Sunday, February 19, 2017

1989: El año de las películas submarinas

En ocasiones en Hollywood se produce la coincidencia del estreno de dos películas con la misma temática en un corto espacio de tiempo, como en los recordados casos de Un pueblo llamado Dante's Peak y Volcano1492: La conquista del paraísoCristóbal Colón: El descubrimiento, Armageddon y Deep impact Bichos y Hormigaz. Pero a finales de la década de los 80 se dio la situación de que seis películas que narraban historias bajo el mar, se estrenaron a lo largo de un año. Y así 1989, se convirtió en el año de las películas submarinas.
Se desconocen las causas del porqué de semejante coincidencia de estrenos de films tan similares, William Barboza en un artículo para la revista Playboy lo achacaba a dos sucesos, el encuentro de los restos del Titanic en 1985 y el accidente del transbordador espacial Challenger en 1986, el primero mostraría los océanos como un lugar misterioso, y el segundo los peligros del espacio, haciendo de éste un lugar poco atractivo para el público. Influyeran estos hechos en mayor o menor medida, lo más probable es que el éxito del cine de ciencia ficción imperante en la década y la necesidad de buscar nuevos escenarios, hizo que las productoras de Hollywood mirarán hacia el mar en busca de un nuevo lugar donde situar sus historias, y en 1987 se anunciaron el desarrollo de varias películas que verían la luz dos años más tarde.
Descubramos como fue este curioso fenómeno.

La primera película en llegar fue Profundidad seis (DeepStar Six, 13 de enero de 1989), dirigida por el responsable de Viernes 13, narra como el ejército quiere montar una base de misiles submarina y el equipo de excavación vuela una cueva, en la que se oculta una criatura marina de miles de años de antigüedad. Sean S. Cunningham empezó a desarrollar el proyecto en 1987 con la idea de que fuera la primera de las películas submarinas que estaban por llegar, cosa que consiguió. El guionista de la película, Lewis Abernathy, era amigo personal de James Cameron, y éste le pidió que retrasara el estreno de la película para no competir con Abyss, Abernathy no sólo no lo hizo, si no que lo adelantó varios meses, rompiendo su amistad con el director (la cual reanudaron durante el rodaje de Titanic). La película fue un fracaso de taquilla y la verdad es que no merecía más, ya que sigue todos los tópicos del cine de terror, con la diferencia que en esta ocasión el monstruo está en el fondo del mar. Olvidable y olvidada.

La siguiente en estrenarse fue Leviathan: El demonio del abismo (Leviathan, 17 de marzo de 1989) de George Pan Cosmatos, que nos narra la historia de un grupo de mineros (encabezados por Peter Weller) que se topa con un buque soviético que oculta un monstruo creado a partir de un experimento genético. Coincide con Abyss en estar protagonizada por mineros y en la idea de una tormenta que complica las cosas a los protagonistas, toma elementos de Alien y La Cosa y su final es idéntico al de Profundidad seis. Tal vez por eso nunca haya estado bien considerada y haya caído en el ostracismo, cuando se trata de un entretenido film de terror, escrito por David Webb Peoples (Blade runner) y Jeb Stuart (Jungla de cristal) y con una criatura obra de Stan Winston, quien rechazó trabajar en Abyss para participar en esta película. Como Profundidad seis, también fue un fracaso de taquilla, pero es un film bastante entretenido y claustrofóbico, que merece reivindicarse.

Roger Corman también se apuntó a la fiesta y produjo su propia película submarina, Los señores del abismo (Lords of the Deep, 2 de junio de 1989). Vendida como "la aventura submarina definitiva", viene a contar como en el futuro un laboratorio situado en el fondo del mar, es atacado por seres extraterrestres acuáticos. La película hace aguas por todas partes (dirección, guión, interpretaciones, etc) y no sólo es mala, cutre y carente de sentido, además es aburrida, que es lo peor que se puede decir de una película de este tipo, que además sólo dura 77 minutos. La peor película de la lista.

Las cosas no mejoraron con la siguiente película, la directa a vídeo La fosa del Diablo (The Evil Below, 1 de julio de 1989), dirigida por Jean-Claude Dubois, en su única película como director. Una joven desea encontrar el tesoro de un barco pirata hundido y para ello se alía con un barquero vividor, pero ambos desconocen que el barco está maldito. Es la única película de la lista que no está situada en una base o estación submarina y los momentos bajo el agua son clásicas escenas de submarinismo. Al conjunto se le añade un contrapunto diabólico de lo más ridículo, que la hace naufragar estrepitosamente.

