más increíble es que lo consigue, nos creemos a pues juntillas los asombrosos acontecimientos que vive Ray, por improbables que sean.
Robinson no se anda con rebuscadas explicaciones para hacer creíbles las visiones de Ray, si él dice que es a Terence Mann a quien debe aliviar su dolor, nosotros le creemos ciegamente. Porque en el fondo queremos creerle.
La película transmite una alegría por vivir, como pocas lo han conseguido, es pura felicidad en cada uno de sus fotogramas (por ejemplo, no hay ni villanos, el personaje más negativo es la insoportable Beulah). Se ha dicho que la película se sustenta sobre el realismo mágico, pero no es así, no hay realismo, todo en ella es magia. La película exuda optimismo y buenos sentimientos, podríamos decir que es como el Amelie (2001) para los americanos.
Es fácil verse reflejado en la figura de Ray, y los problemas que tuvo con su padre, siempre hay una distancia que nos separa de nuestros padres (en la película se acentúa con la idea de que ambos pertenecen a dos generaciones muy distintas, la de la "perdida" por un lado y la del "baby boom" por otro), la película nos dice que hagamos las paces con ellos cuando aún estemos a tiempo, antes de que sea demasiado tarde y ya no podamos hacerlo.
Ray sigue a la voz que tiene en su interior para hacer algo increíble y carente de sentido, la construcción del campo de béisbol es la metáfora de perseguir los sueños por imposibles que sean. Ray se queja que su padre nunca hizo nada espontaneo en su vida, pero él al contrario, obtiene su recompensa por arriesgarse, por ser un soñador.
Una idea genial del guión, es que sólo la gente que cree en la magia consigue ver a los jugadores. Algo que no le sucede al cuñado de Ray, que es alguien de mentalidad realista, y que toma al protagonista por loco, tratando siempre de convencerle de que venda la granja. Pero una vez consigue creer, cambia de opinión y se empeña en que Ray se quede con el campo. Y en el monólogo de Terence Mann sobre como todo el mundo visitará ese lugar sin saber porqué, la película nos habla a través de este personaje de la nostalgia, pero también nos vuelve a hablar de la magia y de su poder, y de como una serie de actos positivos y desinteresados pueden influir en los demás.
El campo de Ray se convierte en el cielo para los jugadores de béisbol, pero cuando termina la película, el protagonista se da cuenta de que también es su cielo particular, el lugar donde tiene a su familia y su hogar.
La película trata de las segundas oportunidades, todos los personajes experimentan un viaje para vencer sus penitencias y ser felices. Joe y los demás jugadores consiguen volver a jugar, "Moonlight" Graham logra realizar un juego completo, Terence Mann vuelve sentir pasión para escribir, y Ray se reconcilia con su padre. Y el béisbol es el factor común que los une a todos.
Aunque Ray cree que las frases que oye son de otra persona, y que van dirigidas a ayudar a los demás, realmente es su propia voz la que le guía para reencontrarse con su padre, sólo que no se da cuenta. ¿Y no oímos nosotros mismos esa voz muchas veces diciéndonos lo que debemos hacer? La película lleva esa idea un poco más lejos, para decirnos que si nos arriesgamos, si no tenemos miedo, podemos vivir cosas maravillosas.
Los últimos 10 minutos son una bomba de relojería emocional, es casi imposible no conmoverse y llorar de alegría con el cierre de la película, y lo mejor es que funciona por su gran sencillez. El momento en que aparece el padre de Ray te desarma por completo. Pero es seguido por otro instante que me encanta, cuando Ray le pregunta a Joe si era su voz la que oía, y éste le dice que en realidad era la suya propia. Y todo termina con ese bello momento de Ray simplemente jugando al béisbol con su padre, un gran final, con el protagonista haciendo algo a lo que se negó cuando era un crío, pero la vida le ha dado una segunda oportunidad para enmendarlo y no la desaprovecha.
Pese a su corta carrera como director, se nota la buena mano de Robinson tras la cámara y el cariño con el que cuenta la historia. Se saca de la manga algunos planos de los más inspirados, como ese movimiento de grúa que se aleja de Ray en medio de los campos de maíz, o ese memorable plano final con una interminable caravana de coches dirigiéndose a la granja. Aunque Robinson se muestra mucho más hábil con el guión, el cual está lleno de pequeños grandes momentos y buenos diálogos. El director de Sneakers consigue que la película sea tremendamente original e impredecible, nunca sabemos lo que va a suceder a continuación. Además posee ideas que van más allá de lo escrito. Como por ejemplo, el como deja a nuestra imaginación el qué sucede fuera de los límites del campo cuando los jugadores se marchan. O la acertada idea de que Ray y Annie tengan el mismo sueño, lo que la convence para que él vaya a por Terence Mann, llegado a ese punto de la película, piensas cómo es posible que Annie vaya a dejar a Ray que siga con su disparatado plan, y el guión sale con esa idea, que funciona de maravilla dentro de la lógica interna de la película.
Los actores destilan la simpatía y el buen rollo que la historia requiere. Costner hace una de las mejores y más ligeras interpretaciones de su carrera. Madigan es una fuerza de la naturaleza. James Earl Jones está tan robaescenas como de costumbre. Y siempre es agradable ver en pantalla (y por última vez) a una leyenda como Burt Lancaster, no me imagino un final mejor y más bonito para su despedida del cine.
Hasta la fotografía da en el clavo, como se demuestra en la escena en la que Ray viaja al pasado para conocer a "Moonlight" Graham, y que tiene un tono azul, el color favorito de la mujer de éste.
Y después está la maravillosa banda sonora de Horner, sin ella el final de la película no sería el mismo. El tema principal es de esos que te tocan el corazón.
Por muchos años que pasen, Campo de sueños sigue siendo el lugar en el que los sueños se hacen realidad. Nos hace estar más cerca del cielo durante sus 107 minutos de duración, aunque no salgamos de Iowa. Y se marca todo un home run para ser una película inolvidable e irrepetible. Si quieres disfrutar de pura felicidad, haz caso a esa voz en tu interior que te dice, "Si la ves, vendrá."

