Tuesday, February 17, 2009

Quiniela de los Oscars 2009

Éstas son mis 20 apuestas para los ganadores de la ceremonia de los Oscars del próximo 22 de febrero.

Mejor película: Slumdog millionaire

Mejor director: Danny Boyle por Slumdog millionaire

Mejor actor: Frank Langella por Frost contra Nixon

Mejor actriz: Kate Winslet por The reader

Mejor actor secundario: Heath Ledger por El caballero oscuro

Mejor actriz secundaria: Penélope Cruz por Vicky Cristina Barcelona

Mejor guión original: Andrew Stanton, Pete Docter y Jim Reardon por WALL·E

Mejor guión adaptado: Simon Beaufoy por Slumdog Millionaire

Mejor dirección de fotografía: Anthony Dod Mantle por Slumdog millionaire

Mejor montaje: Lee Smith por El caballero oscuro

Mejor dirección artística: Donald Graham Burt y Victor J. Zolfo por El curioso caso de Benjamin Button

Mejor diseño de vestuario: Jacqueline West por El curioso caso de Benjamin Button

Mejor banda sonora original: A.R. Rahman por Slumdog millionaire

Mejor canción original: Peter Gabriel y Thomas Newman ("Down to Earth") por WALL·E

Mejor maquillaje: Greg Cannom por El curioso caso de Benjamin Button

Mejor sonido: Ed Novick, Lora Hirschberg y Gary Rizzo por El caballero oscuro

Mejor montaje de sonido: Richard King por El caballero oscuro

Mejores efectos visuales: Eric Barba, Steve Preeg, Burt Dalton y Craig Barron por El curioso caso de Benjamin Button

Mejor película animada: WALL·E

Mejor película de habla no inglesa: Vals im Bashir


Actualizado el 23/02/09: Mejorando el resultado de los dos años anteriores, este año he dado en el blanco en 13 de las 20 categorías. El caballo al que apostar era Slumdog millonaire que se ha llevado 8 estatuillas, frente a las 3 de El curioso caso de Benjamin Button, las 2 de Mi nombre es Harvey Milk y las otras 2 de El caballero oscuro.

Labels:

Sunday, February 01, 2009

Última llamada

Stu Shepard (Colin Farrell) es un publicista de Nueva York que se abre camino a base de mentir a todo el mundo. Todos los días llama desde una cabina telefónica para engañar a su mujer. Pero un día contesta de forma instintiva cuando suena al teléfono, al otro lado está un francotirador (Kiefer Sutherland) oculto en uno de los edificios cercanos. Sus exigencias son que le confiese a su mujer su infidelidad o resultará muerto. La situación se complicará cuando haga acto de presencia la policía, creyendo que Stu es culpable de un crimen.

El proyecto de Última llamada (Phone booth, 2002) se inició a principios de los 70, cuando Larry Cohen, su guionista, tuvo una conversación con Alfred Hitchcock sobre una idea que había tenido para un film, un hombre que durante toda la película no puede salir de una cabina telefónica. Hitchcock se sintió atraído por la idea, pero Cohen no sabía como hacer que ese planteamiento diera de si durante todo el metraje. La solución: Un francotirador. Con el tiempo y después del fallecimiento de Hitchcock, el proyecto fue pasando por diferentes manos, tanto para el puesto de director como de actor protagonista. El primer interesado fue Tom Cruise. Después entraría en escena Steven Spielberg. Más tarde el proyecto sería ofrecido a Joel Schumacher, con Nicolas Cage como protagonista, ambos declinaron la oferta. Mel Gibson también se interesó para dirigirlo y protagonizarlo, pero tampoco fue el definitivo. Luego Michael Bay quiso hacerse con las riendas del proyecto, teniendo a Will Smith como protagonista. Pero tampoco fueron los elegidos. Al final el proyecto volvió a Joel Schumacher que esta vez sí acepto. El actor elegido fue Jim Carrey, pero éste le cedió su papel a Colin Farrell.

Joel Schumacher es un director un tanto irregular, capaz de realizar películas tan logradas como Un día de furia (1993) o Tigerland (2000), y otras tan lamentables como Batman forever (1995), Batman & Robin (1997) o 9 días (2002). En esta película realiza uno de sus mejores trabajos, dándole gran ritmo a la historia y utilizando diversos recursos visuales que incrementan su interés (pantalla dividida, flashbacks, aceleraciones de imagen, etc.).

