Tuesday, May 01, 2018

La historia interminable

"¡Hija de la Luna!"

Este artículo contiene spoilers, no leer si no se quiere conocer partes esenciales de la trama de la película.

Bastian comienza a leer un libro titulado "La historia interminable", el cual tiene lugar en Fantasía y narra las aventuras de Atreyu, quien debe encontrar la cura de la Emperatriz Infantil. Aunque Bastian no lo sabe, las aventuras de Atreyu serán las suyas propias.

EL GUIÓN INTERMINABLE
El alemán Michael Ende publicó en 1979 su popular y genial novela de fantasía "La historia interminable", la cual se convirtió en todo un best-seller, siendo traducida a más de 36 idiomas y con más de 17 millones de ejemplares vendidos. En mayo de 1980, el productor Dieter Geissler (Jaque al asesino) se hizo con los derechos cinematográficos, pagándole a Ende 150.000 marcos alemanes (aproximadamente 50.000 dólares). En el acuerdo se establecía que Ende sería un asesor de la producción.
El primer director asignado al proyecto fue Hans W. Geissendörfer, quien terminó dejándolo tras trabajar un tiempo en el guión. Geissler se lo ofreció entonces a su ayudante Christian Schneider, quien al igual que Geissendörfer, pronto abandonó la producción.
Tras esos intentos frustrados de adaptación y dándose cuenta de su magnitud y coste, Geissler revendió los derechos al productor Bernd Eichinger (El nombre de la rosa), quien bajo su productora Neue Constantin Film, llevó adelante el proyecto, convirtiéndolo en toda una superproducción. Aún así, Geissler mantuvo su crédito como productor de la película.
El proyecto pasó al director Helmut Dietl (Schtonk), quien escribió el guión con Ende y que juntos terminaron en la primavera de 1982. El libreto era del gusto del escritor, pero no fue suficiente para sacar el proyecto adelante, ya que Dietl terminó apeándose del mismo.
Tras la salida de Dietl, tuvieron que buscar un reemplazo y la película cayó en las manos de Wolfgang Petersen (Enemigo mío), quien por fin conseguiría sacarla adelante. "Estaba buscando algo ligero, cálido y positivo después de tres años de trabajo en Das boot," recordaba Petersen. "Me puse muy contento cuando me dieron esa novela. Me gustó mucho. Era exactamente el material adecuado para mí en aquel momento." Además el director quería hacer algo que pudiera gustar a su hijo de 12 años.
Petersen intentó escribir el guión con Ende, pero pronto empezaron los problemas. Petersen viajó varias veces a Roma, donde vivía el escritor, para trabajar con él en diferentes ideas para el libreto, pero después de un tiempo, el director se dio cuenta de que no podían trabajar juntos. Convertir el libro en película no era una tarea sencilla, ya que según Petersen, "tienes que hacerlo más internacional, para una audiencia mundial. Es algo grande y caro de hacer. Tienes que simplificar cosas y cortar personajes. Además el estilo no podía ser demasiado oscuro. Necesitas un gran público. No era una película de Disney, pero quisimos ir en esa dirección de un gran entretenimiento familiar. A Michael Ende no le gustó la idea."
Al final Petersen dejó a un lado el guión escrito con Ende y elaboró uno nuevo con la ayuda de Herman Weigel, sin el conocimiento de Ende. Se tomó la decisión más importante a la hora de adaptar el libro, rodar sólo su primera mitad. "Si hubiera hecho todo el libro, no habría tenido una película porque es demasiado," admitía Petersen. "El gran error de Dune fue que trataron de hacer todo en una única película y es tan confuso que ya no es una auténtica historia. Es tan complejo que no entiendes lo que está pasando. Ese habría sido exactamente error con "La historia interminable" porque suceden muchas cosas en ese libro. Hay una ruptura natural. Ese momento cuando Bastian vuela hacia su propia Fantasía es exactamente la mitad del libro. En la segunda parte, seguimos las aventuras de Bastian en su creación de Fantasía."
Para hacer los últimos retoques en el guión contrataron al script doctor John Hill (Un vaquero sin rumbo).