CURIOSIDADES
Última película de Burt Lancaster y de Anne Seymour.
Nunca se ha desvelado quien es "La voz". De hecho, en los créditos aparece acreditado como "Himself".
Única película en la que trabajó como actor Jeffrey Neal Silverman.
En 2011, "Funny or Die" creó una secuela en forma de parodia con Field of Dreams 2: NFL Lockout, con cameos de Kevin Costner y Ray Liotta.
Archibald "Moonlight" Graham era un jugador de béisbol (y médico) real. W.P. Kinsella descubrió que sólo había jugado un partido en las grandes ligas, y que nunca había llegado a batear, le pareció tan interesante, que lo incluyó en su novela.
Está incluida en el libro "1001 películas que debes ver antes de morir" de Steven Schneider.
Ben Affleck y Matt Damon participaron como extras en la escena del estadio Fenway Park.
En ocasiones, la popular frase "Si lo construyes, vendrá.", es confundida con, "Si lo construyes, vendrán."
Aunque en la película, Joe Jackson dice que no dejan que Ty Cobb visite el campo porque a ninguno de los jugadores le cae bien, en la realidad ambos eran amigos.
Don Lansing, el dueño de la casa donde rodaron la película, trabajó como extra.
James Earl Jones, Timothy Busfield, y Lee Garlington trabajarían juntos en la siguiente película de Phil Alden Robinson Sneakers (1992).
Durante el rodaje en Iowa, Kevin Costner trabajó con Michael Blake en el guión de Bailando con lobos (1990).
Dwier Brown escribió el libro "If Your Build It..." , donde además de hablar de la relación con su padre y de su infancia, cuenta anécdotas del rodaje de Campo de sueños.
Durante el rodaje, una noche Amy Madigan fue a jugar a una bolera y le ofrecieron trabajo allí.
Phil Alden Robinson rodó un cameo caracterizado como un judío ortodoxo en el barrio donde vive Terence Mann, pero lo eliminó del montaje final.
W.P. Kinsella y su esposa visitaron el set durante el rodaje.

