Tuesday, September 07, 2021

007: Alta tensión

"Smiert Spionom."

Este artículo contiene spoilers, no leer si no se quiere conocer partes esenciales de la trama de la película.

A James Bond le encomiendan la misión de ayudar a desertar a un general soviético. En su camino se cruzará una violonchelista, un traficante de armas y un plan para matar espías.

EL CUARTO BOND
Con el anuncio el 3 de diciembre de 1985, del retiro de Roger Moore como James Bond, tocaba dar paso a una nueva cara para el papel. Y el guión para el "Bond 15" se desarrolló en esa línea, pero la idea original no era seguir las aventuras de 007 como habían hecho hasta la fecha, si no hacer una precuela contando sus orígenes. Richard Maibaum y Michael G. Wilson llegaron a escribir un tratamiento del guión con esa premisa, el cual estaba situado en China, pero finalmente el productor Albert R. Broccoli lo descartó argumentando, según Maibaum que, "el público no pagaría por ver a James Bond como un principiante." Esta idea de los orígenes de Bond sería parcialmente recuperada en Casino Royale (2006).
Al final para 007: Alta tensión (The Living Daylights, 1987), como se terminó llamando la decimoquinta entrega de la saga, se tomó como punto de partida el decimocuarto y último libro de Ian Fleming sobre 007, "Octopussy and The Living Daylights" publicado en 1966. De este libro de relatos se utilizó como punto de partida el que dio título a la película, el correcto "The Living Daylights", que narra como Bond debe ayudar a un agente soviético a escapar de Alemania Occidental, y al mismo tiempo matar con un francotirador de la KGB, que resulta una mujer de una orquesta, y a la que sólo llega a dispararle en el brazo. Desde ahí, Maibaum y Wilson construyeron una historia dentro de la Guerra Fría con presencia de la Guerra de Afganistán. Y escribieron el guión sin ningún actor en mente.
La película sería dirigida por John Glen, quien ya había rodado las tres películas de la saga anteriores.
Se inició la búsqueda del nuevo Bond. El primero que hizo una prueba fue Sam Neill, quien por aquel entonces era popular por la serie Reilly: As de espías (1983) en la que interpretaba a un agente secreto. Neill hizo la prueba a regañadientes empujado por su agente, ya que nunca tuvo interés en interpretar al agente británico. "Fue uno de los peores días de mi vida," recordaba el actor. "No quería estar allí, y me sentí muy incómodo todo el día." Curiosamente estuvo cerca de ser elegido, ya que gustó a todo el mundo, pero no convenció a Albert R. Broccoli, y para su alivio, fue descartado del papel.
Lambert Wilson hizo una prueba con Maryam d'Abo, cuando la actriz aún no había sido escogida para trabajar en la película. El actor cree que no consiguió el papel por ser de nacionalidad francesa, algo que no aceptarían los fans de la saga, pese a tener un perfecto acento británico.
Mel Gibson también estuvo en la contienda por el papel, pero tal y como contaba el guionista Tom Mankiewicz (El hombre de la pistola de oro): "Alguien de United Artists me dijo: 'Llama [a Cubby] y dile que Mel Gibson sería genial'. Y Cubby dijo: 'No quiero hacer una película de Mel Gibson, quiero hacer una película de James Bond'." La popularidad del actor jugó en su contra, y también quedó descartado.
Pero fueron muchos los nombres que se barajaron para el papel. Robert Bathurst confesó que hizo una audición. Y se rumorearon los nombres de Antony Hamilton, Andrew Clarke, Mark Greenstreet, Bryan Brown, Simon MacCorkindale, Tom Selleck, y el modelo australiano Finlay Light (del que se llegó publicar en la prensa que había firmado un contrato por diez años para ser Bond).