Los desacuerdos entre Ende y los productores, llegaron a su fin en marzo de 1983, cuando el escritor leyó una copia del nuevo guión, que le decepcionó absolutamente, según él lo habían convertido en un "cómic de fantasía", en una historia comercial de estilo americano. Ende se desentendió definitivamente del proyecto e incluso quiso evitar que rodasen la película mediante una demanda, algo imposible a esas alturas de la producción, y los productores amenazaron con hacerle pagar una gran suma por las posibles perdidas ocasionadas, por lo que el escritor finalmente se echó atrás.
Y fueron muchos los cambios respecto al libro. En la película Bastian no es el chico gordito del libro. Todo lo que sucede en la película antes de la entrada de Bastian en la librería del señor Coreander, no existe en el libro. En la película, se eliminaron los personajes de Blubb el fuego fatuo y el de Ygrámul el múltiple (un enjambre que adopta la forma de una araña). En el libro, Carion es un centauro negro, mientras que en la película tiene forma humana. Este personaje en el libro, va en busca de Atreyu para encomendarle la misión de encontrar la cura para la Emperatriz Infantil, en la película es Atreyu quien viaja hasta a "Torre de Marfil" para ello. Ártax puede hablar en el libro. En la película, se omitió la escena de los troles de la corteza. En el libro, es Morla quien le dice a Atreyu que su misión es darle un nuevo nombre a la Emperatriz Infantil. En la película, Fújur aparece por primera vez para salvar a Atreyu en el "Pantano de la tristeza", en el libro es Atreyu quien encuentra la dragón atrapado en una telaraña de Ygrámul el múltiple. El "Oráculo del sur" es una voz que se comunica mediante rimas en el libro, y en la película son dos esfinges de color azul. En la película, no se muestra la batalla entre los cuatro gigantes de los vientos. En la película, se omitió toda la trama de la búsqueda del Viejo de la Montaña Errante por parte de la Emperatriz Infantil. La escena de Bastian montado en Fujúr en el mundo real y dando un susto de muerte a los matones, no aparece en el libro. Y el reencuentro y reconciliación entre Bastian y su padre del libro, es descartado en la película.
Viendo la magnitud de la película y pese a ser una producción alemana, decidieron rodarla en inglés para poder llegar a un mayor número de mercados. Y eso que la novela no había sido un éxito en Estados Unidos.
El presupuesto de la película ascendió a 60 millones de marcos alemanes (al cambio, 27 millones de dólares de la época) y se convirtió, por aquel entonces, en la película más cara de la historia de Alemania (y en la más cara jamás producida fuera de Estados Unidos y de la Unión Soviética). La película fue financiada por varias productoras alemanas (entre ellas Dieter Geissler Filmproduktion, Neue Constantin Film y Bavaria Studios) y por la Warner Bros., que puso un tercio de su presupuesto.
Para el papel de Bastian contrataron al por aquel entonces ascendente Barret Oliver (Cocoon), quien consiguió el papel frente a otros 200 aspirantes. Y eso que en otoño de 1982, en su primera audición, fue inicialmente rechazado por parecer demasiado joven. En marzo de 1983, lo llamaron para hacer una nueva prueba con Petersen, y a la segunda fue la vencida.
Noah Hathaway, de tan solo 12 años, consiguió el papel de Atreyu gracias a su madre, quien vio el anuncio para el casting de la película en un periódico, aunque no se mencionaba el título de la misma. Sus padres hablaron con el agente del joven actor e hicieron una cinta de vídeo con su prueba, la cual enviaron a Alemania. Y surgió efecto, Hathaway fue llamado para que volará a Munich para realizar una prueba de pantalla, un paso previo a conseguir el papel.
El tercer personaje principal de la película, el de la Emperatriz Infantil, recayó en la iraní Tami Stronach, en su debut como actriz. Stronach llegó a la producción por casualidad, mientras tomaba clases de actuación en San Francisco, una de las agentes de casting de la película era amiga de su profesora y tras verla en una de las clases, le ofreció que se presentara al casting. Sólo tenía 10 años cuando hizo la prueba para el papel y 11 cuando rodó la película.
El resto del reparto se compuso por Gerald McRaney (como el padre de Bastian), Deep Roy (en el papel de Teeny Weeny), Moses Gunn (quien interpretó a Cairon), Thomas Hill (como Carl Conrad Coreander, el dueño de la librería), Sydney Bromley y Patricia Hayes (dando vida a los gnomos Engywook y Urgl) y Alan Oppenheimer (quien puso voz a Fujur, Comepiedras, Gmork y al narrador).