Larry Cohen es uno de los maestros de la "Serie B", donde ha creado pequeños clásicos como Estoy vivo (1974), La serpiente voladora (1982) o la popular serie de televisión Los invasores (1967-1968). En ocasiones a trabajado para las majors de Hollywood escribiendo los guiones de El regreso de los siete magníficos (1966), Yo, el jurado (1982), Best seller (1987) y Body snatchers. Secuestradores de cuerpos (1993). Best seller y Última llamada son sus mejores guiones. Este último resulta prácticamente perfecto, no hay secuencias de relleno para alargar la historia, sus 78 minutos de duración, son los justos y necesarios para desarrollarla. Parte de un planteamiento interesante e imposible, un hombre confinado en una cabina telefónica durante toda una película sin poder salir de ella. Por cierto, un argumento similar al de la película española La cabina dirigida por Antonio Mercero en 1972, pero con la diferencia que en Última llamada existe un francotirador, por lo que el género en el que se mueve es el thriller y no la comedia negra. El guión acumula gran cantidad de momentos sencillamente excelentes; Stu quitándose el anillo de compromiso antes de realizar una llamada a la mujer con la que quiere mantener una relación adúltera (el anillo vuelve a colocárselo cuando le ha confesado la supuesta infidelidad a su mujer); el flashback que nos muestra como el francotirador ya ha matado antes, lo que hace aumentar su amenaza; Stu usando su móvil dentro de la cabina para llamar a la policía mientras habla con el francotirador; la sorpresa que éste le deja a Stu en el techo de la cabina; el destino del repartidor de pizzas y un largo etc. La película se sucede de un momento perfectamente planificado a otro, lo que la convierte en una película extremadamente entretenida, a lo que también ayuda su corta duración.

Uno de los grandes aciertos de la película es su reparto, Colin Farrell, Kiefer Sutherland, Forest Whitaker, Radha Mitchell y Katie Holmes, lo forman. Farrell está muy convincente en su papel de agente de prensa que miente a todo el mudo y que poco a poco cae en una espiral de horror. Sutherland está fantástico y eso que sólo aparece 1 minuto en pantalla, pero su amenazante voz (presente a lo largo de toda la película), hacen que su interpretación sea excelente.

Última llamada supone un mero entretenimiento de suspense, un mecanismo de relojería que funciona a la perfección. Con uno de los mejores tour de force vistos en los últimos años, el enfrentamiento telefónico entre Farrell y Sutherland, que recuerda al de Clint Eastwood y John Malkovich de En la línea de fuego (1993). Tal vez lo único recriminable es su tono moralista. El villano de la función sólo desea que sus "víctimas" declaren sus pecados. Pero lo que al final queda, es una película entretenida, emocionante y frenética.

La película contó con un presupuesto de tan solo 10 millones de dólares, haciendo una taquilla en los EE.UU. de 46.563.158 dólares.


Escenas eliminadas:

Existen dos secuencias descartadas al comienzo de la película. La primera es la conversación telefónica entre Colin Farrell y una clienta. Y la segunda, el encuentro en un callejón entre Colin Farrell y un actor también cliente suyo, interpretado por Jared Leto.



Curiosidades:

El papel de francotirador fue inicialmente filmado por Ron Eldard, visto en Deep Impact (1998) y Black Hawk derribado (2001), pero Larry Cohen consideró que su voz no era lo suficientemente amenazadora, por lo que fue sustituido por Kiefer Sutherland, quien rodó todas las secuencias de nuevo. Lo que significó la cuarta colaboración entre Kiefer Sutherland y Joel Schumacher, siendo las anteriores, Jóvenes ocultos (1987), Línea mortal (1990) y Tiempo de matar (1996).

El estreno de la película previsto en los EE.UU. era el 15 de Noviembre de 2002, pero por causa de los ataques de una pareja de francotiradores en Maryland, Virginia y Washington D.C., 20th Century Fox decidió retrasar el estreno hasta el 3 de abril de 2003.

El vendedor de robots de juguete habla en suahili.

La secuencia en la que Stu se confiesa se rodó a la primera toma. Colin Farrell recibió aplausos de toda la gente congregada en la calle.

Cuando Mel Gibson estuvo implicado en el proyecto, aportó varias ideas al guión, que fueron aprovechadas por Larry Cohen.

Durante el rodaje no era Kiefer Sutherland quien hablaba con Colin Farrell por teléfono, sino un miembro del equipo, la voz de Sutherland fue añadida durante la post-producción.

El rifle montado en un trípode, visto en la ventana del francotirador es un Accuracy International Rifle, cuyo coste se mueve entre los 6.000 y 9.000 dólares.

La escena de Katie Holmes en el restaurante fue filmada entre tomas, cuando la actriz estaba descansando. Al director le gustó su look y decidió incluirlo en la película.

Aunque la cabina está supuestamente en Nueva York, entre la Octava Avenida y la Calle 53, realmente se filmó en la Calle Quinta en Los Ángeles. La única secuencia filmada en Nueva York, es la del comienzo en Times Square, donde vemos a Stu y su ayudante haciendo sus trapicheos.

Schumacher filmó la película en tan solo 12 días, usando 4 cámaras simultáneas y rodándola además en sentido cronológico.

En la versión original la palabra "fuck" es dicha 143 veces.

A los extras de la película no se les entregaba el guión para que sus reacciones fueran más genuinas.

Labels: ,