Al final Pierce Brosnan fue elegido en 1986, para convertirse en el cuarto Bond, después de estar tres días realizando pruebas como 007. El actor había entrado en el radar de Cubby Broccoli, cuando la mujer de Brosnan, Cassandra Harris, se lo presentó durante el rodaje de Sólo para sus ojos (1981), en la que ella participaba. El actor había alcanzado la popularidad gracias a la serie Remington Steele (1982-87), y había quedado liberado de ella, tras ser cancelada tras cuatro temporadas. Los astros parecían alinearse para que se hiciera con el papel, pero el contrato del actor estipulaba que la NBC tenía un plazo de 60 días en el que podía revocar su decisión, y realizar más episodios de la serie. Fue durante esos dos meses, en los que Brosnan fue aceptado como 007, y comenzó con las prueba de vestuario y las sesiones fotográficas. Eon Productions y la NBC estaban en buenos términos sobre el actor, incluso Cubby Broccoli estaba dispuesto a que Brosnan rodara seis nuevos episodios, antes de convertirse definitivamente en 007. Todo estaba en marcha. Pero en el día 60, NBC decidió rodar una temporada completa de 22 episodios (posiblemente para aprovecharse de la renovada fama del actor), algo que Cubby no aceptó. De esa forma, a Brosnan le revocaron la licencia para matar (irónicamente el actor recibió la noticia mientras llevaba una botella de champagne para celebrar que iba a ser James Bond). Al final sólo rodaron seis episodios antes de cancelar definitivamente la serie. Pero como todos sabemos, Brosnan consiguió unos años más tarde, vestirse el esmoquin de Bond.
Fue entonces cuando le ofrecieron el papel a Timothy Dalton. Cuando iniciaron la búsqueda de un reemplazo para Roger Moore le consultaron si estaba interesado, pero en aquel momento (principios de 1986) el actor no estaba disponible, ya que estaba ocupado con sus propias producciones teatrales de "La fierecilla domada" y "Antonio y Cleopatra" en Londres. No era la primera vez que era considerado para el papel, ya le habían ofrecido ser 007 cuando Sean Connery dejó el papel, pero lo rechazó porque, "tenía 24 ó 25 años, y Bond no puede ser tan joven," declaraba Dalton. Se lo volvieron a ofrecer a finales de los 70, cuando existían dudas sobre si Roger Moore continuaría con el papel en Sólo para sus ojos (1981), pero bien es sabido que Moore protagonizó esa película, así que la idea de Dalton como 007 quedó descartada (de forma temporal). Una vez terminó con sus trabajos teatrales, y debido a los retrasos que había experimentado 007: Alta tensión, Dalton estuvo disponible y cuando le volvieron a ofrecer el papel, esta vez aceptó. Pero había un último obstáculo que sortear, Dalton ya había firmado para rodar Brenda Starr (1989), pero como su participación en esa película era de tan solo cuatro o cinco semanas, pudieron encajarlo con el calendario de rodaje, empezando a rodar escenas en las que no intervenía, ganando tiempo hasta que el actor se pudiese sumar al mismo. El anuncio oficial tuvo lugar el 6 de agosto de 1986. Y Dalton empezó a rodar la película sólo dos días después de terminar el rodaje de Brenda Starr. El actor firmó un contrato por tres películas, y cobró un sueldo de 3 millones de dólares dar vida por primera vez a 007.
La aproximación de Dalton al personaje fue tratar de, "capturar el espíritu de Ian Fleming." Le dieron al actor la oportunidad hacer cambios para que Bond se adaptase a él. Y para ello el guión sufrió modificaciones, como por ejemplo, una reducción de los diálogos. "Una película es un medio visual," explicaba Dalton. "Si puedes cortar cualquier cosa que sea innecesaria o superflua, haciendo tu idea más económica, es mucho mejor. Es decir, cortamos mucho."
Otro cambio para hacer de este nuevo Bond el Bond de Dalton fue eliminar los chistes. "Corté la mayoría de esas frases frívolas," admitía Dalton, aunque mantuvieron cierto sentido de humor que, "viene de la situación y de la credibilidad de ella." Y se recuperó el gusto de 007 por fumar, algo abandonado en la era Moore.