CREANDO FANTASÍA
La fotografía principal comenzó el 14 de marzo de 1983, terminando en noviembre del mismo año. Se rodó principalmente en los Bavaria Studios de Munich (Alemania), donde se construyeron todos los decorados de la película. Las escenas correspondientes a Bastian se rodaron en Vancouver (Canadá), salvo las del ático del colegio que tuvieron lugar en estudio. Y en Almería (España) se rodaron dos secuencias, la de Atreyu siendo arrastrado hasta una playa, que se filmó en la Playa de Mónsul y la de Atreyu montando a su caballo se rodó en el Desierto de Tabernas.
Fue un rodaje largo y muy complejo. Sólo la escena de "Los pantanos de la tristeza" requirió de un mes para rodarse, el mismo tiempo que la del encuentro de Atreyu y la tortuga Morla. Que el rodaje tuviera lugar durante el verano más caluroso en Alemania en 25 años, no ayudó a la producción, de hecho, una de las estatuas de la Torre de Marfil se llegó a derretir. Y en el lado opuesto, el frío causó otros contratiempos, por ejemplo, las puertas del estudio debían permanecer cerradas para que las bajas temperaturas no causaran daños a los fondos azules usados para los matte paintings, en una ocasión, antes que hubiera empezado el rodaje, dejaron las puertas abiertas y se formó un enorme agujero en uno de los fondos.
Primero se rodaron la escenas con Noah Hathaway y después las de Barret Oliver, quienes prácticamente no coincidieron en el rodaje.
Para rodar la escena de "Los pantanos de la tristeza" tuvieron que entrenar a los dos caballos que utilizaron para la escena durante siete semanas, para evitar que tuvieran miedo a la hora de hundirlos en el barro. Cuando completaron la escena después de un mes de rodaje, todo el equipo lo celebró enzarzándose en una enorme lucha en el barro.
El personaje de Atreyu es de color verde en el libro y ese era el diseño original del personaje en la película. Antes de empezar a rodar hicieron una prueba con Noah Hathaway y lo pintaron de verde, pero tal y como el actor recordaba se descartó porque, "no funcionó. No era creíble. ¡Parecía un hongo!" 
Antes de empezar el rodaje, Hathaway entrenó para montar a caballo y dar el pego como un experto jinete. En una de esas sesiones, el caballo cayó encima del actor provocándole la rotura de un par de vertebras. Hathaway se pasó 2 meses en un hospital y terminó con varios tornillos de titanio en su espalda. Tal vez, para compensarle le regalaron a Artax al acabar el rodaje, pero dado los costes de su transporte, la consabida cuarentena y la esterilización del animal, tuvo que dejarlo en Alemania.
No fue el único momento en el que Hathaway lo pasó mal durante la producción. Rodando la escena del "Los pantanos de la tristeza" su pierna se quedó atrapada en un elevador y fue arrastrado bajo el agua, el actor estaba sin conocimiento cuando lo sacaron a la superficie. Además, durante su pelea con Gmork, una de las garras de la bestia le golpeó en la cara con tanta fuerza que lo tiró al suelo. Al final decidieron rodar sólo una toma, por miedo a que se hiciera daño.
Y si no hubiera tenido percances suficientes, Hathaway también tuvo problemas con los productores. "No terminaron de pagarme mi sueldo," recordaba amargamente el actor. "Estaba en un país extranjero, así que estaba bastante jodido sin la SAG vigilando mi espalda. Me negué a hacer la segunda parte. Querían que renunciara a mis derechos y a todo lo que me debían, pero no quería hacerlo."
Para Hathaway el rodaje no fue de lo más placentero, pero tampoco se lo puso fácil al director. Según Petersen el actor tenía un problema de actitud, el cual venía por parte de sus padres, "hacían muchas demandas y estaban tratando esencialmente de chantajear a la producción," declaró el director. Incluso Brian Johnson dijo que el actor, "era un grano en el culo". Por el contrario Petersen se llevó de maravilla con Oliver (todo el mundo lo cubrió de alabanzas) y Stronach.
Trabajar con niños no es fácil. Por ejemplo, a Stronach se le cayeron dos dientes de leche durante el rodaje, por lo que tuvieron que crearle unas prótesis dentales. Pero después comenzaron a salirle los nuevos dientes, por eso su dentadura es diferente en la primera escena en la que aparece que en la segunda.
Brian Johnson (El Imperio contraataca) fue contratado como director de efectos especiales porque en Alemania tenían poca experiencia con efectos especiales prácticos y necesitaban a una persona con su veteranía. Johnson estuvo dos años trabajando en la película y tuvo a su cargo a un equipo de 30 técnicos, todos británicos. Además dirigió todo el material aéreo y las secuencias de vuelo.
La ILM se encargó de los compuestos ópticos y de parte de los matte painting. Y el resto del mattes fueron subcontratados al gran Jim Danforth de "Effects Associates".
Para dar cabida a una producción con efectos especiales tan complejos se tuvieron que gastar 6 millones de marcos en modernizar los Bavaria Studios. Johnson mandó construir una enorme pantalla azul, una de las más grandes del mundo, para algunas tomas de efectos visuales.
El mayor reto para Johnson fue representar la nada, ya que no era más que una fuerza invisible. Para mostrar su poder construyeron decorados que podía girar 90º, tanto a tamaño real como en miniaturas y a los cuales estaban ancladas las cámaras. De esa forma cuando Atreyu está agarrado a un árbol y parece estar arrastrado por el aire, en realidad estaba colgado boca abajo. Y para aumentar la ilusión, el equipo dejaba caer cosas delante de la cámara. Los cámaras por su parte, estaban sujetos con cinturones de seguridad.