BIBLIOGRAFÍA
New York State Writers Institute (artículos de Los Angeles Times, 21 abril 1989, y Los Angeles Daily News, 17 junio 1989)
Interview with actor Dwier Brown from 'Field of Dreams' (Rediscover the '80s, 30 marzo 2018)

Labels: ,

6 Comments:

Anonymous Ramón said...

De nuevo tengo que darte las gracias por haberme empujado a (re)descubrir una película Rodi. Recordaba haberla visto, pero no en muy buenas condiciones, y tras ver que le habías dedicado el post me he puesto en su busca para verla como se merece.
Ciertamente, la peliculas pertenece a ese que hace que cuando acaben quieras ser mejor persona, con una alegría y un positivismo desbordante transmitiendo un mensaje tan importante como son las segundas oportunidades o la lucha por los sueños. Costner está estupendo, quitándose su particular impostura característica, pero es que yo alucino con Amy Madigan (su secuencia en el colegio es de lo mejor) y los enormes James Earl Jones y Burt Lancaster. Como bien dices, la película es pura magia, y lo mejor que Alden Robinson en ningún momento la fuerza, sino que todo fluye de una manera sencilla e incluso inocente. Como les sucede a los personajes que consiguen ver a los jugadores, la película consigue calar aún más en aquellos espectadores con una mirada limpia y abierta aún a creer. Desde luego, películas así hacen creer en que todo lo bueno es posible por muchos nubarrones que los ensombrezcan.

Enhorabuena por la reseña y gracias de nuevo!

August 18, 2021 3:56 PM  
Blogger Rodi said...

Soy yo el que te da las gracias por comentar. Me alegra que hayas vuelto a ver "Campo de sueños", seguro que te alegró el día :)

Es de esas película en las que no existe el cinismo y todo ella son buenas intenciones, como tú dices, lo hace de una forma sencilla, creo que por eso funciona tan bien.

La he visto muchas veces y siempre consigue emocionarme, y lo hace como ninguna otra película.

Madigan se sale en la película. Y ver por última vez en la gran pantalla a Burt Lancaster y en un papel tan bonito, es de agradecer.

De nuevo, muchas gracias, Ramón!

Saludos.

August 19, 2021 3:31 AM  
Blogger Marco said...

Bueno,siento ser la nota discordante entre tanto halago.Habia oido el titulo de esta peli ochentera aunque jamas la habia visto porque no me llamaba nada la atencion y supe de su existencia cuando la colocaste(sino recuerdo mal)en tu top 3 de mejores pelis de los 80.Siempre hay alguna que le cogemos cierto cariño,aunque a gente no le guste o ni haya oido hablar de ella.No sabia que era un clasico en USa,pero viendo nada mas del deporte que se trata lo veo algo mas logico.En fin,no me ha gustado,no he entrado en ella y hoy en dia creo que es poco conocida,vaya que poso no ha dejado,no digo que sea mala porque no lo es,pero a mi...ni fu ni fa.Saludos Rodi y a ver con que te dejas caer en la proxima

August 25, 2021 7:53 AM  
Blogger Rodi said...

Es una película que siento muy cercana, y que no es para todo el mundo, algo parecido me sucede con "Superman", parece que esté hecha para mí, pero no tiene que gustar a todos. Pero me alegra que por le hayas dado una oportunidad.

Es una historia muy americana, que es donde es popular, seguramente por tratar sobre béisbol, fuera de sus fronteras no es tan conocida.

La próxima reseña en dos semanas, que será una película de acción.

Como siempre, gracias por comentar.

Saludos.

August 25, 2021 11:37 AM  
Blogger Dcard Kevein said...

Muchas gracias por compartir esta pelicula Películas Online y tus explicaciones son maravillosas, hace unas semas te sigo y me encanta tu blog.

August 26, 2021 11:03 AM  
Blogger Rodi said...

Muchas gracias a ti por comentar.

Saludos.

August 27, 2021 8:59 AM  

Post a Comment

<< Home