REPARTO
A principios de 1986, en plena búsqueda del nuevo Bond, se llamó a Maryam d'Abo para dar la replica a Lambert Wilson, tal y como comentaba antes. La actriz había entrado en el radar los productores, porque que había hecho una audición para el papel de Pola Ivanova en Panorama para matar (1985). Por otra parte, se hicieron pruebas a varias actrices para el papel de Kara Milovy, la chica Bond de la película. Pero no conseguían encontrar a la actriz adecuada, hasta que Barbara Broccoli se topó con d'Abo por la calle, llevando un look diferente al que tenía cuando ayudó en la prueba de Wilson, y creyó que había encontrado a su Kara. Broccoli, Glen y Wilson opinaron lo mismo, y la actriz se llevó el papel (cuando Brosnan aún iba a ser 007). Para interpretar convincentemente a una violonchelista, la actriz tuvo que tomar lecciones de chelo, entrenando todos los días, un mes antes que comenzar la fotografía principal, e incluso ensayó con la orquesta sinfónica de Viena. Además también tuvo que aprender a montar a caballo.
Y aprovechando que había un nuevo Bond, decidieron traer una nueva Moneypenny. A Glynis Barber, popular en aquel momento por la serie Como el perro y el gato (1985-86), le ofrecieron el papel, pero lo terminó rechazando (algo de lo que más tarde se arrepintió). Al final Caroline Bliss fue la elegida para sustituir a la mítica Lois Maxwell.
Al holandés Jeroen Krabbé le ofrecieron el papel del villano de la película, el general Georgi Koskov. Y el actor lo aceptó, "porque quería ser parte del circo de James Bond una vez en mi vida."
Necros, la mano derecha de Koskov, fue interpretado por Andreas Wisniewski, quien consiguió el papel con cierta facilidad, ya que parecía escrito para él. Cuando llegó para hacer la prueba de casting, se sorprendieron con el parecido que tenía Wisniewski con el actor que estaban buscando. Igualmente tuvo que hacer una prueba de pantalla, pero el papel era para él.
Joe Don Baker fue escogido para dar vida a Brad Whitaker, el tercer villano de la película.
El resto de reparto se compuso por caras conocidas de la saga como, Desmond Llewelyn (Q), Robert Brown (M), Geoffrey Keen (Ministro de defensa) y Walter Gotell (Gogol). Y otras nuevas como John Rhys-Davies (Leonid Pushkin), Art Malik (Kamran Shah), Thomas Wheatley (Saunders) y John Terry (Felix Leiter).