Y el otro gran reto fue dar vida a Fújur, el famoso dragón de la película. Se usaron dos modelos del dragón diferentes. Uno medía sólo 40 centímetros de longitud y necesitaron de 6 meses para crearlo. Este modelo se utilizó sólo para las escenas de vuelo. El segundo modelo, construido por Guiseppe Tortura, medía más de 15 metros de largo, contaba con una cabeza que pesaba 100 kilos y su piel contenía sobre 10.000 escamas y 100 kilos de lana de angora. "Tenía que hablar, así que manipulamos la boca para conseguir gran variedad de expresiones de él," explicaba Johnson. "El movimiento de los ojos y de ciertas partes de ella????? fueron controladas por radio y el resto fue hecho con cables. El dragón podría hacer de todo desde sonreír, gruñir, jadear y soplar, a llorar." Ocultos bajo el suelo estaban los cerca de 20 titiriteros que movían al dragón, "uno era el responsable de la nariz, otro de los ojos y otro de la boca," recordaba Petersen. La cara del dragón fue creada por Colin Arthur, quien tuvo, "libertad absoluta para interpretar las ilustraciones e ideas del libro de Michael Ende como creí conveniente," declaró el artista.
Por limitaciones presupuestarias, dos grandes escenas escritas en el guión y pertenecientes al libro, no llegaron a filmarse. La primera era la introducción original de Fújur, el cual era rescatado por Atreyu de Ygrámul el múltiple. Y era originalmente en esta escena, donde los personajes de Fantasía oían el grito de Bastian. Se cambió, siendo el dragón quien rescata a Atreyu en el "Pantano de la tristeza" y el grito de Bastian pasó a la escena de Morla.
La segunda escena eliminada fue el encuentro de Atreyu y Fújur con los cuatro gigantes de los vientos. En la película se cambió, para dar paso a la escena en la que la nada hace que Atreyu se caiga de Fújur y acabe en la playa.
Petersen se acercó a su amigo Steven Spielberg y le consultó si podía mostrarle la película antes de su estreno en los Estados Unidos, para que le diera su opinión sobre si ésta necesitaba un ritmo diferente para el público americano. "Así que él la vio y dijo que tenía algunas sugerencias realmente interesantes para algunos recortes," recordaba Petersen. "Para darle un poco más de ritmo y de rapidez."
Siguiendo las indicaciones de Spielberg, se hizo un nuevo montaje para la que sería la versión internacional, la cual resultó ser 7 minutos más corta que la alemana. "Eran pequeños fragmentos, partes y piezas aquí y allá," explicaba Petersen. "Nada mayor. Nada como 'cortar toda la secuencia'. Era simplemente un clase de pulido. Un tema de ritmo, unos pocos segundos aquí, unas pocas cosas allá."
Los principales cambios se encuentran durante los título de crédito iniciales (sobre un fondo negro en la alemana y con imágenes de Fantasía en la internacional), el desayuno de Bastian con su padre (unos 50 segundos más largo en la versión alemana) y la escena en la que Bastian sube al desván del colegio (en la versión alemana el niño primero revisa de forma más concienzuda el lugar y después hace acto de presencia el jardinero del colegio, quien carga con un montón de madera y cae al suelo al tropezar con una colchoneta, una vez se marcha, el niño se sienta en la colchoneta para leer el libro).
Como agradecimiento a Spielberg, Petersen le regaló el auryn original utilizado en la película. El cual Spielberg aún conserva a día de hoy en su oficina.
El montaje no fue el único cambio de la película para su versión internacional, la música también sufrió modificaciones. La versión alemana sólo contó con la (excelente) partitura orquestal compuesta por Klaus Doldinger, mientras que para la internacional se contrató a Giorgio Moroder para darle un toque más pop a la misma, siendo el resultado final, una banda sonora instrumental con arreglos electrónicos. Además en la versión internacional se incluyó la mítica canción "The Neverending Story" compuesta por Moroder (música) y Keith Forsey (letras), la cual fue cantada por Limahl y que ha quedado unida para siempre a la película. La canción fue todo un éxito, siendo número 1 en países como España, Noruega y Suecia.
Ende vio la película unos días antes de su estreno y sólo gracias a un veredicto judicial. "Estaba horrorizado," recordaba el escritor. "Habían cambiado todo el sentido de la historia. Fantasía reaparece sin la fuerza creativa de Bastian. Para mi esa era la esencia del libro." 
En abril de 1984, coincidiendo con el estreno de la película, Ende realizó una rueda de prensa para distanciarse de lo que llamó, "esa repugnante película" y pidió que retiraran su nombre de los créditos iniciales (sólo se le nombra al final de la película). El escritor también trató que el estudio cambiara el título de la película, algo a lo que se negaron.
Esa guerra abierta no le puso las cosas fáciles a la película, ni a sus responsables, pero aun así cuando se estrenó fue todo un éxito. La película debutó en las salas de cine el 6 de abril de 1984 en Alemania Occidental y fue un éxito apoteósico (5 millones de alemanes vieron la película y recaudó cerca de 20 millones de dólares en su país de origen). En los Estados Unidos debutó el 20 de julio de 1984 y recaudó unos correctos 20.158.808 de dólares. En España fue un éxito atronador. La recaudación final a nivel mundial ascendió a unos impresionantes 100 millones de dólares.
Warner Bros. tenía previsto que Supergirl (1984) fuera su blockbuster del verano, pero finalmente decidió no estrenarla (lo haría Tri-Star Pictures), y de pronto, La historia interminable se convirtió en su superproducción del verano. Pero la estrenaron una semana antes de que comenzaran los Juegos Olímpicos, que aquel año se celebraban en Los Ángeles, y esa fue una de las principales razones por las que no recaudó más dinero en América. "Las Olimpiadas mataron todo el negocio de la película," recordaba Petersen. Aunque el director también admitía que, "tal vez La historia interminable era demasiado dulce, demasiado europea para ellos. Igual también era un poco sofisticada. ¿Una película sobre un niño leyendo un libro? Tal vez no fuera tan perfecto para el temperamento americano."
Dado el éxito de la película se pensó en hacer una secuela. Pero Petersen nunca quiso formar parte de ella. Y pronto Dieter Geissler se vio en vuelto en una batalla legal con Michael Ende, quien presentó una demanda por incumplimiento de contrato, pero esa es otra historia...