Lo mejor estaba por llegar. James Cameron dio el do de pecho regalándonos ese espéctaculo memorable que es Abyss (The Abyss, 9 de agosto de 1989), película de una factura técnica que roza la perfección y que fue todo un salto de gigante en el campo de los efectos visuales. El director de Terminator nos sumerge en una fabulosa historia de encuentros en la tercera fase en el fondo de mar. El problema es que se estrenó cuando ya lo habían hecho antes cuatro películas de la misma temática, es decir, demasiado tarde. Así que todo su esfuerzo no se vio recompensado por la taquilla, ya que sus 90 millones de recaudación supieron a poco, teniendo en cuenta que su presupuesto era de 70 millones (lo que la convertía en la película más cara de la historia). Seguramente el estreno en tan corto plazo de tiempo de tantas películas de la misma temática acabo quemando el género antes de la llegada de la gran película que le debía dar nombre. Una lástima porque se trata de un film formidable, tan megalomaníaco como su director y que no ha perdido un ápice de su poder de fascinación. Recomendable ver en su versión extendida.

Y la última película en llegar fue La grieta (The Rift, 9 de marzo de 1990), que aunque data 1989, se estrenó al año siguiente. Tras llevar adelante Leviathan, Dino De Laurentiis decidió producir de forma no acreditada esta película, que no era más que una versión de bajo presupuesto del film de Cosmatos, pero muy bajo, si la primera costó 25 millones de dólares, La grieta sólo 1,3 millones. Todo se resume en un submarino experimental que va en busca de otro que se ha perdido en la grieta que da título a la película, lugar donde habitan todo tipo de monstruos. El inefable Juan Piquer Simón se hizo cargo de la dirección, el español no hablaba inglés y eso que la mitad del reparto era norteamericano (como curiosidad, podemos ver a Pocholo Martínez Bordiu en un pequeño papel). La película desprende un tufillo a serie B bastante grande y es de lo más absurda.

Así terminó este extraño fenómeno, que tan rápido vino como pronto se fue (al fondo del mar) para no volver.

Labels:

6 Comments:

Anonymous Ramón said...

Gran, y curioso, reportaje Rodi!
La verdad es que en Hollywood cuando dicen de explotar una temática lo hacen hasta asfixiar, pero el caso que desarrollas es único creo, ni siquiera hoy, con tanta cinta de superhéroes se han llegado a estrenar en el mismo año tantas.
Por supuesto, de las citas la única a reivindicar es la estupenda película de James Cameron, un clásico de si-fi bajo el mar realizado con el buen pulso del director.

Enhorabuena por el artículo!

Un saludo!

February 21, 2017 11:16 AM  
Blogger Éowyn said...

Qué buen post! "Abyss", me gustó mucho. Cameron hizo un trabajo estupendo!
Saludos!

February 21, 2017 11:35 AM  
Anonymous Anonymous said...

Buen y curioso post.

Hollywood como siempre a explotar modas.

Y ya que estamos, ¡Anímate y escribe la reseña de Abyss!


¡Saludos!

February 21, 2017 12:29 PM  
Blogger Rodi said...

Ramón: ¡Muchas gracias! La verdad es que me parece increíble que se diera una casualidad tal en un género tan particular. Hollywood siempre quema todos los géneros y modas, y el del cómic seguro que no será una excepción. "Abyss" es toda una gozada, pero "Leviathan" siempre me ha resultado simpática.

Éowyn: Qué bueno verte por aquí, gracias por comentar. Sí, "Abyss" es genial.

Anonymous: ¡Muchas gracias! La tengo en mente, espero que la reseña de "Abyss" caiga tarde o temprano.

Saludos.

February 23, 2017 2:24 PM  
Blogger Edu Wallace said...

Madre mía, sólo he visto una de la lista. Vergüenza. Siempre es curioso que hay épocas en que parece que se pone de moda "algo" y van a granel. Así un estilo como aquella entrada que hiciste de películas con temática parecida a Jungla de Cristal.

A mí me hace gracia cuando coinciden género en ese mismo año o hay breves espacios de tiempo entre una y la otra. Me pasó con Marte e Interstellar que compartían hasta reparto aunque fueran el día y la noche. También me hizo mucha gracia cuando estrenaron el Hercules de Dwayne Johnson con Pompeya revoloteando por ahí. Horrorosos peplums por cierto. Y cuando saquen el DVD de "Hasta el último hombre" se estrenará Dunkirk. Son esas tonterías que a mí me causan gracia. No te entretengo más. Un saludo!

February 25, 2017 4:17 PM  
Blogger Rodi said...

Seguro que la que has visto es "Abyss" :), del resto te recomiendo "Leviathan", una estimable y entretenida película de terror.

Detrás de estas coincidencias siempre hay algo oculto y muchos intereses económicos, un estudio anuncia que trabaja en un concepto o idea y otro lo copia y termina estrenando su película antes, me acabo de acordar de "Asalto al poder" y "Objetivo: La Casa Blanca", que es tal vez el caso más reciente y descarado. Es algo que siempre sorprende, pero Hollywood es así.

¡Gracias por comentar Edu!

Saludos.

February 28, 2017 1:56 PM  

Post a Comment

<< Home