RODAJE
Con un prepuesto de 40 millones de dólares, la fotografía principal comenzó el 29 de septiembre de 1986, y se prolongó hasta el 13 de febrero de 1987. Fue un rodaje muy viajero, pasando por localizaciones de todo el globo como Gibraltar, Austria, Inglaterra, Marruecos, Estados Unidos e Italia. Los interiores se rodaron en los Pinewood Studios.
Alan Hume, el director de fotografía de las anteriores películas de la saga, no pudo hacerse cargo del proyecto, por estar comprometido con otra película. Por lo que llamaron a Alec Mills para ocupar su puesto, quien había sido operador de cámara en muchas de las películas de 007. El diseñador de producción Kem Adam se lo comunicó durante el rodaje de King Kong 2 (1986), en la que Mills participaba. "Me quedé sin palabras," reconocía el camarógrafo. "Este tenía que ser el momento más emocionante desde que entré en la industria en 1946."
El 17 de septiembre, la segunda unidad comenzó a rodar parte de la secuencia pre-créditos en Gibraltar, doce días antes de la llegada de Dalton, y que comenzara oficialmente la fotografía principal.
El salto en paracaídas de los tres agentes 00 fue realizado el especialista B.J. Worth y sus hombres. Se planteó utilizar grúas para realizar los tres aterrizajes, dado el peligro que conllevaban los lugares donde debían tomar tierra, pero al final los especialistas decidieron aterrizar con sus paracaídas, y completaron sus tres tomas en un solo día.
Y la escena del salto del jeep por el acantilado de Gibraltar, les dio todavía mayores quebradores de cabeza. Primero hicieron pruebas en el desierto de Mojave, soltando un jeep desde un helicóptero que llevaba un paracaídas en su interior, pero en la segunda prueba el paracaídas se enrolló alrededor del vehículo, y éste quedó destruido en el impacto. Descartaron esta opción, y decidieron utilizar otro método, lanzar el jeep con un cañón de aire desde un barranco (en Beachy Head, Inglaterra). Éste portaba un muñeco en su interior, y mediante un aparato de radio control se activaba el paracaídas que llevaba puesto, y una vez el muñeco salía del vehículo, lo volaban por los aires. Esta vez la secuencia sí salió según estaba planeado.
Dos semanas después de que comenzaran a rodar en Gibraltar, y mientras la segundad unidad aún se encontraba allí, a la primera le tocó rodar en Inglaterra la compleja pelea entre Andreas Wisniewski (Necros) y Bill Weston en la cocina. Tras entrenar unos pocos días en Pinewood, rodaron la pelea durante tres días en Stonor House (convertida en la casa franca de Bladen), que estuvo rodeada de todo tipo de incidentes, Weston se fracturó un dedo y Andreas lo noqueó en una ocasión.
Tras finalizar con la pelea, Timothy Dalton llegó al set para su primer día de rodaje como Bond, que no era otra que la secuencia del secuestro de Koskov en la casa franca.
Una vez realizada su primera toma de contacto como 007, Dalton se desplazó a Gibraltar para encargarse de sus escenas en la secuencia pre-créditos, donde tuvo que rodar su primera escena de acción. A diferencia de otros Bonds, Dalton realizó muchas de sus propias escenas de riesgo, como ir realmente sobre el techo del jeep. Según el actor, "la acción es necesaria para el papel, así que hago todo lo que puedo."
Después rodaron durante dos semanas en Viena, y fue en esa ciudad cuando se hizo la presentación de Dalton como 007 en una rueda de prensa, el 5 de octubre. La capital austriaca sirvió también para recrear Bratislava (cuando pertenecía a la República Checa), y se utilizaron localizaciones como Prater Park, Schönbrunn Palace, Volksoper Opera House y Musikverein Concert Hall.
Mientras rodaban en Viena, el equipo de segunda unidad rodaba en Estados Unidos la escena de la pelea entre Bond y Necros colgados del avión Hercules. Escena que fue llevada a cabo por los especialistas B.J. Worth y Jake Lombard. Para conseguir que Worth (doble de Dalton) entrase de nuevo en el avión mientras estaba agarrado a la red, no se hizo con el especialista trepando por ella, si no que se consiguió mediante unos cabrestantes que tiraban de la red y una vez cerca del avión, dos personas arrastraban a Worth hacia el interior. Fue una escena muy peligrosa de rodar, en una de las tomas, la red comenzó a moverse de una forma tan violenta por el viento, que Worth cerca estuvo de golpearse contra la cola del avión, tras unos tensos instantes, y creyendo que saldría herido, se soltó del avión. Sobra decir que la escena resulta espectacular y es uno de los mejores stunts de la saga.
La primera unidad viajó de Austria a Marruecos, y comenzaron a rodar en Tánger el 27 de octubre. Ouarzazate, al sur de Marruecos, sirvió para recrear Afganistán.