VALORACIÓN
La historia interminable es una de las mejores películas infantiles del cine de los ochenta, y de paso una de las mejores películas de fantasía que jamás se hayan filmado. La desbordante imaginación que desprende hace que la nuestra se dispare con ella.
Como dice el librero, cuando lees una novela puedes convertirte en el Capitán Nemo, y ese mismo efecto causa esta película, ya que nos convertimos en Bastian y vivimos sus aventuras, y cuando acaba la película somos nosotros quienes gritamos a los cielos, "Hija de la Luna".
El juego entre la realidad y la fantasía está realmente bien conseguido, sobre todo por el paralelismo que se crea entre Bastian y Atreyu gracias a sencillos detalles, como la imagen de un indio grabado en la mochila de Bastian, a ambos personajes parando a comer al mismo tiempo, el grito del joven lector que se oye en Fantasía, y todo culmina en ese momento en que Atreyu ve a Bastian reflejado en el espejo, demostrando que en el fondo son el mismo personaje. Y es que es Bastian quien puede salvar a la Emperatriz y a toda Fantasía y no Atreyu, él es el joven guerrero, sólo que no lo sabe.
La película mantiene el espíritu de la novela de Ende, hablando sobre la fuerza infinita de la imaginación y la pasión por la lectura. Es cierto que es más comercial y realiza ciertos cambios respecto a la novela, pero la hace atractiva y cercana para el público más joven transmitiendo una serie de mensajes y valores que no deberían ser olvidados.
Nunca he visto la versión alemana, crecí con la internacional y está hecha con el material con el que se fabrican los sueños. Ya desde los títulos de crédito con las imágenes de la nada y con la canción de Limahl sonando, estoy dentro de la película.
Y después se suceden escenas que ya son parte de mi infancia, Atreyu enfrentándose a las esfinges del "Oráculo del sur", a Bastian escapando de los matones que le persiguen, la muerte de Artax en "Los pantanos de la tristeza", la introducción del Comepiedras en su bicicleta, Fújur al rescate de Atreyu, y la aparición de la tortuga Morla.
Lo genial de la película es que trata al publico juvenil como personas inteligentes, sin escatimarle momentos dramáticos (la muerte de Artax) o terroríficos (la aparición final de Gmork), estamos ante una producción infantil diferente, como las que ya no se hacen.
Vale que igual los tonos pop de la banda sonora hayan quedado un poco desfasados, pero para alguien crecido en los ochenta son como un viaje en el tiempo a aquella década. Y los efectos especiales (excelentes para la época) y el diseño de producción tienen un encanto especial, se nota el mimo puesto en ellos.
Petersen filma con su buena mano de siempre y poca pega se le puede poner, ya que creó una película inolvidable, consiguiendo que sea entretenido ver a un niño leer un libro, y eso no lo hace cualquiera. Y crea con la cámara momentos fantásticos, seguramente mi preferido es cuando la Emperatriz Infantil rompe la cuarta pared para decirle a Bastian (y a todos nosotros) que crea en la fantasía.
La película nos dice que no dejemos de creer y de soñar, que por mucho que crezcamos impidamos que "La nada" (la falta de imaginación) haga acto de presencia en nuestras vidas. Y para que viva la fantasía no debemos pedir miles de deseos, solamente es necesario ver esta maravilla que es La historia interminable.