Durante el rodaje de la batalla en el aeropuerto, unos caballos casi le pasan por encima a Andreas Wisniewski, pero le avisaron a tiempo, y por suerte se evitó que sucediera un accidente. Toda la secuencia estuvo llena de retos, por ejemplo, para conseguir el momento en el que el vehículo que conduce Maryam d'Abo suba por una rampa y se introduzca en el avión, no pudieron hacerlo con el propio Hercules, ya que este tipo de aviones no pueden circular por el suelo con la rampa trasera bajada, por lo peligroso que sería, por eso el equipo de producción tuvo que construir la parte trasera del avión en un gran camión, y así si pudieron filmar la escena. Y para el plano de los caballos y tanques atravesando el puente, necesitaban uno que fuera realmente alto, y como no existía, recurrieron a una solución de lo más ingeniosa, utilizaron un puente real de unos pocos metros de altura por el que pasaban los especialistas (para la parte superior del plano), y colocaron delante una miniatura de un puente con grandes columnas (para la parte inferior), al unir ambos puentes, y gracias a la perspectiva, dio la impresión de tener 30 metros de altura, tal y como deseaban.
Pese a todas estas dificultades, fue una producción en la que reinó un buen ambiente, la familia Broccoli se encargaba de ello. Mientras rodaban en Marruecos, el equipo se cansó de la comida marroquí, y Krabbé propuso cocinar para todos algo diferente. Barbara Broccoli se encargó de conseguir los ingredientes, y para ello envió expresamente un avión a Italia. Después Krabbé, Barbara y un par de personas se pusieron manos a la obra en la cocina del hotel donde se alojaban, y prepararon comida para todo el equipo y reparto.
El equipo viajó a los Pinewood Studios a finales de noviembre, para rodar los interiores, en los sets creados por el diseñador de producción Peter Lamont. El 11 de diciembre, la producción recibió la visita del Príncipe Carlos y Lady Di. El príncipe fue quien disparo el misil del "ghetto blaster" en la escena del laboratorio de Q. Y de la visita surgió una famosa imagen de la princesa rompiendo una falsa botella, en la cabeza de su entonces marido.
En Pinewood rodaron entre otras escenas, la muerte de Saunders, o los primeros planos que faltaban de la pelea entre Dalton y Wisniewski colgados del avión. Ambos actores se pasaron tres días rodando esta escena.
A mediados de enero de 1987, completaron el rodaje en Austria, rodando dos persecuciones en la nieve, la del del Aston Martin, y la del chelo. Rodando la primera secuencia, algo salió mal en el momento en el que el coche hace un espectacular salto, y terminó estrellándose. Y la escena del chelo fue una idea de John Glen, quien tuvo que convencer a todo el mundo para hacerla, y al final se salió con la suya. El instrumento musical estaba hecho de fibra de vidrio, y su funda estaba equipada con asas a ambos lados para su control, y por la parte inferior tenía unos esquís. La secuencia requirió 3 días en filmarse.
Para la canción principal de la película, los Pet Shop Boys presentaron una demo e incluso se pusieron manos a la obra para componer la banda sonora completa de la película, pero al final quedó en nada. La demo evolucionó hasta convertirse en la canción "This Must Be The Place I Waited Years To Leave" de su álbum "Behaviour" de 1990.
El grupo noruego A-ha fue finalmente el escogido para cantar y componer el tema principal, en colaboración con John Barry. No hubo buen entendimiento entre el compositor y el grupo, Barry definió trabajar con ellos como, "jugar al ping pong con cuatro pelotas". Esa mala relación provocó que existiesen dos versiones del tema principal "The Living Daylights", uno que se puede escuchar en la película (de estilo más Bond y del gusto de Barry), y otro incluido en el álbum "Stay on These Roads" de la banda (que prefería A-ha). Aunque años después, uno de los miembros del grupo, Paul Waaktaar-Savoy declaró: "Me encantó las cosas que él añadió al tema, quiero decir que le dio ese arreglo de cuerda tan guay. Eso es cuando para mí empezó a sonar como una cosa de Bond."
La película contaría además con dos canciones del grupo The Pretenders, "Where Has Everybody Gone?" que suena en varios momentos de la película, y "If There Was a Man" que acompaña los créditos finales.
Antes de su estreno, metraje de la película fue robado y se vendió en cintas de vídeo como si se tratase de la película original completa. Los responsables de la película lanzaron un póster explicando que esa copia de la película estaba inacabada, que faltaban las escenas de acción principales, carecía de la banda sonora y de la mayoría de efectos especiales, diciendo que para ver la auténtica 007: Alta tensión debían ir al cine.
Y eso hizo la gente cuando se estrenó la película. La premiere tuvo lugar el 29 de junio de 1987 en Londres (otra vez con la presencia del Príncipe Carlos y Diana de Gales), para conocer el estreno masivo en salas de Reino Unido al día siguiente. La película gozó de una buena carrera comercial, en los Estados Unidos recaudó 51.185.897 de dólares, y a nivel global sumó en total 191.200.000 de dólares. Eso la convirtió en la quinta película más taquillera del año, aunque comparada con otras películas de la saga, es una de las menos taquilleras.