CURIOSIDADES
Patricia Hayes, Sidney Bromley y Deep Roy fueron contratados por una sugerencia de Brian Johnson.
La película conoció dos secuelas, La historia interminable 2: El siguiente capítulo (1990) y La historia interminable III: Las aventuras de Bastian (1994). En la primera Jonathan Brandis dio vida a Bastian y en la segunda fue Jason James Richter
En los Deutscher Filmpreis (los Oscars de Alemania) ganó el premio al mejor diseño de producción (Rolf Zehetbauer). Fue su única nominación.
Ganó el premio Saturn a la mejor interpretación por un joven actor (Noah Hathaway). Y fue nominada en las categorías de mejor película de fantasía y mejor música (Klaus Doldinger y Giorgio Moroder).
Noah Hathaway sólo leyó el libro una vez había rodado la película, ya que por aquel entonces no estaba disponible en inglés.
Las imágenes de la nada se crearon vertiendo emulsiones de pintura en un tanque acrílico de agua.
El mundo de La historia interminable llamado en la novela original Phantásien, fue traducido al inglés en su versión literaria como Fantastica, mientras que en la película recibió el nombre de Fantasia.
Noah Hathaway fue uno de los protagonistas de la serie Galáctica, estrella de combate (1978-79). Barret Oliver participó en el episodio "Spaceball" de la serie Galáctica 1980 (1980), continuación de la anterior.
La voz del actor Deep Roy (Teeny Weeny) fue doblada.
Al igual que con Ende, Petersen también tuvo problemas con el escritor de la novela en la que se basaba Das boot a la hora de adaptarla.
Aunque no se llega a apreciar, el Duende Nocturno suelta un taco en la escena inicial cuando el Comerrocas aparece en su bicicleta.
En Bavaria Filmplatz, el parque temático de los Bavaria Studios en Munich, se puede montar al auténtico Fújur utilizado en la película.
Según los responsables de la película, las nubes de tormenta no son realmente "La nada", sólo indican su presencia, ya que "La nada" es una fuerza invisible.
Dos grupos tomaron su nombre de personajes creados por Michael Ende, el español Vestusta Morla (de la tortuga gigante) y la estadounidense Atreyu (del pequeño guerrero).

Labels: ,

5 Comments:

Blogger MARCO said...

Maravillosa pelicula que hace años que no reviso a pesar de tenerla pero de la cual tengo un gratisimo recuerdo.Gran reseña como normalmente acostumbras.Saludos

May 01, 2018 9:38 AM  
Blogger rodentcrist said...

Como curiosidad, hay una escena en la torre de marfil donde aparecen mickey mouse, yoda, c3po, et, chewbacca, gumby y un par de ewoks, si tuviera que elegir una frase para describir esta película seria la que usaste, "esta hecha con el material que se fabrican los sueños", aunque no sea tan fiel al libro que leí muchos años despues, le sigo guardando mucho cariño a esta película, un saludo

May 01, 2018 1:15 PM  
Blogger octopusmagnificens said...

De entrañable recuerdo y de placentero visionado. Una película querida que no me cansaré de disfrutar. ¡Viva la emperatriz infantil1

May 03, 2018 1:52 AM  
Blogger Rodi said...

MARCO: Muchas gracias! También tengo un gran recuerdo de ella, me ha acompañado desde niño y la verdad es que no ha perdido su magia.

rodentcrist: La anécdota de los cameos la conozco, pero creo que se trata más de parecidos razonables que auténticos cameos introducidos por el director. El libro de Ende es otra maravilla. Muchas gracias por comentar.

octopusmagnificens: Y tanto que sí. No recuerdo ni cuantas veces he visto la película, ya es parte de mi infancia. ¡Hija de la Luna!

Saludos.

May 04, 2018 12:00 PM  
Blogger murinus2009 said...

Saludos Rodi, aqui murinus2009.

Esta pelicula me llevaron a verla en dias de su estreno por sorpresa, como dato el cine al que me llevaron a verla (se llamaba, cine México) se transformo después... ¡en un rodeo!, hoy en 2018 son unos edificios de departamentos.

La verdad no entendí La Historia sin Fin, y no la he vuelto a ver desde entonces, aun así me dejó muchas escenas memorables:
Spoilers aqui...
-La muerte del caballero con armadura a traves de un rayo y luego Atreyu acercándose a ver el cadáver, me pareció aterradora.
-Uno de los seres de piedra describiendo lo que es La Nada.
-El concepto en si de, La Nada, me pareció fascinante.
-La muerte de Artax, recuerdo que todo el cine estaba callado.
-La primera aparición del Dragón Fujur, la verdad siempre pensé que era un perro.
-El personaje que monta un caracol muy veloz.
En México la cancion de Limahl; Neverending Story, también fue un gran éxito y aun hoy se le programa regularmente en radio.

Das muy buenos datos Rodi:
-Hathaway-Atreyu al mismo tiempo teniendo accidentes, problemas de pago y portándose como una una molestia.
-Los cambios en relación al libro.
-Los líos legales entre Michael Ende y los productores.
-Que exista una versión alemana sin mucho de la version mas conocida por todos.
-Que la Warner haya pensado que su gran exito iba a ser ...¡Supergirl!
-Que los Juegos Olimpicos afectaran la taquilla.

Con esta buena Reseña tuya Rodi, creo que es un buen momento de volver a ver una vez mas, La Historia sin Fin, espero entenderla esta vez.

Gracias Rodi y hasta pronto.

May 04, 2018 6:38 PM  

Post a Comment

<< Home