ESCENAS ELIMINADAS
Se cortaron dos escenas del montaje final, las cuales han sido recuperadas para las ediciones de DVD y Blu-ray de la película. Son las siguientes:
1. Una extensión a la escena del laboratorio de Q, en la que se muestra otro gadget, una pluma que todo lo que escribe, es transcrito a una máquina con la letra del Primer Ministro.

2. Tras el asesinato de Pushkin, Bond escapa por los tejados de Tánger, y termina deslizándose por los cables de telégrafo gracias a una alfombra (que a la vista de todos parece mágica), y aterriza en la moto de un comerciante (interpretado por el especialista Eddie Kidd). La escena fue considerada demasiado cómica por los productores, por lo que no encajaba con el tono de la película.

VALORACIÓN
007: Alta tensión es una de las mejores películas de la saga de James Bond, e injustamente es una de las más olvidadas, tal vez se deba al paso fugaz de Dalton por el personaje. Tiene una historia más realista y más cercana a la realidad (con el foco puesto en la Guerra Fría y en la Guerra de Afganistán), además de un guión más cuidado y más complejo. Lo bueno, es que después no olvida las escenas de acción, la persecución del Aston Martin en la nieve es una de las mejores de la saga (y eso que ésta tiene muchas), y la media hora final es un festín de cualquier aficionado al cine de acción.
Por otro lado, el guión peca de ser demasiado enrevesado para lo que tiene que contar, se meten demasiadas subtramas que no agilizan la historia. Pero hay que reconocerle que tiene un mayor tono de relato de espionaje clásico, el cual se había perdido en la era Moore. Devolvió a la saga el espíritu de las novelas de Fleming.
El cambio de rostro fue un soplo de aire fresco para 007, el cual llevaba anclado desde hacía años en la comedia imposible (aunque muy disfrutable) de la era Moore. Dalton demostró ser un buen Bond, uno más serio y violento, más cercano al de los libros, que era justo lo que necesitaba el personaje. Así el actor se adelantó al Bond de Daniel Craig. Aunque no se ve aquí a Dalton del todo cómodo en el papel, sí lo conseguiría en Licencia para matar, más pensada para él para dar vida a 007. Creo que sólo le faltó una película más para consagrarse en el personaje.
Por su parte, Jeroen Krabbé no consigue que ser un villano demasiado memorable, es ladino y calculador, pero su Koskov no se encuentra entre los mejores de la saga. De hecho, Joe Don Baker me parece que está mejor en su papel de villano secundario.
Y d'Abo es una de las peores chicas Bond que se recuerdan, la actriz carece de carisma, y el guión tampoco la ayuda a ser más que un tópico.
John Glen filma la película con su corrección de siempre, pero no pasa de lo académico, ni le da auténtica personalidad. Aún así, es posiblemente su mejor trabajo tras las cámaras dentro de la saga Bond.
La película tiene puntos que hacen que destaque por encima de la media de producciones de la saga. Además de un guión más trabajado, el cual no toma siempre el camino más habitual, por ejemplo, Bond no mata al villano, aquí es detenido; y a diferencia de otras películas de 007, la escena pre-créditos no es una historia independiente, si no que es parte de la trama de la película, lo cual ayuda al conjunto. Las escenas de acción son excelentes (como la fallida misión en Gibraltar, la genial persecución del Aston Martin antes mencionada, o la lucha de Bond y Necros colgados del avión). Y la canción de A-ha es una de mis preferidas de la saga (que sigue el camino marcado por Duran Duran en Panorama para matar), así como la estupenda partitura del gran John Barry.
Luego hay cosas que no cambian, Moneypenny sigue bebiendo los vientos por 007, ahí están los gadgets de Q, el "Mi nombre es Bond, James Bond" , los martinis con vodka mezclados no agitados, el Aston Martin, el regreso de Felix Leiter, etc, pero es lo que quiere el público.
Nada nuevo bajo el sol, 007: Alta tensión es una aventura más del agente secreto más famoso del mundo, rodada con el buen hacer de siempre, y cuyo objetivo es sólo dar grandes dosis de entretenimiento al público, algo que consigue con creces. James Bond estaba de regreso tan espectacular y letal como siempre, pero un poco más adulto. No es su mejor misión, pero sí una de las más satisfactorias.

CURIOSIDADES
Última película Bond con banda sonora compuesta por John Barry.
Se estrenó en el 25 aniversario de la saga cinematográfica.
Primera película de la saga oficial en la que Moneypenny no es interpretada por Lois Maxwell. Y última película de Geoffrey Keen, que dio vida al Ministro de Defensa en seis películas de James Bond.
Joe Don Baker (Whitaker) interpretaría al agente de la CIA Jack Wade en GoldenEye (1995) y El mañana nunca muere (1997). Por su parte Nadim Sawalha, que interpreta al jefe de seguridad en Tánger, interpretó a Aziz Fekkesh en La espía que me amó (1977). Y Peter Porteous que da vida al supervisor del gasoducto, tuvo el papel de Lenkin en Octopussy (1983).
La noria a la que suben Bond y Kara es la misma vista en El tercer hombre (1949). John Glen tuvo su primer trabajo en el mundo del cine en esa película, como asistente del editor de sonido.
Fue nominada a un premio Saturn en la categoría de mejor película de fantasía.
Caroline Bliss (Moneypenny) interpretó a Lady Di en la película para televisión Charles and Diana: A Royal Love Story (1982). La princesa visitó el set de rodaje.
Primera película de la saga oficial desde Vive y deja morir (1973) en la que vuelve a aparecer Felix Leiter. Lo había hecho en la película no oficial Nunca digas nunca jamás (1983).
Existen varios cameos en la película. Al productor y guionista Michael G. Wilson se le puede ver en la escena de la ópera en Viena sentado cerca de Saunders, y a la derecha de la mujer con el vestido blanco. Y el compositor John Barry es el director de la orquesta de Kara en la escena final.
En las novelas de Ian Flemnig, SMERSH era una agencia de contraespionaje contra la que luchaba Bond. SMERSH existió realmente durante la Segunda Guerra Mundial, siendo una rama de la NKVD, la policía secreta soviética (que más tarde se convertiría en el KGB). Para evitar problemas políticos a la hora de realizar las películas, prácticamente se omitió toda referencia a SMERSH, estando sólo presente en una frase en Desde Rusia con amor (1963), y en la subtrama de esta película con el Smiert Spionom (SMERSH o muerte a los espías).
John Glen considera ésta y Licencia para matara (1989) sus mejores películas de 007.
En el museo de guerra de Whitaker podemos ver varios bustos y estatuas de diferentes líderes militares con su cara, ahí están, Alejandro Magno, Genghis Khan, Atila el Huno, Adolf Hitler, Napoléon Bonaparte, el Duque de Wellington y Julio César.
Primera película de James Bond en la que el villano es arrestado.
Uno de los oficiales que se encontraban destinados en Gibraltar se llamaba James Bond. Cuando Eon Productions lo descubrió, organizó una sesión fotográfica con el verdadero James Bond y el ficticio.
Fue la primera película de la saga en no ser directamente anunciada en la película anterior, una tradición que no se ha vuelto a repetir. La excepción sería Moonraker, que no fuera anunciada en La espía que me amó, y sí Sólo para sus ojos, pero un cambio de planes provocó una alternación en el orden de las películas.
Caroline Bliss, que interpreta a Moneypenny, fue reemplazada en GoldenEye (1995) por Samantha Bond, que era amiga suya desde que eran niñas.
El General Gogol es acreditado como General Anatol Gogol, cuando en La espía que me amó (1977) M le llama Alexis.
La modelo norteamericana Kathy Stangel fue quien posó para convertirse en la mujer del vestido blanco del póster de la película.
Fue la primera película de la saga en tener una canción diferente para los títulos de créditos finales, con el tema "If There Was a Man" del grupo The Pretenders.
Las organizaciones de la Cruz Roja en Estados Unidos, Reino Unido y Canadá, protestaron por el uso, inapropiado según ellos, que se hace de su emblema en la película (en una escena se transporta opio en sacos con el emblema de la organización, y en otra Koskov es secuestrado en un helicóptero con el símbolo de la Cruz Roja).

GADGETS
Cerdo: Una cápsula usada para limpiar el gasoducto desde Rusia, convenientemente modificada para llevar a un hombre dentro.

Ghetto Blaster: Un radiocasete lanzamisiles ideado por Q para los americanos.

Aston Martin V8: Coche dotado de todos los extras inimaginables (misiles, tapacubos con láser, clavos en las ruedas y patines laterales para circular por la nieve, cohete propulsor y un dispositivo de autodestrucción).

Llavero localizador: Con el silbido de las primeras notas de "Rule Britannia" libera un gas que desorienta a una persona durante 30 segundos. Con otro silbido activa el explosivo plástico que guarda en su interior. Y tiene una llave que abre el 90% de las cerraduras del mundo.

BIBLIOGRAFÍA
Starlog Magazine (nº 120, 123, 124)
Production Notes - The Living Daylights (MI6: The Home of James Bond 007)
London Calling! (007 Magazine)
'I wouldn’t want to be James Bond!' (Daily Mail, 12 feb 2015)
Inside 'The Living Daylights' (2000)
Octopussy and The Living Daylights (Ian Fleming, 1966)
For your ears only (The Guardian, 31 oct 2008)
New James Bond (Gainesville Sun, 29 abr 1986)
The Living Daylights - The Offical Poster Magazine (1987)
Glynis Barber (Twitter)
Some Kind of Hero: The Remarkable Story of the James Bond Films (Matthew Field, Ajay Chowdhury, 2015)
Bonded Blonde (Los Angeles Times, 9 ago 1987)
Nacidos para ser malos (Timon Singh, 2018)
Simon MacCorkindale (The Telegraph, 15 oct 2010) 
Interview with Andreas Wisniewski (bondlocations.com, 6 dic 2020)
Mark Greenstreet: James Bond for a day (The James Bond Dossier, 16 jun 2011)
60 SECONDS: Timothy Dalton (Metro, 15 feb 2007)
The 007 agent Ian Fleming imagined (World Today News, 22 mar 2021)
Red Cross Protests Use Of Emblem in Film (The New York Times, 26 aog 1987)
Nobody Does it Better: The Complete, Uncensored, Unauthorized Oral History of James Bond (Edward Gross, Mark A. Altman, 2020)

Labels: , ,

5 Comments:

Blogger Marco said...

Me encanta 007 y ardo en deseos de ver Sin tiempo para morir,que a lo tonto contandolo todo,solo lleva 3 años de retraso entre pandemia,cambios de directores y problemas de derechos y distribucion.La proxima pondra colofon a 5 pelis de Daniel craig(magnifico Bond) y no me cabe la menor duda de que sera un espectaculo de lo mejor del año.En cuanto a esta,Dalton no es un mal 007,aunque me gusta mas Licencia para matar por su novedosa propuesta,esta tengo k volver a verla,porque siempre se me olvida de que va,no es de mis favoritas precisamente.Larga vida a 007.Gran reseña y saludos Rodi

September 13, 2021 6:55 AM  
Blogger Rodi said...

También tengo muchas gana de ver "Sin tiempo para morir", si sólo pudiera ver una película de aquí a final de año sería esa. Espero un final épico a la atura de Craig.

Me gustan los dos films de Dalton como Bond, y también pondría a "Licencia para matar" un peldaño por encima de "Alta tensión", la trama era diferente a todo lo visto antes en la saga, pero la historia de como Dalton se hizo con el papel y no Brosnan era muy jugosa.

También quería reivindicar a la que considero la película más infravalorada de la saga, y creo que merece más reconocimiento porque es puro 007.

Como siempre, muchas gracias por comentar Marco! :)

Saludos.

September 14, 2021 10:07 AM  
Anonymous Ramón said...

Como se nota que la nueva película de Bond está a la vuelta de la esquina y nos está dando por revisiones películas clásicas de la Saga, jeje.
Llevaba mucho sin ver la primera misión de Dalton y en vista de que le dedicabas un reportaje he vuelto a verla. Como película Bond sorprende por romper con la etapa Moore al ofrecer una trama más serie y cercana a la realidad como bien apuntas. Dalton se encuentra muy rígido y en ocasiones forzado, se nota que se estaba haciendo con el personaje. Quizás, también como apuntas, le faltó esa tercera película que nunca se realizó para afianzarse y resultar más memorable para los espectadores. La violencia y frialdad del actor creo que jugó un poco en contra (Craig también es violento pero con un arco trágico bien trabajado) a nivel popular, aún así sus dos misiones como 007 son mejores que otras más famosas del personaje.

Enhorabuena por el soberbio reportaje Rodi!

Un abrazo!!

September 14, 2021 4:27 PM  
Blogger Rodi said...

Sí que hay ganas de Bond jeje. Año y medio de retraso es demasiada espera.

Me alegra mucho que te hayas animado a revisinar "Alta tensión" :)

Pienso lo mismo, Dalton está poco suelto en el papel, hay que pensar que empalmó este rodaje con otra película, así que bastante bien lo hizo. En "Licencia para matar" hizo el papel completamente suyo. Coincido que sus dos películas son superiores a films mucho más populares (están por encima de El hombre de la pistola de oro, Operación Trueno, Moonraker, Octopussy, Sólo se vive dos veces, por citar sólo algunas).

Muchas gracias a ti por comentar Ramón!

Saludos.

September 15, 2021 8:45 AM  
Blogger Marco said...

Pues la he vuelto a ver y me ha aburrido sobremanera.Octopussy y Solo se vive dos veces son infinitamente mejores que esta en todo.La particularidad de las pelis de Dalton es su argumento mas novedoso.En ésta no se le ve nada suelto con el papel,nada que ver con la siguiente en el que si derrocha carisma,pero en ésta no.Nada,no me ha gustado,la meto en el saco de Operacion trueno,Diamantes para la eternidad,Al servicio secreto de su majestad,Moonraker,Solo para sus ojos y DR no(menos la ultima,todas las he visto solo una vez).Saludos Rodi y Ramon

September 19, 2021 1:15 PM  

Post a Comment

<< Home